La guía para tomar fotos a través de tus emociones


Con motivo del Coloquio Latinoamericano de Fotografía, el artista argentino Marcos López impartió un taller en la Ciudad de México. Un taller al que sólo unos pocos privilegiados pudieron asistir y donde la creatividad y la improvisación marcaron las pautas de lo enseñado y lo aprendido.

“En realidad fue un taller de movimientos emocionales, corporales, teatrales, que supuestamente destraban los procesos de creatividad” Nos decía el fotógrafo.

Busca formas de improvisación

Es muy importante trabajar con el absurdo para generar un campus energético grupal de experimentación. Es importante improvisar en grupo, si se puede, y mover la energía de este mediante dinámicas sencillas que ayuden a romper el hielo entre los participantes. En este primer momento la fotografía en sí es los menos importante, y hay que enfocarse en los pequeños movimientos emocionales internos de cada uno.

Así hacer juegos de preguntas y respuestas, gritarse los unos a los otros si hace falta, llorar, reír, cantar, saltar, disfrazarse, intercambiar… Todo es parte de esta búsqueda de experimentación improvisada que nos llevará a crear un producto final que hablará de nuestros sentimientos y de nosotros mismos, no de técnicas fotográficas que, fácilmente, podemos encontrar en un manual de Youtube.

Ablanda tus rigideces

Cuando hablamos de rigideces nos referimos a esas que no nos dejan ser flexibles en nuestra vida diaria y mucho menos ante la cámara. Los ejercicios grupales acaban siendo ejercicios terapéuticos que incluso apuntan a mejorar la salud.

Si nos arriesgamos a improvisar e ir por lugares nuevos podemos llegar a hacer cosas que nunca imaginaríamos que haríamos, y a reflejar eso en nuestras imágenes y creaciones artísticas en general. Perder la pena, la inseguridad, el miedo al ridículo, son pasos imprescindibles a seguir si queremos ser capaces de, como dice Marcos López, “pararnos arriba de una mesa y gritar”.

“Para hacer mejores fotos hay que liberar la voz. ¡Cantemos!”, dice Marcos.

Plantéate qué tienes y qué quieres utilizar

A la hora de crear una fotografía, podemos utilizar un sinfín de elementos pero es muy importante que sepamos escoger. Recolecta telas, ropas, luces de colores, maquillajes, gafas, zapatos, papeles de colores, objetos raros y pinturas vintage.

Ahora piensa qué quieres describir con tu imagen pero no te apegues a los elementos sino construye desde la base. Una imagen necesita un fondo, comienza por eso. Elige una o dos telas que te encanten y combinen bien, por complementación o por oposición. Tonos cálidos con neón, estampados de flores con rayas, lunares con vírgenes de Guadalupe. Todo puede funcionar si te dejas llevar y lo que estás expresando se mueve a través de tus emociones. No tengas miedo a ser kitsch.

Elige a tus personajes

Una vez que tengas el fondo, tú decides también qué personajes crear: ponles ropa, quítasela, imagina quiénes quieres que sean esas personas que van a aparecer en tu imagen y qué te gustaría que contaran (aunque eso también más adelante pueda cambiar). En función de eso, maquíllalos, péinalos (con la ayuda de un amigo estilista todo será más fácil y quedará mejor).

Puedes integrar en tu imagen a una colegiala, a la señora de las quesadillas, a tu profesor de matemáticas, a su mujer engañada, a su amante o a su abuela. Lo importante es que a quienes elijas hablen de cosas que te interesan, historias que te hacen gracia, te enfadan o sencillamente te desesperan.

¡Recuerda que eres el director de esta escena!

Crea la atmósfera apropiada

Nos contaba Sandino Peralta, uno de los estudiantes del taller de Marcos, que más que aprender sobre técnica fotográfica tuvo una experiencia más libre sobre cómo interactuar con la persona a ser retratada, así como el manejo del ambiente para tener la atmósfera apropiada.

La atmósfera apropiada es aquella con la que tanto tú como los personajes estáis cómodos. No está permitido que los personajes de nuestra escena se sientan raros, fuera de lugar o ridiculizados. Tienen que sentirse de verdad como esos personajes que tú has creado, “la vida es puro teatro”! Y así como ellos, tú tienes que estar feliz y orgulloso del resultado, de lo que tus ojos están viendo y de la imagen global que has creado.

Comienza a disparar y déjate llevar

Como uno de los estudiantes del taller le dijo a Marcos López, “tu estilo es como el de una banda de jazz improvisado”. Eso exactamente define la sensación que buscas: ahora eres parte de un conjunto de improvisaciones que hablan de tus emociones las cuales buscas plasmar en una fotografía.

Sin estructura fija, comienza a jugar con lo que ya has creado: fondo, personajes, colores… Busca luz natural o artificial y haz pruebas con ella, refleja el sol en espejos, utiliza cristales, reconsidera qué te dice la imagen cuando cambias el tono o colocas una bombilla de algún color concreto. Mueve a tus modelos, tú decides todo lo que pasa porque son tus sentimientos los que mandan.

No tengas miedo alguno a expresarte y crea imágenes sinceras y auténticas a partir de la pieza teatral que ya has montado. Los personajes pueden mirarse, mirar a otro lado, mirarte a tí. Es sólo cuestión de darle.

Cuenta una historia

Tanto los elementos de tu foto como los personajes son partes de un cuento que sólo tú puedes contar. Así, el señor empresario, su mujer, su amante o su hija adoptiva pueden contar muchas historias distintas dependiendo de cómo los dirijas tú.

Puedes pasar de un drama a una comedia, de una imagen luminosa de una secretaria que espera la llamada que nunca entra mientras mira a un horizonte lleno de esperanzas católicas y sobrias, a la imagen oscura de la mujer adinerada y “felizmente” casada, que en el momento menos esperado te apuñalará por la espalda.

Sea como sea, cuenta las historias que tú quieras, las que tus emociones quieran expresar. Tú eres el director de arte, el director de foto y el fotógrafo. Tú puedes ser también personaje e incluso fondo. Déjate llevar, escucha a tus emociones y crea la foto que hablará de un preciso instante en este momento particular de tu vida.

Relacionados:

7 Conejitas Playboy recrean sus portadas 30 años después

Esta fotógrafa capturó Tijuana con su teléfono y ganó un certamen en Londres

¡Qué vulvaridad! Vulvas al descubierto pelean los estereotipos vaginales [+18]

http://ift.tt/2yqswoe

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s