Películas mexicanas que tienes que ver pacheco


Nunca he sido un pacheco ortodoxo. No. He disfrutado del THC en los ambientes más dispares, con la gente menos pensada y en los escenarios más inusitados. El humo y el reggae, por ejemplo, me parecen la mezcla más somnífera. La prefiero cien veces con mi colección de cumbias. Sí, el prog es excelente con la mostaza, pero también lo he saboreado con el unplugged de Shakira o el disco de polkas de Los Cadetes de Linares. Quizá mis palabras sean un sacrilegio para los fumadores que se creen superiores. Lamento decepcionarlos, pero la vida es así, un coctel de gustos que chocan con otros miles de cocteles.

Por el lado fílmico, hay un mar de películas ideales para ejercitar la reflexión inducida por este narcótico. Siempre he dicho que la mora y el cine son una buena mancuerna. Inofensiva e instructiva. Ver una peli en tu juicio y luego verla bien puesto, es como ver dos pelis, significa verla de manera distinta, como al revés. Sin embargo, de esto abundaré en otra ocasión, pues los de VICE me pidieron enumerar solo películas mexicanas, así que saqué del baúl de mis recuerdos algunas de las pelis que me prodigaron divertidos viajes (no menciono a Jodorowsky porque hasta en la pachequez hay niveles). Ojalá sirvan para los suyos.

1. Bajo California (1997)

Mi gusto por el campo y por la mariguana hizo comunión con esta película que narra una especie de catarsis del protagonista, quien emprende un viaje hacia las montañas de Baja California. Desierto, mar, ríos y piedras se juntan con exuberantes paisajes. Verla, fumado y no, significó un gran paso en mi vida.

2. Un toke de roc (1988)

Estupendo, estupendísimo filme de Sergio García Michel injustamente infravalorado. Verlo bien puesto es una experiencia que nada le pide a películas extranjeras de esta línea. En serio, háganlo. Además, el soundtrack es una chingonería (100 por ciento mexicano, obvio), sería fabuloso que se remasterizara y pudiéramos verla a todo volumen. Una gozada.

3. Mátenme porque me muero (1951)

Obvio, tenía que mencionar al pacheco mayor. Este filme te pone en un viajezón desde los créditos (si no me creen, nomás vean el inicio). Luego, el narrador se pone a interactuar con el espectador y lo reta, tal y como décadas después lo harían un chingo de cineastas. Tin-Tan actúa en una de las pelis más disparatadas, ni mandada a hacer para verla bajo los efectos de la moronga.

4. Matando cabos (2004)

Esta comedia mexicana nos mete en una morrocotuda trama de robos, equivocaciones, lucha libre y carrilla a discreción. Sí, podrán hallarle los peros que quieran, pero tiene personajes bien entrañables, como El Mascarita, El Mudo o El Vampi. Además, con sus guiños a pelis de culto y un soundtrack bien versátil, la convierten en filme proclive a la pachequez.

5. La nave de los monstruos (1960)

Como les dije, la polka y la mariguana me han metido unos viajes de aquellos. De modo que Piporro y la María son una combinación de risa loca. En este filme, Piporro personifica a un mitómano ranchero que se pone en la mira de un grupo de extraterrestres que quieren llevárselo para perpetuar una especie humanoide de origen venusino, pues todos los varones han muerto. Laureano, el personaje en mención, hará todo lo posible para que no se lo lleven, pero en tanto, nos dará episodios de las risueña: por sus chascarrillos, por los robots de pacotilla, por los disfraces ridículos y por esta trama tan absurda. Imperdible.

6. Viaje a la luna (1958)

Con un reparto de lujo, trata la historia de dos cómicos que intentan tomarse un descanso, sin embargo, terminan en un manicomio donde están encerrados los personajes más piratas. Carlos, uno de los protagonistas, se enamora de una mujer que se transmuta en todos los personajes de las novelas que lee. Este filme representa una de las cúspides de la comedia mexicana, lo veas pacheco o no, sin embargo, si hay humo de por medio, seguro que de la risa te dejará los ojos de samurái.

7. Santo contra las mujeres vampiro (1962)

Quizá la mejor peli del enmascarado de plata, pero también, con la que mejor pachequeas con tanto aparatejo del super héroe y las hermosas vampiras. Existe una versión sin censura en la que se ven desnudos. Lo chido de las pelis del Santo es que no hay riesgo de malviaje, pues pese al THC, sabes que todo esto es falso.

8. Gangsters contra charros (1947)

Surrealismo involuntario, pero del chido. Si no la han visto pachecos, pierden el tiempo, canijos. Es como Ed Wood, pero en versión mexica, con una historia absurda por donde se mire. Orol pensaba hacer cine negro, mas para mi pachequez, consiguió una comedia divertidísima por chafa, misógina y malhecha.

9. Otra película de huevos y un pollo (2009) 

Sí, dibujos animados y una comedia de tintes pachecos, que muchos niños pasaron por alto. Ahora, casi una década después, seguro sabrán reírse doble cuando vean la escena de Cofi. La primera película de Huevocartoon la vi junto con mi palomilla, previamente fumados. La segunda no fue la excepción y según yo, funciona mejor. Ustedes dirán.

10. El aviso inoportuno (1969)

Los Polivoces y un costal de cómicos protagonizan esta historia tan cómica, como mafufa. Hijos de un ricachón de pueblo, se van a la capital a aprender un oficio, sin conseguirlo. En sus intentos, conocerán a diversas personalidades de la TV, quienes los echarán por inútiles.

@balapodrida

http://ift.tt/2oVIO2O

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s