La increíble subcultura de bicicletas estilo ‘Gundam’ de Japón


Este artículo fue publicado originalmente por VICE Japón. Agradecimientos especiales a Yui Sugawara por contarle a nuestra oficina en Tokio sobre este gran chico.

Hubo un tiempo por allá en los sesenta, cuando ser conductor de camiones en Japón era una carrera realmente sexy. Tras la segunda Guerra Mundial, en medio del “milagro japonés”, y durante aquellas tres décadas de crecimiento sostenido que casi significan la sobreposición de la economía japonesa a la gringa, el archipiélago experimentó, en función a su crecimiento económico, la construcción masiva de un sistema de autopistas a nivel nacional. Con ellas llegó una nueva súper raza de camiones: las grandes bestias cuadradas que se desplazaban de costa a costa.

Los conductores japoneses empezaron a personalizar obsesivamente sus nuevas adquisiciones, transformando a estas cajas cuadradas de trabajo vehicular, en auténticas obras maestras, cromadas y con mucho neón. Apodaron a estos camiones personalizados “dekotora” (diminutivo de “camión decorado”) y conformaron clubes que fueron plataformas de exhibición de sus mágicas creaciones.

A mediados de los 70, la compañía fílmica japonesa, Toei, aprovechando la existencia de esta tendencia sacó la película Tokurakku Yaro, todo un hit. Después sacaron otra, y otra, y otras más; Logrando consolidar a través de los filmes Torakku Yaro a las “dekotora” como un ícono nacional. Los actores Bunta Sugawara y Aikawa Tetsuya se convirtieron, de paso, en súper estrellas.

Los niños en Japón desarrollaron un cariño especial hacia Tokurakku Yaro y los “dekotora”, porque enserio, ¿qué joven espíritu no amaría a los camiones súper engallados que parecen pertenecer al universo de Gundman Wing? Estos chicos comenzaron a personalizar sus bicicletas mamachari, cubriéndolas con el mismo cromo, con las mismas luces y reproduciendo los patrones pintados en sus dekotora favoritos, y fue así que nació el dekochari (decoración de mamachari).


Lea también:


Pero en la década de los noventa, el gobierno japonés dio inicio a su política de hostilidades frente a esta tendencia, llevando el dekotora casi a su muerte. Como imaginarán, el dekochari también estuvo apunto de morir.

Ahora adelantémonos a 2017. Llegó a la oficina de VICE Tokio un chico que se propone a preservar, contra toda probabilidad, la cultura dekochari. Se trata de Kota Saguchi, un joven de 14 años quién vive en la pequeña ciudad costera de Hamamatsu, el orgulloso propietario de una dekochari llamada Tenryū-maru.

VICE Japón se contactó con Saguchi para hablar de su dekochari, Torakku Yarō, y lo cool que sería un día tener su propia dekotora.

VICE: ¿Cómo empezó tu fascinación con las dekochari?
Kōta Saguchi: Mi padre es conductor de camiones y él solía llevarme a sus reuniones dekotora. Así fue que me introduje en esta sub-cultura. He estado leyendo la revista llamada Camion desde que tenía 2 años así que sabía lo que era una dekochari. Pero solo fue hasta una visita que hice a un pariente que pude ver una dekochari real: la Tenryū-maru, cosa de otro mundo.

Espera, ¿has estado leyendo Camion desde que tenías dos años?
Bueno en esa época solo ojeaba las páginas, pero hoy en día estoy suscrito. Suelen mandarme el ejemplar dos días antes de que salga a la venta pública.

¿Qué hacen durante las reuniones del club dekotora?
Pues nos reúnimos, parchamos, nos tomamos fotos y así. Recientemente participé en un evento organizado por Utamaro-kai.

Hablando de Utamaro-kai, no fueron ellos quienes cooperaron con la realización de la peli Torakku Yarō. ¿Te gustó esa película?
Claro. He visto toda la saga, las 10 que la componen. Incluso he memorizado la historia; la segunda y la tercera peli fueron las que más me impresionaron. Me encantó también la canción “Torakku Ondo” (Marcha de camioneros) de la tercera película.

