El naufragio del capitán


Márquez era (o es, si hemos de creer en sus declaraciones de inocencia) un sujeto al que admirar sin ambigüedad, lo que en la vida pública mexicana resulta cada día más difícil

Anuncios