Por fin México le dio nombre y apellido a casi 32 mil de sus desaparecidos


México es un país de decenas de miles muertos a causa de la violencia. Y de decenas de miles de desaparecidos por la misma causa. De estos últimos existe un registro oficial blindado por un recurso legal de confidencialidad de datos y, aunque cada uno de ellos era una persona con historia, en el Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED), de la Secretaría de Gobernación, no aparecen con nombre.

No fue sino hasta ahora que un ejercicio de la organización Data Cívica, en colaboración con diez organismos más, logró acopiar datos, cruzar información y crear un registro de sus identidades.

Para el RNPED, los únicos desaparecidos que ameritan aparecer con nombre completo son los catalogados como del fuero federal; es decir, los casos en se comprobó que sí se trató de desaparición a manos del Estado. Éstos son 1.025 casos.

Los demás, cuyo número asciende nada más y nada menos que a 32.277, son considerados como del fuero común (ámbito legal de cada entidad) y es casi imposible identificarlos. En dicho registro oficial se pueden encontrar datos del lugar de desaparición, señas particulares del desaparecido, nacionalidad y hasta etnia, pero no su nombre.


Relacionado: ‘Encontré a mi hijo pero faltan miles más’.


Cabe mencionar que este registro sólo consigna los casos en que se levantó un reporte ante las autoridades.

Doblemente desaparecidos

Los números de este listado oficial público, según constatan familiares que han logrado dar, después de muchos intentos, con sus desaparecidos en el RNPED, son erróneos: ni están actualizados, ni corresponden en todos los casos y tampoco están completos.

A Bertila Beltrán Cabanillas le desaparecieron a su hija en el estado de Sinaloa, al oriente de México. Cruz Alejandra salió con una amiga suya y ya nunca volvió a casa. La madre agotó todas las instancias gubernamentales para encontrarla e inscribió su ausencia en el referido RNPED.

Desesperada ante la falta de resultados concretos, Bertila recomenzó la pesquisa por su parte. Sólo así lo consiguió. Era noviembre del 2016 cuando dio con los cuerpos de ambas chicas en el bordo de un río. No obstante, a pesar haber hallado a su hija, hasta el día de hoy en el RNPED su desaparición sigue marcada como “vigente”. Nadie se tomó la molestia de actualizar la incidencia.

De acuerdo con Michael Chamberlin, representante del Centro Diocesano para los Derechos Humanos, A.C., el RNPED es disfuncional. “Con todas las lagunas de información que hay en ese registro, uno termina pensando que las autoridades no están buscando a nadie”, asegura.

Por eso, para el director de la asociación civil es tan importante lo que logró Data Cívica, con ayuda de Movimiento por nuestros desaparecidos en México, México Evalúa, el Centro de Derechos Humanos “Tlachinollan”, Human Rights Data Analysis Group, Equis, Justicia para las Mujeres, la Universidad Iberoamericana, Animal Político, Causa en Común, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Fundar, el Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, Enjambre Digital y Serapaz.

Ingeniería para reconstruir personas

Lo que este equipo logró fue reconvertir las cifras en humanos. El trabajo fue arduo. No obstante, lo lograron entre diez personas, a lo largo de cuatro meses y sin presupuesto. Realizaron búsquedas automatizadas, usando un diccionario de nombres comunes que construyeron a partir de las bases públicas del padrón de beneficiarios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Durante el proceso descargaron más de 17.000 bases de datos de registros relacionados con cada nombre y apellido y luego reconstruyeron los nombres completos de cada persona desaparecida a partir del resto de información aportada por familiares (estado, municipio, sexo, edad, rasgos personales).


Relacionado: De nuevo, matan a estudiantes de Ayotzinapa; ‘ya basta de resistir, toca actuar’, advierten.


Para verificar la precisión del ejercicio, después de asociar a cada individuo con un nombre, apellido paterno y materno, buscaron sus nombres completos reconstruidos en el mismo RNPED y comprobaron que, efectivamente, cada uno estaba relacionado con un registro ahí.

De las 32.277 personas que a la fecha están en el RNPED, Data Cívica logró reconstruir el nombre de 31.968. Los 309 faltantes no cuentan con atributos especificados.

Todos los nombres que se consiguieron mediante esta labor pormenorizada fueron vaciados en el portal de personasdesaparecidas.org.mx. Ahí, cada uno de ellos tiene una ficha especial en la que se puede consultar una mayor cantidad de datos personales. Además, cualquier persona puede aportar más información, así como la foto del desaparecido en cuestión. En el sitio también existe una pestaña dedicada a algunas historias compartidas por familiares y un repositorio de sus principales demandas.

*

La iniciativa de Data Cívica busca humanizar esta tragedia, así como ayudar en la búsqueda de justicia y verdad para las personas desaparecidas y sus familias. No deberían existir desaparecidos, pero por desgracia los hay. Y son muchos.

Tal como dice Bertila Beltrán, la madre rastreadora que encontró por sus propios medios a su hija, “todo el mundo tiene el derecho a un nombre y, por lo mismo, todo el mundo tiene derecho a ser buscado”.

Sigue a Ollin Velasco en Twitter: @ollinvelasco

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

http://ift.tt/2yBCgII

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s