El suicidio, ese arma de la soledad


El suicidio no respeta oficio: artistas, físicos, trabajadores… Se suicidó Kurt Cobain y posiblemente lo hizo Janis Joplin. Se suicidó Allende, cuando los aviones del fascismo bombardearon el Palacio de La Moneda. Se suicidó Ángel Leto… Hay que confesar que el pensamiento del suicidio da cierta tranquilidad. Camus lo consideró el verdadero problema de la filosofía. Así como hay infinitud de suicidios, también son infinitos los motivos. Según Durkheim hay que buscar en los conglomerados humanos y no en los individuos sus causas reales.

etiquetas: soledad, suicidio, arma

» noticia original (www.elespectador.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s