‘Leave Britney alone’: Chris Crocker reflexiona sobre su extraño legado cultural


Este artículo se publicó originalmente en Broadly, nuestra plataforma dedicada a las mujeres.

En septiembre de 2007, Chris Crocker ―que por entonces tenía 19 años― y su abuela estaban pagando en la caja de un pequeño supermercado de Tennessee. “Oh, dios mío”, dijo la cajera casi sin respiración según recuerda Chris. “¡Acabo de verte en las noticias de la Fox!”. Su abuela soltó un gruñido. “¿De qué está hablando?”, susurró. Cuando volvieron a casa, se dieron cuenta de que la cara de Chris estaba por todas partes, desde TMZ hasta NPR y el New York Times.

Después de la desastrosa actuación de “Gimme More” que ofreció Spears en los VMA de 2007, Chris publicó un video en YouTube en el que salía ante una cortina blanca y con máscara de pestañas chorreando por sus pálidas mejillas. “¡Dejen a Britney Spears en paz ahora mismo!”, gimoteaba. “¡Lo digo en serio! Si alguien tiene algún problema con ella, que se enfrente a mí, porque ella no está bien ahora mismo”. Antes de ” Leave Britney Alone” sobre todo había subido videos cómicos que veía muy poca gente, pero ahora la mayoría de los estadounidenses se estaba riendo de un video que él había grabado en serio. Su teatralidad eclipsó su mensaje sobre Spears —una mujer de 25 años a quien llegó a bautizarse como “trailer trash” (basura de parque de remolques) por no aparecer en una entrega de premios con el estómago plano— y Chris pasó a ser uno de los primeros estadounidenses en convertirse en un rostro familiar a través de YouTube, un nuevo tipo de famoso que ahora conocemos como YouTubers.

“Por aquella época no había demasiados ejemplos de estrellas virales”, afirma Chris. “Yo estaba a la altura de gente como Stevie Ryan, que hizo Little Loca, y gente así. Para mí, un video viral en aquel entonces era uno que tuviera como 70,000 visualizaciones”.


Relacionados: La resurrección de Britney Spears


Más tarde aquel mismo año, Chris se mudó a Los Ángeles para iniciar una carrera en el mundo de los realities que nunca despegó. Los norteamericanos hetero lo veían como un chiste y los gay lo consideraban una desgracia. Actualmente, los hombres gay aplauden los cursis videos de YouTubers saliendo del clóset, pero Chris afirma que en 2007 la mayoría de la comunidad gay despreciaba su amaneramiento y afeminamiento. Tras siete meses en Hollywood, Chris regresó a Tennessee. Desde entonces ha actuado en películas de porno gay, ha protagonizado un documental de HBO aclamado por la crítica y se ha manifestado acerca de la disconformidad de género. De muchas formas, Chris fue un adelantado a su tiempo, mucho antes de que Disney Channel contratara YouTubers como actores y de que Teen Vogue publicara guías para practicar sexo anal.

Por teléfono, Chris compartió con nosotros la historia detrás de ” Leave Britney Alone” y reflexionó sobre su extravagante legado cultural. La entrevista ha sido editada y condensada.

Broadly: ¿Cómo era tu vida antes de 2007?
Chris Crocker: Como crecí aquí, en un condado muy pequeño —no vivo cerca de las grandes ciudades de Tennessee como Nashville ni nada parecido—, dejé la escuela en octavo curso porque la escuela pública era muy violenta para mí, así que en cierto modo fui fiel a mí mismo todo el tiempo. Ahí es cuando empecé a hacer videos, para tener una vía de escape. La vida era muy tranquila.

Chris Crocker en su casa de Tennessee hoy. Foto cortesía de Chris Crocker.

¿Pasabas la mayor parte del tiempo en el dormitorio que se ve en “Leave Britney Alone“?
Totalmente. Leía a Sylvia Plath y era súper emo. Siempre estaba en mi habitación. Antes de aquello ya llevaba un año haciendo videos, el primero que subí a MySpace era enorme y en ese salía en el cuarto de estar. La mayoría [de videos] los grababa en mi habitación, porque no podía hacerlo si mis abuelos estaban delante.

¿Es entonces cuando empezaste a idolatrar a Britney Spears?
Estaba obsesionado con Britney desde cuarto o quinto grado. Me encantaba la música y ella siempre fue mi artista favorita, desde “Baby One More Time”. Mi abuela me compraba todos los singles importados, tenía todo su merchandising. Toda mi habitación era Britney.

