Esto fue lo que salvó a la Ciudad de México de ser devastada con el terremoto


La Ciudad de México vivió ayer un terremoto de mayor magnitud que el de 1985, una tragedia que los capitalinos recuerdan, debido a la capacidad destructora que tuvo y a que se perdieron miles de vidas.

De hecho, el de ayer ya está considerado como el temblor más grande en un siglo.

Sin embargo, la razón por la cual el terremoto de 8.2 grados no causó devastación fue por la distancia a la cual se originó el epicentro. Así lo explicó el sismólogo del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gerardo Suárez.


Relacionados:México vive el sismo más fuerte jamás registrado: 8.4 grados


El terremoto de ayer se sucedió en las costas del estado de Chiapas, aproximadamente a 700 kilómetros de la capital mexicana. En cambio, el epicentro del sismo de 1985 se originó en las costas del estado de Michoacán, a tan solo 350 kilómetros.

“La gran diferencia es que aquél ocurrió en las costas de Michoacán, a 350 kilómetros. Mientras que éste ocurrió mucho más lejos. Y las ondas sísmicas se van atenuando, se van haciendo más chicas a medida que viajan por el interior de la tierra, igual que el sonido. Es por eso que no vimos daños como en 1985”, explicó Suárez.

También fueron distintas las profundidades a las cuales sucedieron los sismos. El de ayer sucedió a 60 kilómetros, mientras que el de hace 32 años fue a 20 kilómetros de profundidad.

“Los grandes sismos que han ocurrido en México están en promedio a 20 kilómetros de profundidad”, recordó el sismólogo.

Sin embargo, el especialista reiteró que la distancia a la que sucedió el epicentro fue el factor clave que salvó a la Ciudad de México.

Rechazó también que tuvieran que ver factores como los movimientos ondulatorios y trepidatorios, pues esas descripciones se refieren únicamente a la manera en que sentimos los temblores.


Relacionados: ¿Por qué están apareciendo socavones en la Ciudad de México?


Para Suárez, las más de 8.000 alarmas sísmicas instaladas en varios puntos de la ciudad funcionaron de manera correcta, pues el temblor se sintió un minuto y medio después de que sonaran, lo que dio tiempo a la población de evacuar sus edificios.

Dada la condición lacustre de la Ciudad de México, los temblores tienen mayor duración.

“Aquí se sienten larguísimos los sismos, porque estos suelos blandos siguen oscilando de un lado a otro. En el caso del 85 duró 4 minutos. Construimos una ciudad donde había un lago, y el piso se deforma fácilmente cuando las ondas llegan”, dijo Suárez.

Sigue a Daniel Melchor en Twitter: @demf27

http://ift.tt/2gPjR3k

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s