La desesperada búsqueda de excrementos de ave en el siglo XIX


Alexander Von Humbold estornudó. Estaba midiendo la temperatura del aire y del agua en costas peruanas cuando vio a unos hombres recogiendo un polvo amarillento. Lo que recolectaban manualmente eran excrementos de aves marinas que se habían ido acumulando en montículos de hasta 70 metros. Aquellas heces convertidas en polvo les servían a los autóctonos para abonar la tierra y no lo sabían aún, pero aquello que llamaban wanu era uno de los mejores fertilizante del mundo. Humboldt llevó una muestra a Europa. Comenzaba la fiebre del guano.

etiquetas: guano, excrementos, ave, alexander von humbold

» noticia original (www.yorokobu.es)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s