¿Qué tipo de actividades realiza la Asociación de japoneses jóvenes dekochari?
Contamos con 17 miembros provenientes de todo Japón, quienes van desde Aomori hasta Kagoshima. A veces nos encontramos fuera de las reuniones dekotora, e intercambiamos métodos de construcción de las dekochari, así como trucos. Si quieres pertenecer debes por lo menos haber construido una dekochari tu mismo.

¿Se muestran sus dekochari entre ustedes. Y van a montarlas juntos?
Nah, para serte honesto, hay más miembros que no conozco que los que de hecho conozco.

¿Y por qué pasa eso?
El miembro que vive más cerca de mí, vive en Izu (a 370 km), así que no es fácil para nosotros encontrarnos. Además, las dekochari no son bicicletas que montes. Es más estético, decorativo, las luces y todo. Yo jamás he llevado mi Tenryū-maru fuera de mi casa. No creo que ninguno de nuestros vecinos sospeche que tenemos algo así en nuestro garaje.

Se dice que la Tenryū-maru genera respeto en toda la comunidad de dekochari alrededor del país. ¿quién la hizo?
Fue construida por uno de mis parientes quien fue el líder de la segunda generación de La Asociación de japoneses jóvenes dekochari. Se graduó del bachillerato y de la asociación este año, así que me dio la Tenryū-maru a mí. Ahora estoy en proceso de mejorar mi propia dekochari, la Saguchi Shōten.

¿Me puedes contar sobre concepto detrás del diseño de la Tenryū-maru?
El concepto general es comúnmente referido como el diseño estilo Gundam. El bumper frontal se inspira en los “quitanieves”. El cohete octagonal y las dos torres de antena son sus características distintivas.

Ciertamente se ve como un mecha, un poco como Gundam. ¿Y qué pasa con la parte trasera? ¿De qué la construyeron?
Contrachapado y madera. El retrato decorando la bodega ¿sabes quién es la del retrato?

Claramente he visto su cara en algún lugar antes…
Es la actriz Suzu Hirose. Es común encontrar retratos de Aki Yashiro y Shizuka Kudo en la parte trasera de las dekotora, pero parece ser que mi pariente optó por Suzu Hirose en su lugar.

Utilizas baterías de carro usadas, para darle poder a tu vehículo?
Así es, utilizo batería de carro de 12V para alimentar el sistema de luces decorativas, la cámara trasera y los parlantes.

¿A tus compañeros de clase también les apasiona esto de las dekochari?
Hay otros chicos interesados en las dekochari, pero no hay nadie en mi colegio que comparta mi hobby.

¿Eres el miembro más joven de la asociación dekochari?
No. Hay un chico que está por debajo de mí, en Kagoshima. Él hace sus dekochari con su hermano.

Veo. Bueno y, ¿cómo es que reúnes las piezas necesarias para construir una dekochari?
A veces recibo piezas de segunda mano de conductores de dekotora, que viven cerca a mí. Ellos también me enseñaron cómo juntar las partes. También frecuento una venta de partes de camiones cercana, llamada Miyaji.

¿Y Miyaji es famoso?
¿Famoso? Pues, cómo decirlo… está cerca de sero. Y para hacerme con la madera un conocido de mi padre me deja acceder a algo, gratuitamente.

¿Qué quieres hacer cuando crezcas?
Me encantaría conducir un camión algún día. Mi padre ya no maneja pero tiene planes de comprar camiones e iniciar una compañía de transportes. Así que cuando me gradúe de bachillerato, planeo conseguir una licencia que me permita conducir camiones medianos, y ayudarle a mi padre.

¿Vas a remodelar camiones con tu padre?
Mi padre no se involucra con las luces decorativas, así que esa parte me tocará solo. Él tiene su propio gusto, así que debo considerarlo mientras que, lentamente, sin duda estaré remodelando camiones con mi propio estilo.

http://ift.tt/2voiHVZ

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s