Norma 194 beneficia a automotrices, no a consumidores #NOM194 #autosmexico


La Secretaría de Economía, a través de Alberto Esteban, director general de Normas, ha emitido un proyecto de decreto que regula los dispositivos de seguridad en los automóviles y camionetas ligeras, así como la obligatoriedad de pruebas de impacto frontal y lateral en las unidades que se venden en México.

El anteproyecto de la NOM 194 referente a la regulación en el equipo de seguridad de los vehículos resulta “laxa y ambigua”, porque el gobierno federal no obliga a la industria automotriz a colocar el sistema de frenos ABS y bolsas de aire en todas las unidades que se comercialicen en el país, y sólo se venden como una cuestión de lujo.

Así lo denunciaron los consumidores en México, aglutinados en la organización el Poder del Consumidor que encabeza Alejandro Calvillo, tras ejemplificar que los vehículos más vendidos en el país -por su costo-, como lo es el Tsuru de Nissan y el Aveo de Chevrolet (GM), en sus versiones básicas carecen de equipo de seguridad.

En conferencia de prensa, Stephen Brodziak, coordinador de salud ambiental del organismo de la Sociedad Civil denunció que en el anteproyecto de la Norma Oficial Mexicana (NOM) 194 SCFI que discute entre la industria y gobierno, carece de regulación que reduzca el índice de la siniestralidad y eso conlleva a ensamblar autos inseguros.

Ni en Estados Unidos, Canadá o la Unión Europea aceptan vehículos sin normas de seguridad probadas y por obligación todos los vehículos deben circular con los frenos ABS, sistemas de control electrónico de estabilidad y bolsas de aire; no obstante, en nuestro país circula la unidad con el nivel más bajo de seguridad, que pone en peligro a los conductores.

Regulación de autos deja fuera la seguridad para versiones de lujo
Stephen Brodziak, coordinador de salud ambiental del organismo de la Sociedad Civil denunció que en el anteproyecto de la Norma Oficial Mexicana (NOM) 194 SCFI que discute entre la industria y gobierno, carece de regulación que reduzca el índice de la siniestralidad y eso conlleva a ensamblar autos inseguros.

Tratada bajo el más estricto sigilo por parte de la industria automotriz, el proyecto de decreto NOM 194 sobre dispositivos de seguridad y pruebas de impacto frontal y lateral, fue redactado por el propio sector, a decir de dos entrevistados expertos que trabajan en dos empresas automotrices pero que desean el anonimato para no ser expulsados de sus puestos de trabajo.

Este proyecto lleva algunas semanas en “análisis” por parte de la industria a través de su asociación AMIA. El Comité Técnico de AMIA ha expresado sus puntos de vista. Cuando la industria tiene más de 13 representantes que debieran tener derecho a voz y voto en la asociación. sólo un grupo de consejeros son los que dictaminan qué se envía a la Secretaría de Economía sobre este proyecto de ley y qué no.

Las marcas más fuertes en AMIA (FCA, Ford, General Motors, Nissan y Volkswagen), han expuesto sus puntos de vista sobre el proyecto de NOM 194. Aquellas que venden un mayor número de unidades que no equipan frenos ABS ni bolsas de aire, se pronunciaron por modificaciones al proyecto de decreto que no las obliguen a implementarlos “al corto plazo”. Mientras que las que equipan sus vehículos con esos dispositivos desde su orígen (Peugeot, Mazda, Toyota y otras), no pudieron expresar en votos su exigencia.

“La industria automotriz se mueve en el mundo por sus intereses económicos. Es obvio pensar que si la disposición va a afectar las ventas y ganancias de algunas marcas, estas se opongan al decreto 194. Basta tan sólo ver cuáles son las marcas más vendidas y si estas cumplen con los lineamientos internacionales de seguridad a los ocupantes”, nos dice uno de los dos entrevistados.

El auto más vendido en México es el Chevrolet Aveo, de General Motors de México, el cual en su versión básica no cuenta ni con bolsas de aire ni con frenos ABS. El Nissan Tsuru es el tercero más vendido y tampoco implementa esta seguridad que en el mundo es obligatoria para la marca.

Al respecto, Nissan Mexicana dijo: “Nuestro Tsuru cumple con la ley. No violamos ningún ordenamiento”, sin referirse nunca a la protección que debe ofrecerse a los ocupantes.

crash-test

El proyecto de decreto 194 refleja la tirantez del asunto en el seno de la AMIA: Nunca se menciona el uso de frenos ABS, sino simplemente como frenos “de seguridad”. Un enorme hoyo que permitirá a las marcas brincarse la ley. Otro punto es que no se estipula en ningún punto el uso de las bolsas de aire (por lo menos frontales). Y sin embargo se dice que deben cumplirse los lineamientos de pruebas de impacto frontales y laterales. ¿Sin el uso de bolsas de aire? Contradicción.

En pocas palabras, dicen los entrevistados, el proyecto ligero de decreto 194, basado en los lineamientos seguidos por Chile, es tan sólo “medio pasito” adelante para “cumplir” con los estándares internacionales.

Sissi de la Peña, consultora en transporte, comentó que el anteproyecto de NOM se encuentra en un proceso de revisión y próxima a aprobarse, pero sólo enlista la características de seguridad con las que deben contar los vehículos.

“Sugiere a las armadoras qué pueden implementar, en cuanto a la normatividad, a la hora de fabricar los autos, pero no los sanciona de no hacerlo, lo que impide establecer una obligación a la hora de que estos salen en el mercado”

Con información de

El economista

Al volante

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s