Sobrevivientes de Hiroshima recuerdan la mañana en que su ciudad se desvaneció


Este artículo se publicó originalmente en VICE Australia.

En la mañana del 6 de agosto de 1945 un bombardero Boeing B-29 Superfortress apodado Enola Gay despegó de la isla Tinian hacia Hiroshima. Al recibir el “todo despejado”, el avión lanzó una bomba que contenía 64 kilogramos de uranio-235, apodada “Little Boy”. A las 8:15 am, unos 600 metros sobre el centro de Hiroshima, Little Boy explotó con una onda expansiva equivalente a 16 kilotones de TNT y destruyó todo lo que había a menos de dos kilómetros del hipocentro. Al menos 70.000 habitantes de la ruidosa ciudad japonesa fueron asesinados. A finales de diciembre de 1945, aproximadamente 140.000 personas habían sucumbido a la radiación.

Hoy en día, los que sobrevivieron a la explosión son conocidos en Japón como hibakusha. Cada año, el 6 de agosto, se celebra una ceremonia conmemorativa en el Parque de la Paz de Hiroshima. Se hace un momento de silencio a las 8:15, en recuerdo de las víctimas, y en honor a los sobrevivientes. Ahora en 2017, el alcalde de Hiroshima hizo hincapié en la importancia de preservar los recuerdos de los hibakusha, cuya edad promedio es ahora superior a los 81.

Asistí a la ceremonia del domingo y después platiqué con tres sobrevivientes. Aquí están sus historias del 6 de agosto de 1945 comunicadas a través de un intérprete.


Relacionados: La bomba H que ha probado Corea del Norte no es la que te imaginas


Hiroko Watanabe, 83 años

Hiroko tenía 13 años cuando la bomba atómica explotó en Hiroshima. En ese entonces, trabajaba como estudiante movilizada, ayudando a demoler los edificios dañados por las bombas cerca de Tsurumi-cho, a 15 km del hipocentro. Se sonrojó cuando le tomé la foto, y me dijo algo en japonés. Su intérprete se rió y me tradujo lo que dijo: “mi cara es hermosa, excepto en las fotos, y me veo mejor en kimono”.

En la mañana del 6 de Agosto, salí de la casa a las 7:30 para ir a la demolición de un edificio. En un momento miré hacia el cielo y vi un avión volando. Me di cuenta de que el avión no tenía nuestra bandera. Después vi algo cayendo del avión. Entonces de repente hubo un destello y me desmayé. No tengo ni idea de cuánto tiempo estuve inconsciente. Cuando abrí los ojos estaba completamente oscuro, y había mucha gente corriendo a mi alrededor. Todavía estaba en el suelo y me di cuenta de que estaba encima del cuerpo de alguien. No sabía si era un hombre o una mujer. No estaban vivos.

Empecé a correr. Estaba casi desnuda, mi ropa y mi cuerpo estaban casi completamente quemados y lo que quedaba estaba desgarrado. Incluso mi ropa interior estaba rota pero corrí y corrí hacia donde pensaba que era mi casa. Finalmente llegué al Puente de Tsurumi donde había una multitud de gente cerca del río. Observé como uno por uno de los heridos fueron entrando en el río. Les grité: “¡Vuelvan, vuelvan, se van a ahogar, ahorita hay marea alta!”. Grité y grité, pero no me escucharon. Uno tras otro, entraron en el agua y nunca volvieron.

Caminé más allá del río y vi a mi compañera de clase. Estaba llorando por su madre y no podía moverse en absoluto. En el camino de regreso a mi casa mucha gente gritó mi nombre. “¡Hiroko, Hiroko!” Así que pensé que mi cara no estaba tan dañada, pero no sabía quiénes eran porque todo su cabello estaba quemado y sus caras estaban hinchadas por la explosión. ¿Por qué mi cara no estaba tan dañada? Pensé que tal vez la razón era que me cubría la cara con la mano izquierda mientras miraba hacia el cielo en el momento en que la Bomba A explotó. ¡No me extrañó que mi mano izquierda estuviera severamente quemada!

Cuando llegué mi casa se había derrumbado. “¡Mami, papi!” Grité en voz alta. Mi padre apareció rápido detrás de la casa en ruinas. Entonces vi a mi madre que tenía algunos pedazos rotos de vasos y platos pegados en su mano derecha. Además, tenía un pequeño agujero en el pecho que sangraba mucho. Mi padre también tenía un gran agujero en la espalda, pero se encargó de mi madre primero.

Más tarde, los oficiales empezaron a entregar suministros así que mis padres les rogaron que les dieran algún medicamento a sus hijas. Ellos les contestaron que sólo se les permitía dar medicamentos a los pacientes con esperanza, es decir, sólo a los pacientes que vivirían. “Oh, no”, pensé, “voy a morir pronto”. Alguien le preguntó a mi padre si yo era niño, y en ese momento me di cuenta de que mi cabello ya no estaba. Mi padre envolvió mi cabeza en una toalla y me puso en la cama. No podía moverme en absoluto. Hoy aún sigo viva y sana y agradecida con mi padre por cuidarme tan bien. No estaría viva sin su apoyo.

