El tardígrado será lo último que quede vivo en la Tierra


Este artículo se publicó originalmente en Motherboard, nuestra plataforma dedicada al mundo de la ciencia y la tecnología.

Odio tener que decírselos, pero a los seres humanos probablemente no nos quede tanto tiempo antes de que nos extingamos —en algún punto entre los próximos 100 años y 5 mil millones de años, dependiendo de a quién le preguntes. Obviamente, un evento de extinción humana no tiene precedentes y sería increíblemente difícil de predecir con precisión. Pero según una nueva investigación de los físicos de Harvard y Oxford, una cosa es casi segura: mucho después de que los seres humanos se hayan ido, el tardígrado seguirá existiendo.

El tardígrado, también conocido como oso de agua, es un ser de ocho patas reconocido por su capacidad de sobrevivir en ambientes que otros organismos complejos no pueden. El tardígrado, un microanimal que alcanza un tamaño de hasta 1.2 milímetros y puede vivir hasta 60 años, es capaz de sobrevivir durante 30 años sin alimentos o agua, soportar temperaturas de hasta 150 grados centígrados, e incluso puede sobrevivir expuesto al vacío del espacio.

Con credenciales como éstas, no es de extrañar que los físicos prediquen que este animal heredará la Tierra; prácticamente, la única manera de destruirlo es si pusiéramos a hervir a todos los océanos del planeta.

“Los tardígrados son virtualmente indestructibles en la Tierra”, dijo el físico de Oxford Rafael Alves Batista en un comunicado. “Sin la tecnología que nos protege, los seres humanos somos una especie muy sensible. Los cambios sutiles en nuestro medio ambiente nos impactan dramáticamente. La vida en este planeta puede continuar mucho tiempo después de que los seres humanos se hayan ido”.


Relacionados: Lo que en realidad te debería preocupar del apocalipsis zombi


Para probar esta hipótesis, los investigadores de Oxford y Harvard tomaron en cuenta tres eventos astrofísicos apocalípticos que serían capaces de matar a todos los seres humanos (y a la mayoría de los seres vivos) en la Tierra: un impacto de asteroide, una supernova y una explosión de rayos gamma.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que sólo un puñado de asteroides y planetas enanos conocidos del sistema solar (incluyendo Plutón) tienen la masa suficiente para que un impacto hierva los océanos de la Tierra y representen una amenaza para los tardígrados. Afortunadamente para los osos de agua, ninguno de estos objetos cruzará nunca la órbita de la Tierra.

En cuanto a las supernovas, que son explosiones espectaculares que ocurren al final de la vida de una estrella, este evento cósmico tendría que ocurrir a .14 años luz de la Tierra para hervir los océanos. Dado que nuestro vecino estelar más cercano está a 4 años luz de distancia, las probabilidades de que una supernova destruya a los tardígrados es casi nula.

Por último, existe la explosión de rayos gamma: una cantidad extrema de radiación que se emite durante algunas supernovas. Un estallido de rayos gamma a 40 años luz de la Tierra convertiría nuestros océanos en una sopa, pero según los cálculos de los físicos, la probabilidad de que este evento estelar extremadamente raro ocurra en nuestro barrio galáctico antes de que nuestro propio sol explote y consuma la Tierra es insignificante.

Es capaz de sobrevivir durante 30 años sin alimentos o agua, y de soportar temperaturas de hasta 150 grados centígrados

En resumen, es tan poco probable que ocurran los únicos eventos cósmicos que serían capaces de matar a las especies más resistentes de la Tierra que el tardígrado probablemente estará cerca para presenciar la explosión del Sol. No podría decirse lo mismo de los seres humanos —que tienen que preocuparse por escenarios apocalípticos más apremiantes como una guerra nuclear, la rebelión de la IA, la superpoblación o el cataclismo del cambio climático—, ni de otras especies, que tienen que preocuparse principalmente de los humanos.

Aunque este es un futuro sombrío para nosotros, en realidad pinta una imagen optimista sobre la vida en el universo.

“Ahora que estamos entrando a una etapa astronómica donde hemos visto exoplanetas y esperamos pronto realizar la espectroscopía en busca de señales de vida, debemos tratar de ver lo frágil que es esta forma de vida resistente”, dijo en un comunicado David Sloan, físico de Oxford. “Para nuestra sorpresa descubrimos que aunque las supernovas cercanas o los grandes impactos de asteroides serían catastróficos para las personas, los tardígrados podrían no verse afectados”. Parece que la vida, una vez que se pone en marcha, es difícil de erradicar por completo”.

http://ift.tt/2uytyf8

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s