Victoria Salas: un feminicidio en Tlalpan


El feminicidio en México es un problema que nos debe importar a todos. Del 1 de enero al 4 de octubre de 2017 van 1,374 feminicidios, ocurridos principalmente en el Estado de México con 158, Veracruz 109 y Chihuahua con 92, y seguimos contando. Ésta es una columna para visibilizar este grave problema.

“Nadie es más arrogante con las mujeres, más agresivo o desdeñoso, que el hombre que se preocupa de su virilidad”.

—Simone de Beauvoir

“Encuentran a mujer degollada en hotel de Tlalpan”, decía en un titular de nota roja del 2 de septiembre de este año. En el primer momento, como en la mayoría de las notas, aún no conocían la identidad de la víctima. Días después se publicó: “Un joven skater es acusado de degollar a su novia en un hotel de Tlalpan, en la CDMX”.

En la nota de seguimiento identificaban a Victoria Salas, de 23 años, como la mujer que habían encontrado en el baño de la villa número 20 del Hotel Novo Coapa y a Mario Sáenz como el presunto feminicida. Victoria fue el feminicidio número 66 en la Ciudad de México y el 1339 a nivel nacional en lo que va de 2017.

La criminalización de la víctima

Días después del asesinato se publicó un video en Youtube donde un youtuber criminalizaba a la víctima. Dijo que era la ex novia, la llamó drogadicta y agresiva, como si eso la hubiera llevado a su propio asesinato. En el mismo video, Mario Sáenz es descrito como un skater “muy famoso” y “tranquilo”, e incluso se creó toda una campaña en redes sociales de desprestigio contra Victoria y de apoyo a Mario. Incluso el youtuber comentó que tuvo acceso a las declaraciones y fotografías que obran en la carpeta de investigación.

Leer —como otras veces— la criminalización de la víctima me indignó como mujer y comunicadora. No quería que este feminicidio pasara como uno más. Como otra mujer asesinada, a la que además culpan cuando ella no puede decir nada en su defensa.

El 7 de septiembre, un fin de semana después, en Puebla desapareció Mara Castilla. El caso atrajo millones de miradas; las redes sociales se llenaron de indignación y exigían que fuera encontrada con vida. Lamentablemente el cuerpo de Mara fue “encontrado”, abrazada por una sábana fría que escondía el sufrimiento de una mujer. Ese fin de semana se convocó a una marcha por el feminicidio de Mara. El presunto responsable fue detenido y se encuentra vinculado a proceso por el asesinato.

¿Y Victoria?

Victoria Pamela Salas cumplió 23 años el pasado 31 de agosto. Era la segunda hija de Consuelo y Salvador —pareja de su madre—, quien la adoptó como suya aunque no era su padre biológico.

Después de algunas semanas contacté a Consuelo, madre de Victoria. Necesitaba conocerla, saber quién era Victoria, mostrar una vez más que esta mujer señalada por algunos como drogadicta, alcohólica y conflictiva no había buscado su feminicidio.

Visité a Consuelo en su casa, un hogar sencillo que respira calma. Pasamos directamente a la parte alta, donde dormía Victoria con su abuela. Vi su ropero, donde guardaba perfumes, ropa y algunas zapatillas altísimas. Frente a un altar de la virgen de Guadalupe estaba la última foto que Victoria se tomó el 1 de septiembre de 2017: usaba un vestido rosa, sonreía a medias y lucía un piercing en la nariz. Consuelo me contó que su mamá estaba enferma y no sabía que Victoria había sido asesinada. Vi el sufrimiento de una madre contenida, que no podía gritar, llorar o derrumbarse por cómo encontraron a su hija. Acordamos reunirnos en otro punto.

Victoria conoció a Mario hace aproximadamente dos años, cuenta su mamá. Llevaban año y medio de relación: discutían, se separaban y regresaban. Desde enero la relación estaba ya más consolidada. Consuelo cuenta que casi cada fin de semana Victoria se iba con Mario y convivía con el hijo de éste. El 31 de agosto empezó el festejo por el cumpleaños 23 de Victoria. Cuando salió de su trabajo Mario llegó por ella. “Mami, Mario vino por mí, al rato llego”.

El 1 de septiembre Consuelo habló con ella a media mañana. “¿Qué no fuiste a trabajar?”, le cuestionó. “Me dieron el día, hermosa, andamos en Cocoyoc, (Morelos), pero ya vamos para allá, al rato te hablo”. Más tarde, ese mismo día, Salvador se comunicó con Victoria. “¿Dónde estás?”, preguntó vía Whatsapp. “Ya le dije a mi mami que ando en Cocoyoc, estoy bien, estoy con Mario”. La promesa de que iba a llegar por la noche los calmó, además de ese mensaje que les tranquilizaba. “Los quiero mucho”, fue lo último que Victoria escribió a sus padres.

