No comemos más por hambre, sino por exposición a la comida


Uno de los estudios más replicados sobre la saciedad entre los niños tuvo lugar en Pensilvania, donde se formaron dos grupos de niños en edad preescolar, uno con niños de tres años y otro con niños de cinco. A todos ellos se le sirvieron macarrones con queso. El grupo de niños de tres años comió básicamente la misma cantidad con independencia del tamaño de la ración servida, pero el grupo de los niños de cinco años no. De hecho, el grupo de los ‘mayores’ comió significativamente más si la ración de macarrones era grande.

etiquetas: hambre, comida, saciedad

» noticia original (www.tecnoxplora.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s