Catamos los tipos de mariguana más atascados que pudimos encontrar


Fotos por Katia Tort.

Ayer fue 20 de abril: cuatro veinte. El día que los pachecos de todo el mundo han adoptado como propio para celebrar la mariguana. Es el momento perfecto para prender un porro, pero también para reflexionar un poco sobre hasta dónde hemos llegado en materia de regulación y derechos de los consumidores.

“Hay un argumento que dice que los usuarios alimentan al mercado negro. Y en parte es verdad, ¿pero qué alternativa tenemos?”, nos dice Jorge Hernández Tinajero, miembro de Cannabis Hub, coordinador del Foro de Cultura Cannábica y ex-presidente del Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas (CUPHID).

Aunque la mariguana sigue siendo ilegal en el país, el número de usuarios no para de crecer. Las leyes actuales, más allá de prevenir el consumo y reducir la violencia, han hecho que los usuarios —al verse obligados a recurrir a narcomenudistas— sean de los más perjudicados con este modelo.

La mota se divide básicamente en dos tipos: índica y sativa. La índica, de plantas más chicas y gruesas, tiene un efecto más relajante, físico, y es la más utilizada para tratamientos médicos. La sativa, de hojas grandes y delgadas, tiene un efecto más mental y energizante. Sin embargo, con el rápido crecimiento de la cultura cannábica en Estados Unidos, se han producido cientos de mezclas genéticas que resultan en diferentes efectos de acuerdo con la combinación de cannabinoides que haya en cada cepa.

Esto, además de generar más variedades, ha hecho que la cantidad de THC en las plantas también sea mayor que nunca. Mientras los porros que fumaban nuestros padres tenían en promedio 1.8 por ciento de THC, la mariguana que venden en la actualidad tiene en promedio 10 por ciento de THC. Además, los dispensarios de Colorado aseguran tener variedades que contienen entre 20 y 25 por ciento. Y ahora, un agricultor de Denver dice haber creado la primer variedad en obtener un resultado de 33 por ciento en todas las pruebas que se le hicieron.

Estas cepas tardan poco tiempo en llegar a las manos de los consumidores mexicanos, o al menos eso nos hacen creer. Al controlar la venta por completo y carecer de regulación, los dealers muchas veces no tienen idea de lo que están vendiendo, por lo que los usuarios muchas veces terminan pagando más dinero por un producto sin calidad o incluso lavado.

Ante este problema en la oferta —tanto en la calidad como en la necesidad de recurrir al mercado ilegal—, muchos usuarios han encontrado una alternativa en el autocultivo. Al cultivar sus propias plantas, los usuarios —además de no tener que recurrir a narcomenudistas— pueden escoger su producto, decidir el proceso (sembrar en interior o exterior), si usan o no fertilizantes, además de saber exactamente lo que están fumando. Y se pone mejor: el año pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó un amparo a cuatro ciudadanos en el que reconoce su derecho a cultivar, y a partir de entonces se han tramitado decenas de amparos más. Además, hay una iniciativa en el Senado de la república que contempla el autocultivo así como las asociaciones cannábicas.

“Justo el chiste es que todos estén sembrando. Empezar a abrir esa puerta y decir, ‘Oigan sí estamos aquí, sí existimos y no nos gusta estar dependientes del narco'”, agrega Emilio Helguera, activista cannábico y encargado de producción y planeación en Cannabis Hub.

—¿Cuál es la peor mariguana?

—La que no hay.

Si algo han probado las actuales leyes, es que si alguien quiere comprar mariguana, encontrará la manera de conseguirla. Sin embargo, la regulación actual poco hace para reducir la violencia y deja a los consumidores expuestos, tanto al peligro de recurrir al mercado negro como al estigma de consumir algo ilegal. La regulación de la mariguana en México es inminente; ahora lo importante es que las nuevas leyes contemplen a los usuarios como ciudadanos con derechos y no como un simple eslabón más en la cadena de consumo.

Decidimos invitar a algunos de nuestros amigos activistas cannábicos y consumidores para catar —del 0, siendo la puntuación más baja, al 5, la más alta— las mariguanas más atascadas que pudimos encontrar y platicar sobre autocultivo, legalización y posibles alternativas al peligro de recurrir al mercado ilegal.

Los productos que fumamos en esta cata fueron obtenidos de casas de cultivo y ninguno fue comprado a narcomenudistas.

GRANDADDY PURPLE

MELESIO
Calificación: 4.9

Ésta tiene buen sabor. Está sabrosa y poderosa. No le doy el 5 para ver si hay algo más poderoso todavía. O sea, de entrada le di un 4.5 pero el look le aumentó más.

NIDIA
Calificación: 4.5

Le pongo 4.5 porque el efecto es bastante fuerte. A la vista es muy bonita y tiene buenos cogollos; no necesitas grinder. Se sigue moviendo como si estuviera viva. Huele muy intenso.