Cuando atravesó aquella época podía verse claramente que era más humana que esa intocable estrella del pop que había aparentado ser. Por eso yo decía en el video “Es un ser humano”. La razón por la que defendí tanto a Britney fue que mi madre acababa de regresar de la guerra de Irak. Era una veterana. Aquello pasó al mismo tiempo que mi madre estaba sufriendo un problema de adicción y se quedó sin casa (necesité años de terapia para entender todo eso).

Eran dos mujeres a las que realmente admiraba. Ya estaba a la defensiva porque intentaba ayudar a mi madre. Y después, al ver a mi estrella pop favorita, que me inspiraba, pasarlo tan mal, se estableció un paralelismo.


Relacionados: Britney Spears sigue atrapada en el estigma de su colapso nervioso


¿Te diste cuenta del paralelismo entre tu madre y Britney en la terapia?
Tenía como 19 años [cuando grabé el video]. No era muy introspectivo, así que no me di cuenta hasta cuatro o cinco años después, cuando estaba rodando mi documental para HBO, porque me hacían aquellas preguntas también ante las cámaras. ¡Nadie me había preguntado nunca el porqué! Y también me resultó algo conflictivo, porque hago videos cómicos. En realidad no sabía cómo comunicarme sinceramente. Para mí era confuso saber ser yo mismo en las entrevistas, como cuando aparecí en Maury, porque sabía que la gente ya me consideraba un chiste.

¿Qué esperabas de su actuación en los VMA?
Me habría dado completamente igual que hubiera salido en silla de ruedas. Para mí fue como, “Oh, dios mío, va a regresar”.

¿Te decepcionó?
Todo depende de cómo lo interpretes. Encontré que tenía cierta extraña belleza. Antes de aquello, solo habíamos visto a Britney como una estrella del pop impecable e intocable. Había algo como de arte interpretativo en verla ponerse en esa situación tan expuesta y decir, “OK, me da igual”.

“Oh, ese es el tipo de persona gay que nos da mala fama”. Eso es todo lo que me decían.

¿Cuándo decidiste hacer el video?
Había leído un montón de mierdas negativas online después [de la actuación], así que debió de ser a la mañana siguiente. Todo el mundo siempre piensa que estaba bajo una sábana o algo así. No sé cómo se puede conseguir esa iluminación debajo de una sábana. Estaba intentando conseguir la iluminación correcta, así que puse las cortinas de mi habitación detrás de mí. Mi cuarto estaba lleno de pósteres de Britney de pared a pared. Probablemente olía a espray desinfectante. ¡No somos la gente más glamurosa del mundo!

¿Tus lágrimas eran sinceras?
Ahí está la cuestión: aunque yo sé lo sincero que era, también puedo ver las cosas desde el punto de vista de otras personas. Podía ver por qué la gente pensaba que era gracioso, porque soy bastante melodramático cuando estoy disgustado (o en general).

¿Afectó el video a tus abuelos?
Les echaba más para atrás que sea tan afeminado y teatral. Solo les afectó porque aparecí en la portada del periódico local. Cuando [los periodistas] me preguntaron cosas sobre cómo había sido crecer siendo gay aquí, la iglesia a la que asistían —mis abuelos son súper religiosos— tuvo una sesión privada con ellos sobre mis videos y sobre que yo viviera con ellos. Esa es la única cosa que les afectó. No quiero que las cosas que hago les afecten o recaigan sobre ellos, pero no diré que no les molestara aquello. Mi familia había ido a esa iglesia durante mucho tiempo.

¿Te molestaron los comentarios negativos?
No me importaba tanto la atención que acaparé como mi deseo de que Britney supiera que sus fans seguían queriéndola. La única vez que me importaron los comentarios fue cuando se convirtieron en amenazas de muerte, por eso me puse un nombre artístico.

En la actualidad los YouTubers consiguen cierto tipo de crédito por ser gay y eso les ayuda en sus carreras. ¿No tuviste la sensación de que ser gay era una ventaja?
Estoy muy contento de que ahora internet sea un lugar donde las personas queer puedan sentirse apreciadas por quienes son. En aquella época era terrible ser gay en YouTube, porque no sabías qué amenazas de muerte eran serias y cuáles no. Eran tiempos diferentes. Mi relación con la comunidad gay también se vio afectada por el momento en que salí del clóset, porque por aquel entonces no era bien visto ser tan amanerado o utilizar lenguaje gay. Veo un montón de los YouTubers gay que hay ahora y si yo apareciera en la escena o algo así dirían, “Oh, es fabulosa”. Muchos [hombres gay] dijeron [sobre ” Leave Britney Alone“], “Oh, ese es el tipo de persona gay que nos da mala fama”. Eso es todo lo que me decían.

http://ift.tt/2wvqMol

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s