Para el día 2 de septiembre Victoria no había llegado. “No tenía hambre, ya era pasado el mediodía y no había ni desayunado. Algo me apretaba el corazón”, cuenta Consuelo. Tocaron fuertemente la puerta. Consuelo abrió y vio a los Policías de Investigación. Le pidieron que se presentara a la Agencia del Ministerio Público número 3 en Tlalpan. “No le podemos decir para qué, vaya con su identificación”. Antes de que Consuelo encontrara una pluma para anotar los datos que le daban, le preguntaron si conocía a Mario Sáenz. Les dijo que sí, que era el novio de su hija. Ellos le pidieron que les dijera todo lo que supiera de él porque necesitaban localizarlo.

“Su hija está muerta. Fue encontrada asesinada en un hotel de Tlalpan. Los padres de Victoria cuentan que ahí inició el infierno. El que carcome el corazón, el derrumbe de la vida entera. “Hay que reconocerla, pero no la señora, es demasiado para ella”.

El domingo 3 de septiembre la velaron. Hasta ahí llego Mario Sáenz atacando verbalmente a la madre de Victoria. Consuelo recuerda que les hizo saber que estaba “consternado” y que no lo podía creer. Curiosamente Mario se presentó con un papel debajo del brazo, argumentado que ese día de los hechos él estaba haciendo el quehacer en su casa con su amigo y su hijo. Que salió a dejar a su amigo en la noche y que se le poncharon las cuatro llantas de la camioneta y que estaba poniendo una denuncia. Mario fue detenido, pero no por el feminicidio de Victoria, sino por agresión a los Agentes Policiales que llegaron al lugar.

El Hotel Novo

En la noche del 1 de septiembre, Mario y Victoria llegaron al Hotel Novo. Los empleados del hotel declararon que la pareja alquiló la villa número 20, pidieron cervezas y algo de cenar. El camarero que llevó el servicio los recuerda muy bien a ambos. Minutos d

espués de que les llevó la cena, Mario se molestó porque el WIFI no funcionaba. Nuevamente acudió parte del personal a la villa para darle la contraseña a Mario, quien les pidió intentara ponerla en tres celulares diferentes. Horas más tarde, alrededor de las 5:30 AM, Mario salió del hotel y le dijo a los empleados que la chica que iba con él se quedaría un poco más.

Mario fue detenido y en declaraciones del Procurador de Justicia de la Ciudad de México, Edmundo Garrido, había sido señalado por los empleados del hotel como quien llegó con Victoria y abandonó el inmueble. En dicha declaración el funcionario argumentó que las cámaras de seguridad del lugar lo habían captado y que era el principal sospechoso del feminicidio de Victoria.

Mario salió libre y los padres de Victoria no entienden por qué. No pudieron ver de inmediato la carpeta y aquí los cuestionamientos: ¿cómo fue posible que un youtuber tuviera acceso a la carpeta? ¿Por qué el sí y los padres de Victoria no? ¿Por qué salió Mario si era el principal sospechoso? ¿Por qué el dueño del hotel ahora dice que las cámaras se descompusieron justo ese día?, ¿Por qué otra vez la sociedad señala como responsable de su feminicidio a una víctima? ¿Por qué las autoridades no cerraron el hotel? ¿por qué llegas a un funeral con una denuncia bajo el brazo?

Las pruebas de toxicidad que le hicieron a Victoria arrojaron que no había consumido drogas ese día ni en días anteriores, como los “fans y amigos de Mario aseguraron”. Lo único que la prueba arrojó fue que Victoria había tomado alcohol, pero no para perder la cabeza o la consciencia.

“Si Mario es inocente que haga todo para demostrarlo. Si él no fue responsable, ¿por qué no está aquí con nosotros? Lo invitamos a que se acerque y nos ayude a saber la verdad”, piden los padres de Victoria.

“Quisiera correr y chocar con un árbol, despertar y que me dijeran que era un mal sueño, una pesadilla”, dice Consuelo en estado de shock. “¿Por qué lastimaron así a mi niña?”, pregunta Salvador.

***

Quieres contar una historia de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas.

@FridaGuerrera

fridaguerrera@gmail.com

http://ift.tt/2zhqqnY

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s