HOMERO,
Calificación: 4.5

Sí está muy buena, la verdad. De las índicas es de las mejores.

EMILIO
Calificación: 3.5

Sí está buena. Muy buen pedo.

JOSÉ LUIS
Calificación: 4.5

Está muy buena y muy fuerte.

GAME CHANGER

HOMERO
Calificación: 4

Mira, ésta se ve que no es 100 por ciento sativa, pero sí es dominante. Es buena para fumarse de día porque no te bajonea. El 80 por ciento de la mariguana tiene que ver con su genética, el otro 10 por ciento con cómo la crecen y el otro 10 con cómo la curas. O sea, el secado es una parte muy importante, incluso se puede podrir si no se hace bien.

NIDIA
Calificación: 4

Huele bien rico y sabe bien, pero el efecto es más tenue que la pasada. No te pone tanto.

JORGE
Calificación: 4

A mí me encanta esa variedad y esa consistencia, como bien pelada pero respetada para que conserve bien lo máximo. No está sacudida. Yo le pongo cinco de presentación porque me encanta ese tipo de mariguana. Se hace una como pastita, ¿no? Eso ya es símbolo de calidad. Estuvo rico al principio, pero de calificación final alcanzó un cuatro conmigo. Falló en el efecto. Al principio fue muy corpóreo, que está bien, es rico, pero ahí se quedó.

MELESIO
Calificación: 4.5

Está como que más aceitosa, ¿no? Sabe rico. Te coloca un poco, pero ya. Le doy un 4.5 porque la neta sí está honorable y bien bonita. Tiene truco.

EMILIO
Calificación: 4

También tiene un toquecito cítrico por ahí. Tiene buen sabor y es un high agradable.

AMARANTA
Calificación: 4

Yo también le doy un cuatro. Me gustó mucho y está muy bonita, pero esperaba que fuera súper fuerte y ahí falló. Está muy ligero el sabor; creo que afecta verla primero y después probarla.

OG KUSH

HOMERO
Calificación: 3.5

A ésta le doy 3.5 porque está mal cuidada, mal curada y te da un patadón. Es como comer pollo Bachoco, ¿sabes? Te lo comes, pero no sabes qué chingados le pusieron. Esta OG Kush, por ejemplo, está muy mal curada, pero huele bien.

JORGE
Calificación: 4

Se supone que las OG son de exterior. El OG es la abreviación de ‘Ocean Grown’, aunque no creo que los nombres determinen la calidad de la mota. A mí me supo a churro rápido de azotea. Que por cierto, son muy buenos. Le doy un cuatro porque estuvo cumplidora. Ésta huele bien, pero se ve horrible.

EMILIO
Calificación: 3.5

Yo le doy un 3.5. Está mal cuidada y sí tiene saborcito como a químicos, pero es cumplidora.

MELESIO,
Calificación: 4.3

El efecto de la otra fue así de poco a poco, pero ésta sí fue de: “Ay, cabrón, ya empezó el toquín, ¡vámonos!” No sé, creo que le doy un 4.3.

JOSÉ LUIS,
Calificación: 3.9

Le doy un 3.9 porque sí te pega. También sabe chida; el sabor está rico.

AMARANTA
Calificación: 3.5

Me gusta el sabor, pero sí está muy fuerte.

MAUI WAUI (BUDDER)

HOMERO
Calificación: 5

Ésta es full sativa. Tiene 99.6 por ciento de THC. Lo inventó un güey que se hace llamar BC Bubbleman en British Columbia, en Canada. Fue el primer güey que le sacó el 99.6 de THC a la planta. Éste viene de San Francisco. Es legal allá. Yo le doy cinco porque te pone hasta el huevo, pero te levanta por ser sativa; no te tira. Está cabrón eso y es un sabor muy muy intenso.

EMILIO
Calificación: 5

Yo le pongo 5 porque es un high fuerte, pero es un high lúcido. Es un putazo, pero está bueno, no te tira.

JORGE
Calificación: 4.5

Está refinado. Es un dab refinado. El dab es algo concentrado e inmediato. Está rico. Porque en general, lo que hay en el mercado es como butanoso. Esto no. Le pongo, en este momento, 4.5.

AMARANTA
Calificación: 4.5

¡Ya llevamos un buen de cosas! Le doy un 4.5. Está fuerte y no te da para abajo.

MELESIO
Calificación: 4.9.6

Hasta ahorita es mi top, pero es que es otra categoría, maestro. Es como un Martini: te pone más playero.

NIDIA
Calificación: 4

Sabe muy bien, le doy un 4.

JOSÉ LUIS
Calificación: 5

Le doy un 5. Sabe espeso; es distinto y te pone bien pacheco, pero no para abajo. Sí te prende.

