Fotos provocativas de desfiles de belleza brasileños y parejas del mismo sexo en los años 80


Este artículo apareció en el número “Especial de Fotografía 2017” de la revista VICE. Puedes leerla completa AQUÍ.

Para nuestro número anual de foto nos pusimos en contacto con nueve fotógrafos y les preguntamos por algunos de los artistas que los habían inspirado a dedicarse al medio. Entonces también los buscamos a ellos con la consigna de publicar su obra en esta edición. Creemos que el trabajo que recibimos crea una conversación única sobre la línea de influencia entre los artistas jóvenes y los más experimentados. También se mantiene fiel a nuestro compromiso de mostrar nuevo talento y honrar a los maestros en el campo.


En abril de 2014, a Luisa Dörr le encomendaron fotografiar el concurso Miss Brasil Infantil. Se presentó antes de que comenzara, atraída no sólo por las chicas que participaban sino también por las que formaban parte del público. Eventualmente se fijó en Maysa Martins, una niña de 11 años de la audiencia que llevaba puesto un hermoso vestido verde. Al igual que Dörr, ella sólo estaba allí para ver. Dörr se acercó a Maysa y la fotografió al aire libre, junto a un árbol. Maysa le dijo que esperaba convertirse en Miss Brasil algún día. Había anhelado el título desde que era una niña pequeña, cuando comenzó a posar para la cámara. Pero detrás de sus aspiraciones había una trampa.

Ese día, Dörr se enteró de que la competencia se dividía en dos categorías: una para concursantes blancas y otra para personas de color. Aunque alrededor del 50 por ciento de los brasileños se identifican como “negros” o “mestizos”, el racismo aún es frecuente en todo el país. Muchos niños —como Maysa, que reside en una favela afuera de São Paulo— siguen viviendo en la periferia, y algunos padres tratan de salvar a sus familias a través de sus hijos, ya que imaginan que pueden conseguir carreras lucrativas como futbolistas o actores.

Unos meses después de Miss Brasil Infantil, la madre de Maysa se puso en contacto con Dörr y le pidió que tomara la carpeta de fotos personales de su hija para su carrera de modelaje. Ella quería probar su suerte en el evento de 2015. Dörr aceptó hacerlo de forma gratuita. Lo que comenzó como un simple favor pronto se convirtió en un esfuerzo de larga duración, y las dos desarrollaron una fuerte amistad. Seis meses más tarde, Maysa fue coronada Miss São Paulo Infantil Belleza Negra, tras ganar un concurso local separado y más pequeño con las mismas divisiones raciales que Miss Brasil Infantil. Sin embargo, el concurso nacional fue una decepción: su creador desapareció y la competencia dejó de existir.

Pero el proyecto de Dörr ya había empezado a tomar forma. En 2017, Maysa fue invitada a un programa de televisión brasileño para caminar por la pasarela frente a un jurado. Ella recibió un contrato de modelaje y la oportunidad de contar su historia.

Foto por Luisa Dörr

Foto por Sage Sohier

Cuando Sage Sohier comenzó a fotografiar parejas gay y lesbianas a mediados de los 80, tenía una conexión personal con el tema. Pero no fue sino hasta que estaba en mitad de su carrera que realmente pensó en esa conexión personal —su curiosidad por su padre— y el papel que había jugado para motivarla a emprender el proyecto. Su padre, veterano de la Segunda Guerra Mundial y abogado, se había divorciado de su madre cuando era niña. Nunca se volvió a casar, y las jóvenes que de vez en cuando lo acompañaban fueron reemplazadas por hombres jóvenes, que usualmente presentaba como “colegas del trabajo”. Sohier finalmente descubrió que su padre era gay a mediados de los años 70. A partir de la mediana edad tuvo una serie de novios que vivieron con él. Al igual que muchos de su generación, aunque vivió abiertamente con otros hombres, nunca “salió del clóset” o reconoció verbalmente que era gay, incluso con su familia.

Originalmente publicado en 2014, At Home with Themselves: Same-Sex Couples in 1980s America —los retratos íntimos en blanco y negro de Sohier, de parejas del mismo sexo durante la epidemia del SIDA— no se ajusta a los estereotipos de la promiscuidad gay que prevalecieron en esa época. En las fotos, un hombre duerme en las piernas de su compañero, mientras su pareja pasa sus dedos a través de su cabello; dos hombres se besan en una cama, mientras otro los mira con escepticismo; dos mujeres desnudas se abrazan en un colchón deteriorado.

