John Giorno: la poesía que estalló la escena under de Nueva York en los 60


Inmerso en el underground neoyorquino de los sesenta, John Giorno incendia la escena poética al introducir nuevos sistemas de poesía. A partir de otras poéticas, Giorno incita el uso de diversos medios y estilos que detonan presentaciones en directo: Spoken Word, recitales acompañados de música; Poetry slam, competiciones detonantes de vibraciones y resonancias líricas. Rodeado de figuras del arte contemporáneo como su íntimo Andy Warhol, o aliados como William Burroughs, Pati Smith o Philip Glass, este artista americano nos introduce en alucinantes exploraciones del ritmo de las palabras.

Capturas vía YouTube

Para Giorno la poesía es una pulsión activa que no se reduce únicamente a un espacio escrito, sino que ésta desborda el espacio creando una dimensión híbrida entre la multimedia y el performance. Poder transformativo que nos penetra punzando en nuestro cuerpo la interrogante: ¿qué es lo poético? ¿Desasosiego, destrucción, cambio, o todo a la vez?

Performance donde las palabras escapan al silencio haciéndose audibles, dejan su incorporalidad para poseer un cuerpo, donde éstas se descubren como estallidos y detonaciones del sonido. Sin porvenir ni pretensión, la exigencia que se desprende de ellas inscribe la posibilidad de una transformación radical, posibilidad nada más.

Juego de palabras: hablar, desear, encontrar. En sintonía con las ideas del Pop-Art, Giorno desborda el espacio poético al establecer diálogos y conversaciones en nuevos territorios mediáticos. A través de medios de comunicación como el teléfono, la televisión o la radio, este artista establece un vínculo entre oyentes y poesía, desplazando el dominio de la mirada al oído; entonces no sólo es posible leer sino escuchar; escucha polivalente donde el acto de escucha no se reduce al oído sino a un cuerpo deseante, penetrado por el escalofriante sonido de las palabras.

“Ante la audiencia … estoy sosteniendo un espejo que refleja sus mentes. No es a mí a quien miran –es a su propia mente.”

Poesía de encuentros. Poetry venue le llamará este artista a la posibilidad de explorar y penetrar una audiencia no limitada a los medios escritos. Desbordamientos del espacio, desbordamientos, también, de convulsiones creadoras en las que la poesía delira y alucina en un campo ilimitado de experimentación. A partir de una conversación con Burrougs, Giorno detona el proyecto conceptual Dial-a-Poem (1968): quince líneas de teléfono conectadas a máquinas contestadoras, programadas con diferentes respuestas, ofrecen al escucha un poema; un fragmento, o mezcla de palabras que resuenan en el cuerpo oyente, no como la ejecución de una repetición, sino como un diferencial del lenguaje.

“Cuando realizas un performance ante una audiencia, enviste la adrenalina. Cada performer tiene su propia química, algo parecido al proceso metabólico del cuerpo.“

Para este artista los límites se desvanecen y se recrean en nuevas formas de expresión. Además de exploraciones poético-performativas, Giorno se ha involucrado en el mundo del cine a través de proyectos fílmicos de corte experimental como Screen Test, exploraciones visuales que consisten en una serie de retratos silentes, registrados en plano fijo y revelados en blanco y negro. Producidos por The Factory, y dirigidas por Andy Warhol y Ronald Tavel, estas rostricidades muestran diversas figuras de la escena cultural de Nueva York como Dennis Hopper, Lou Reed, Bob Dylan o Edie Sedgwick. En convergencia con este proyecto surge Sleep (1963), filme de Andy Warhol donde aparecen registros que exploran la poética del cuerpo a través de imágenes de Giorno desnudo o durmiendo durante prolongados lapsos de tiempo.

Pero eso no es todo, Giorno fue uno de los artista americanos que intervinieron en Poetry in Motion, documental de 1982 dirigido por Ron Mann que compila diálogos de figuras de la poesía contemporánea como Charles Bukowski, John Cage, Tom Waits, William Burroughs o Allen Ginsberg donde éstos aparecen recitando, cantando o comentando su obra. Además, en esta misma década, Giorno participó en documentales de corte biográfico como Burroughs (1983) y Andy Warhol (1987), los cuales exploran las vidas de estos artistas; y documentales de poesía y música como Nine Poems in Basilicata (2007) y Flicker (2008) donde comparte escena con personalidades de la música como Brion Gysin o Iggy Pop. Este poeta y activista, también, ha colaborado con el artista francés Pierre Huygue y protagonizado un vídeo de R.E.M.

“El rap es una forma poética”

Baudelaire y Rimbaud en los veinte, Eliot en los cuarenta; la poesía es una fuerza que se expresa con tal intensidad que no deja de reinventarse desde los espacios más inusuales. Giorno, mo ausente no presente sino inmerso en la poesía, en el límite, en el extremo de la experiencia con los otros.

Relacionados:
Paul Durand-Ruel, el dealer al que le debemos el impresionismo
Las 23 películas que encontraron en el escondite final de Bin Laden
El polémico fetichismo pop de Allen Jones

http://ift.tt/2A5sXoq

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s