Fracasa la lujosa ‘frutería mexicana moderna’ sin mexicanos


Jenny Niezgoda siempre soñó con tener un café, al menos eso es lo que declaró la semana pasada en un video que acompañó una campaña de Kickstarter ahora desaparecida. Ella buscó realizar sus fantasías a través de La Gracia, un concepto al que llamó una “frutería moderna” en el corazón del Barrio Logan de San Diego. Es un vecindario con una historia de resistencia feroz a la gentrificación, basada en sus principios.

La Gracia funcionaría efectivamente como una lujosa barra de jugos con un menú basado en vegetales, con bebidas de color rosa brillante tales como el “wellness latte”, todo con la intención, explicó Niezgoda, de rendir homenaje a las fruterías mexicanas tradicionales. Siendo alumna de la industria de la hospitalidad, Niezgoda es una bloguera del bienestar que se describe a sí misma como “una nómada elegante, motivada por su espíritu viajero”. Es conocida con el sobrenombre de “la Bohemia Descalza”.

“De todos los lugares, México es el que ha llenado mi corazón”, proclama alegremente Niezgoda en el video. “¡Y luego lo encontré aquí! ¡En San Diego!”. Después continúa describiendo el Barrio Logan como un lugar “vibrante” y “prometedor”, y declara que parte de su misión con La Gracia es “mejorar” el barrio y agraciarlo con una “opción saludable”.


Relacionados: Algunos chefs hablan sobre la apropiación cultural en medio del caso Kooks Burritos


Es poco probable que los sueños de Niezgoda se materialicen. Antes de que pasaran tres días de haber hecho el video en vivo, volvió privada la página de la campaña; para entonces, había reunido sólo 812 dólares de los 35,000 de su meta establecida. Desde entonces, también cerró su propia cuenta de Instagram e inhabilitó los comentarios del Instagram de La Gracia. Además eliminó de su blog cualquier publicación que mencionara el proyecto. La Gracia, anunció Niezgoda en una triste publicación de Facebook el sábado, no abrirá.

La decisión es resultado de un torrente de críticas que Niezgoda enfrentó en las redes sociales y por parte de activistas locales que sintieron que ella estaba irrumpiendo en el vecindario como una extraña que desconocía la profundidad y los matices de su historia, junto con su clase y política racial. Según sus críticos, estaba tomando prestado, sin atribución, elementos de una cultura vibrante que ha mantenido al vecindario durante décadas; en otras palabras, los acusadores dijeron que La Gracia era un caso clásico de apropiación cultural. El video de dos minutos que acompañaba a la campaña de Kickstarter se ha convertido en el tema de algunos videos de reacción en su contra. Niezgoda no respondió a las solicitudes inmediatas de comentarios por parte de MUNCHIES con respecto a lo que piensa sobre la reacción negativa hacia su proyecto.

“Las fruterías han sido durante mucho tiempo una parte integral de la comunidad latina, brindándonos a precios asequibles tazas de fruta, aguas frescas y otras chucherías en los calurosos días de verano”, le escribió a MUNCHIES Esteban Castillo, el bloguero detrás de Chicano Eats. “Estos carritos de fruta han sido por lo regular la única fuente de ingresos de las personas de color. Niezgoda estaba buscando insertarse en una comunidad donde no era necesaria ni querida”.

La ahora desaparecida página de la campaña de Kickstarter.

La semana pasada, la residente de San Diego, Zoe Rain, llevó a Twitter la campaña contra Niezgoda, y detalló cómo se dio cuenta de que sus intensiones eran falsas.

“El plan de Jenny era regurgitar la versión blanca de una frutería en un barrio mexicano, un vecindario que ya tiene muchas fruterías auténticas de propiedad mexicana”, le escribió Rain a MUNCHIES por correo electrónico. “Así que no sólo era innecesario su negocio, sino que además contribuía a la gentrificación de Barrio Logan. Aunque este lugar se ha estado gentrificando desde hace un tiempo, el hecho de que Jenny etiquete a su negocio como mexicano sin que haya mexicanos reales involucrados en él es lo que encuentro más insultante “.


Relacionados: Italia quiere que la ONU reconozca su pizza como “Patrimonio Cultural”


La controversia con La Gracia nos recuerda el reciente alboroto en torno a la infortunada startup Bodega, fundada por dos exempleados de Google, que desató un escándalo tanto por su nombre como por su modelo comercial, el cual sus detractores consideraron indiferente y frío. El incidente también guarda similitud con el cierre repentino de Kooks Burritos en mayo, un concepto ridiculizado por los críticos a quienes no les entusiasmaba la idea de que dos mujeres blancas abrieran un local de venta de burritos, mientras nominalmente honraban a la cultura mexicana que tanto aman.

“La Gracia es un excelente ejemplo de apropiación cultural, no de apreciación”, le reiteró Castillo a MUNCHIES. “Si Niezgoda fuera realmente una apasionada de la cultura mexicana y la apreciara, por lo menos podría haber aprendido a pronunciar ‘frutería’ y ‘barrio’ correctamente”.

http://ift.tt/2AkGCFe

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s