MOTA DE CHALMA, ESTADO DE MÉXICO

MELESIO
Calificación: 4.9.5

Esta la hicieron en Chalmita, ahí en la montaña. Sí le platicaban bonito y toda la onda. Ayer la probé en la noche y sí está ceremonial. Está más calle, sí dices: “No seas payaso, ¿qué onda con esto?” Está más pueblo y outdoors. Está más salvaje. Como que tiene su estilo. Es puro huarachazo. El huarache mortal pone en chinga. Chalma style. Sabe a la secundaria. Está loco este toquecito. No es mamada, ve cómo se me pusieron los ojos. Está muy orgánica, aunque a la vista es fea. Está más ceremonial. Ahorita hasta tengo taquicardia, para que me entiendas. Sí es ceremonial. Es un pedo más espiritual. Las otras están muy hipsters. Pero ésta me dejó sopladón. Le pongo, hasta ahorita, el 4.9.5. Estoy esotérico ahorita.

HOMERO
Calificación: 3.5

Es como la más natural. Yerba-yerba. Las demás son modificaciones genéticas, con diferentes sabores. Una mota de interior logra verse increíble, pero en exterior, expuesta al sol y sin maceta, se hacen unas motas muy cabronas. Yo le pongo un 3.5. Ésta me recuerda más a mi infancia. El sabor. Sí me siento como en el Vive Latino.

EMILIO
Calificación: 3.5

Tiene un saborcito súper natural. Le doy 3.5. Está buena, es un high casi instantáneo. El sabor es como a tierra.

JORGE
Calificación: 4

Está banquetera. Le doy un 4. Está cumplidora, tiene sus defectos, pero sí está muy bien.

JOSÉ LUIS
Calificación: 4

Le doy un 4. Me recuerda a mis primeros conciertos.

AMARANTA
Calificación: 3

Le doy un 3. No me gustó el sabor y no me puso tan bien. No me gusta mucho este estado, que es estar medio nockeado.

HASH OAXAQUEÑO

NIDIA,
Calificación: 2

No me gustó el sabor

HOMERO
Calificación: 2

Le doy 2 porque tiene un chingo de butano, por eso se queda prendido.

MELESIO
Calificación:
4

Hagamos un intermedio cultural para fumar esto. Yo le doy un 4.

JORGE
Calificación: 3.5

Es artesanal. Está hecho con lo que se va quitando de las plantas. Es hash más gomozo, es bonito y pone. Le doy un 3.5.

EMILIO
Calificación: 1

Le doy 1. Está muy mal y tiene un sabor medio terroso y malo. No pega.

AMARANTA
Calificación: 2.5

Sabe feo, raspa mucho la garganta y no pone tanto.

JOSÉ LUIS
Calificación: 2.7

Un 2.7 porque 2.5 es la mitad y éste está un poquito mejor que eso. Pone leve.

JACK HERER EN VAPORIZADOR

HOMERO
Calificación: 4

Éste es líquido de glicerina con wax. Es un aceite vaporizado de Jack Herer, que es sativa. Le doy un 4 por el sabor, la parte práctica y la tecnología. Aunque no hay nada como un buen gallo, esto es lo más cabrón de tecnología porque también puedes comprar uno de sólo CBD y el efecto es más corpóreo.

JORGE
Calificación: 4.5

El sabor en específico que genera no me encanta. Es como fumarte un mentolado. Pero puede ser muy fuerte porque la vía de administración puede ser más compulsiva. Y ya en todos lados venden vaporizadores. Le doy un 4.5. Y aunque cuesta 80 dólares el gramo, rinde muchísimo.

EMILIO
Calificación: 4

Le doy un 4 por práctico.

MELESIO
Calificación: 5

Está buenísimo. Además es tan práctico que sí le estás dando y dando, sí terminas como dios manda. Hasta te das el aferrado antes de dormir. Es hasta elegante porque no entras con el hornazo al teatro, ¿no? Está muy civilizado, excelente. Le doy un 5. No está tan playa, pero sí más urbano.

NIDIA
Calificación: 3.8

Le doy un 3.8 porque puedes fumar en cualquier situación y en cualquier lugar. Hasta en la comida familiar con los suegros.

AMARANTA
Calificación: 4

Le pongo un 4 porque es muy práctico.

JOSÉ LUIS
Calificación: 4

Yo le doy un 4. Está chido, pero siempre es mejor un gallo.

JOSÉ LUIS
25 años.
Empezó a fumar a los 22.

HOMERO
31 años.
Empezó a fumar a los 18 años.

EMILIO
30 años.
Empezó a fumar a los 13 años.

MELESIO
45 años.
Empezó a fumar a los 26 años.

AMARANTA
31 años
Empezó a fumar a los 20 años.

NIDIA
29 años
Empezó a fumar a los 16 años.

JORGE
46 años
Empezó a fumar a los 21 años.

http://ift.tt/2pG3ERH

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s