Adoptados por familias estadounidenses, y aun así deportados


Phillip Clay fue adoptado por una familia estadounidense de Filadelfia cuando tenía ocho años de edad. Veintinueve años después, en 2012, después de muchos arrestos y con problemas de drogadicción, lo deportaron a su país de origen, Corea del Sur. No sabía hablar el idioma, no conocía a nadie y no recibió el apoyo necesario para tratar sus problemas de salud mental, que incluían un desorden bipolar y el abuso de drogas y alcohol. Clay se suicidó el 21 de mayo, al saltar del piso 14 de un edificio de departamentos al norte de Seúl. Tenía 42 año

etiquetas: adopción, deportación, estados unidos, trump

» noticia original (www.nytimes.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s