Sohier, de 63 años, comenzó esta obra en el verano de 1986, cuando todavía existía el temor de que el VIH pudiera propagarse por contacto casual. Sohier dice que su ambición “era tomar fotos que desafiaran y movieran a la gente, y que fueran interesantes visual y psicológicamente”.

Presentamos por primera vez algunas fotografías que no fueron incluidas en su libro.

Foto por Sage Sohier

Foto por Luisa Dörr

Luisa Dörr: ¿Dónde comenzó todo para ti? ¿Por qué decidiste convertirte en fotógrafo? Sage Sohier: Cuando era joven, me fascinaba la fotografía; era un permiso para observar, y también parecía proporcionar una excusa válida para salir y explorar por mi cuenta, lejos de mi familia. Tanto mi madre como mi padre eran teatrales de diferentes maneras, por lo que ser un observador era tanto un rol disponible como uno que se adecuaba a mi carácter algo reservado.

Me enseñé cómo imprimir en el cuarto oscuro en la escuela secundaria, y en la universidad, fotografié para el periódico de la escuela. Pero cuando hice mi primer curso de fotografía, durante mi segundo año en la universidad, me di cuenta por primera vez de que hacer fotografías podía ser tan poderoso como escribir ficción, y sabía que era algo que quería seguir. Había considerado tratar de ser escritora, pero estaba demasiado inquieta para sentarme en una máquina de escribir por mucho tiempo, y descubrí que interactuar con la gente en el mundo era fascinante y me sacaba de mí de una buena manera.

Tu trabajo se enfoca en las personas en sus entornos. ¿Por qué estos temas te atraen y cómo eliges acercarte a ellos como un narrador visual?
Creo que las casas de las personas, lo que recolectan, lo que ponen en sus paredes, revelan mucho sobre ellos. También amo imágenes complejas; es un desafío ver cuánto puedo incluir en una imagen y aún así hacer que funcione.

Tu trabajo presenta una mezcla de fotografías y retratos más espontáneos. ¿Cómo enfocas una historia visualmente?
Intento hacer que mis retratos sean lo más interesantes desde el punto de vista psicológico posible. Me gusta mostrar las relaciones entre las personas, tanto su intimidad como su ambivalencia, y me gusta mostrarles a las personas en situaciones en las que de otra manera no los vería, en sus dormitorios, sótanos, etc.

¿Qué es importante para ti cuando creas un retrato? ¿Me puede contar un poco sobre el proceso, si está buscando la confianza de la persona versus alguna incomodidad?
Paso mucho tiempo hablando con otras personas o enviando correos electrónicos con ellos antes de comenzar a fotografiar, para tener una idea de quiénes son y para comenzar a imaginar el tipo de imagen que podría hacer con ellos. Ciertamente quiero ganar su confianza, y poder compartir mi sitio web con personas antes de fotografiarlos ha sido de gran ayuda en este sentido; Solía llevar una caja de fotos para mostrar a la gente el tipo de fotos que tomaba. Intento hacer que el proceso de fotografiar a alguien sea un esfuerzo de colaboración. Sus sugerencias para situaciones que podríamos intentar son a menudo mejores que cualquier cosa que se me ocurra. Sin embargo, no puedes ser muy cortés; realmente tienes que buscar la imagen que quieres. A veces esto significa que tienes que sacar a la gente un poco de su zona de confort. Si puede hacerlo con suficiente entusiasmo y gratitud, generalmente termina con que todos se sientan bien.

¿Tienes un mantra o filosofía para tu trabajo?
Cuando estoy manejando o caminando hacia la casa de alguien, me doy una charla de ánimo, que generalmente incluye algo como: “No te conformes. Empuja ese elemento extra que le dará a la imagen la posibilidad de ser extraordinario. Siempre detente y pregunta usted mismo, ¿qué más? ¿Qué más necesita la imagen?

Foto por Sage Sohier

Foto por Sage Sohier

Foto por Luisa Dörr

Foto por Luisa Dörr

Foto por Sage Sohier

Foto por Luisa Dörr

Foto por Sage Sohier

Foto por Luisa Dörr

Foto por Sage Sohier

Foto por Luisa Dörr

Foto por Sage Sohier

Foto por Luisa Dörr

Foto por Sage Sohier

Foto por Sage Sohier

Foto por Sage Sohier

Foto por Sage Sohier

http://ift.tt/2yiiYI6

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s