Kazuhiko Futagawa, 71 años

Kazuhiko nació ocho meses después del bombardeo de Hiroshima. Mientras su madre embarazada buscaba la zona cero para su marido y su hija que estaban desaparecidos, es muy probable que estuviera expuesto a altos niveles de radiación. Ahora es miembro de la organización Hibakusha In-Utero. Kazuhiko aceptó entrevistarse conmigo. Me estrechó la mano firmemente y nos sentamos.

Nací el 1 de abril de 1946. Ocho meses después de la Bomba A, así que soy uno de los hibakusha más jóvenes. Mi padre y mi hermana mayor murieron, y mi madre nunca me habló de la bomba, así que mi historia se basa en historias que he oído de mis tías, primos y otros parientes. La casa de mi familia estaba a unos 8,8 kilómetros del hipocentro, pero aún así, la explosión sacudió la puerta y rompió todos los vidrios.

Kazuhiko muestra el último recuerdo que le queda de su hermana; una blusa escolar que no llevaba en el momento en que cayó la bomba.

Antes del bombardeo mi padre trabajaba en la oficina de correos, que se encontraba a 300 metros del hipocentro. Seguro acababa de entrar a trabajar cuando estalló la bomba. La explosión y el calor lo mataron instantáneamente. Tenía sólo 47 años. Mi hermana mayor también fue asesinada, y tenía sólo 13 años. Hacia el final de la guerra, muchas de las ciudades de Japón fueron sometidas a bombardeos incendiarios generalizados, por lo que en Hiroshima, muchos niños de edad avanzada se movilizaron para demoler edificios: eso es lo que hacía mi hermana cuando murió. Estaba trabajando a unos 600 metros del hipocentro. Aproximadamente 8.400 estudiantes estaban trabajando en la demolición de edificios en toda la ciudad, casi 6.300 de ellos fueron asesinados. Mi hermana era una de ellas.

El centro de la ciudad fue completamente destruido por la Bomba A, toda la ciudad estaba en llamas, así que nadie podía entrar. Entonces, no fue hasta el día siguiente que mi madre corrió a la zona del hipocentro donde estaba la oficina de correos de mi padre y donde trabajaba mi hermana. Vagaba a lo largo de las orillas del río y a través de la ciudad todos los días, día tras día, iba a buscarlos. Pero nunca los encontraron. Tenía 32 años y dos meses de embarazo en ese momento.


Relacionados: Conocimos la ciudad radioactiva de la que Rusia nunca habla


Keiko Ogura, 80 años

Foto de Keiko cortesía de HIP

Keiko, una estudiante de ocho años de edad, estaba en una carretera cerca de su casa en Ushita, a 2,4 km del hipocentro. Actualmente es Directora de Hiroshima Intérpretes para la Paz. Es amigable y se expresa muy bien, Keiko no necesitó de un intérprete para la entrevista.

El día del bombardeo, mi padre me dijo: “Keiko hoy no deberías ir a la escuela, algo podría pasar”. Tuvo una especie de premonición. Cuando la bomba cayó estaba en la carretera cerca de mi casa y de repente hubo un gran destello y todo se puso blanco, como si mis ojos estuvieran cubiertos con tela blanca, y luego quedé inconsciente. Cuando abrí los ojos pensé que era de noche porque todo estaba muy oscuro, pero en realidad el cielo estaba lleno de hollín y otros desechos. Entonces descubrí que nuestra casa estaba en fuego y de pronto me asusté mucho. El primer sonido fue el grito de mi hermano pequeño. Fui a buscarlo y vi que las puertas corredizas de vidrio estaban destruidas y los pedazos de vidrio de la puerta estaban en las paredes y en el techo. Salí de la casa y sentí que algo se cayó, levanté la vista y vi que era una lluvia negra.

Frente a la estación de Hiroshima hay una colina, y viví detrás de esta colina, que me salvó. Pero las personas que vinieron a ayudar, no sabían que entrar en la ciudad era muy peligroso. Muchas personas entraron a la ciudad más tarde y luego se enfermaron y murieron. Cuanto más jóvenes eran, más susceptibles estaban a la radiación. No sabíamos por qué las personas que entraban a la ciudad se enfermaban. Sufrimos muchos años, la gente que no tenía cicatrices moriría.

La casa del marido de mi hermana estaba justo en el centro de lo que es ahora el parque de la paz. Se esforzó tanto por encontrar información sobre lo que le había pasado a mi hermana. Los sobrevivientes primero trataban de descubrir si los miembros de su familia estaban vivos todavía. Luego, a pesar de que estaban muertos querían encontrar sus cuerpos. He conocido a muchos sobrevivientes que vieron a sus familiares momentos antes de la cremación y gritaron: “¡Alto, es mi hija!” . La gente decía: “Oh, eres muy afortunada de haber encontrado a tu hija”. Es difícil encontrar información. La gente se esforzaba mucho por encontrar a alguien que hubiera sido testigo de la muerte de sus familiares. Mi cuñado continuó haciéndolo durante 60 años, hasta que finalmente se rindió.

Sigue a David en Instagram

Muchas gracias a Hiroshima Intérpretes por la Paz (HIP) y a la División de Extensión del Museo Memorial de Paz de Hiroshima.

http://ift.tt/2fzUENw

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s