El método zen de las duchas frías


“No sientas gusto ni disgusto; entonces, todo estará claro”. Así dijo un maestro chino zen en el siglo VIII (cuando, supongo, las duchas calientes eran escasas y esporádicas). Me topé con esta frase hace algunos años, y me pareció algo medio confuso y sin sentido. Ahora, después de unas cuantas decenas de duchas frías como parte de mi educación zen, me parece la cúspide de la sabiduría, un credo a seguir de por vida. Muy a mi pesar, me encanta.

etiquetas: ducha, fría

» noticia original (www.nytimes.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s