No hay duda: este es el mejor episodio de la historia de Rick and Morty


Después de dos años de esperar la tercera temporada de Rick and Morty, la aclamada serie de dibujos animados más popular del momento, y de ver sus siete episodios puestos al aire, me he encontrado con aciertos y desaciertos, por supuesto. El primer capítulo de la temporada, “The Rickshank Redemption”, por ejemplo, dejó la barra muy alta. Las decepciones eran apenas esperables, aunque no me imaginé que fueran inmediatas: “Rickmancing the Stone”, el segundo episodio, me pareció muy flojo.

Y sí, “Pickle Rick” fue bueno, sí: una magnífica alegoría al alcoholismo. “Rest and Ricklaxation” nos dio la calidad tradicional de la serie.

A pesar de todo lo anterior, el domingo pasado aterrizó en pantalla “The Ricklantis Mixup”, y lo cambió todo.

Este capítulo no es sólo el mejor de la temporada, sino de la serie.

SPOILERS ADELANTE. NO DIGAN QUE NO LES DIJE.

Hay mucho que decir. Sobre todo, creo que el episodio es grandioso por todo lo que logra simbolizar con maestría y sutileza.

Comenzaré, sin embargo, por mencionar un inteligente cambalache que nos hacen al principio: Rick y Morty (los nuestros) se embarcan en lo que ellos describen como una “aventura divertida, fresca y autocontenida”, en Atlantis. Nunca veremos qué les pasa y el episodio no se referirá a ellos nunca más.

Desde ahí, entonces, partimos a lo que podría ser una sub-serie interna llamada “Tales from the Citadel”, que narra la vida de los Rick y Morty que se quedaron viviendo en la citadela de los Ricks después de que el original (el nuestro) la destruyera en el primer episodio de la tercera temporada.

Este show dentro del show tiene su propia intro que es acompañado por “In The City”, una canción interpretada por The Eagles, que por supuesto alude a estas series noventeras que narran la historia de una ciudad o pueblo a lo Northern Exposure.

Hay mucha tela de donde cortar, entonces intentaré sintetizar en algunos puntos lo que considero que hace de este episodio el mejor de todos.

Está, por ejemplo, la historia del policía Morty, modelado tras la película “Training Day”, que nos muestra un mundo de opresión y racismo que refleja la cruda realidad racial que vive hoy Estados Unidos, donde vemos Mortys matando Mortys, y con mayor precisión, Ricks matando Mortys. Al mismo tiempo, vemos el “ghetto” de Morty Town, donde están todos los Mortys sin Ricks, cometiendo crímenes, consumiendo drogas y siendo desastrosos. Hasta tienen su propio slang, punteado por el tipoco “ah geez, man” de Morty.

Y también la de Rick G-22, un trabajador en una fábrica de las galletas “Simple Rick”, saborizadas por una secreción cerebral cosechada de un Rick simple, quien revive una y otra vez la memoria de amar a su hija. Este es un no tan sutil comentario sobre el capitalismo moderno que aliena y subordina a las personas, asignándoles un lugar en la sociedad sin posibilidades de movilidad social.


Relacionados: Ve a Rick de ‘Rick and Morty’ trollear a una línea cristiana


El hecho se agrava si consideramos que esta sociedad está llena de Ricks, que en teoría poseen el mismo nivel de inteligencia y capacidad. Este Rick decide rebelarse contra ese sistema, mata a su jefe y se libera de su fábrica, pero solo para vivir el mismo destino que el Rick simple: su sentimiento de “romper la gran ilusión” es empaquetado, y transformado en el nuevo sabor de galletas, que perpetúa así el ciclo.

Y lo último, que en este caso es lo mejor: somos testigos del retorno de Evil Morty, cuando vemos las primera elecciones en la citadela para escoger nuevo dirigente. En ellas, participa por primera vez un Morty que nadie cree que ganará. Después de un discurso emocional y un intento de asesinato perpetuado por su propio gerente de campaña, lo vemos como el nuevo presidente de la citadela de los Ricks.

Aquí, él es confrontado por los carteles económicos de la citadela, quienes profesan haber estado detrás del poder desde siempre. Morty rápidamente asesina a todos los que no lo apoyan. Vemos cómo después de ser elegido democráticamente, inicia un proceso de consolidarse como dictador. Un sutil comentario sobre el poder, la política y el hecho de manipular las masas con mensajes de unidad y orden (pues, sí, Donald Trump).

Y acá quedan unas preguntas: ¿cuál es el origen de Evil Morty? ¿Es el nieto original de nuestro Rick? ¿Quién fue el Rick que le reveló la identidad de Evil Morty a Morty gerente de campaña?

El episodio cierra con unos de los discursos y momentos más estremecedores de la serie, en el que entendemos que el Morty Malévolo, que conocimos en “Close Rick-counters of the Rick Kind” de la primera temporada, ha vuelto. No lo voy a describir más.

Véanlo, maldito sea.

http://ift.tt/2wwb2kU

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s