La historia de N., la mujer que dejaba comida frente al espejo


El caso clínico de la señora N. terminó con un final feliz. N. sufría una variedad de alzheimer temprano, cuyo único síntoma eran las alucinaciones en el espejo. Si no había espejos en la sala el comportamiento de N. era completamente normal, pero la presencia de la mujer en el espejo le provocaba ansiedad y ataques de ira. Tras varias visitas al médico para controlar su ansiedad, un neurólogo descubrió que N. aún era capaz de reconocer su reflejo siempre y cuando el espejo en el que se observara fuera pequeño, del tamaño de su cabeza.

etiquetas: alzheimer, trastornos mentales, cerebro

» noticia original (psicopedia.net)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s