Cómo grandes empresas engancharon a Brasil a la comida basura


Celene da Silva, de 29 años, es una de los miles de vendedores de puerta en puerta de Nestlé; así ayuda a que los conglomerados de alimentos empaquetados más grandes del mundo expandan su alcance a un cuarto de millón de hogares en las esquinas más recónditas de Brasil. Mientras entregaba paquetes con distintos sabores de pudín Chandelle, chocolates Kit Kat y cereal Mucilon para niños, había algo sorprendente acerca de sus clientes: era evidente que muchos tenían sobrepeso, incluso los niños pequeños.

etiquetas: brasil, fortaleza, nestle, nutrición, obesidad, hipertensión

» noticia original (www.nytimes.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s