Huelga de trabajadores informáticos del 11-D al 15-D


ÂTu salario es una apenas te permite subsistir y queda muy lejos para ti un proyecto para formar una familia, tener una vivienda decente, y poder disfrutar de la vida?

ÂTu contrato dice que trabajas 40 horas semanales pero lo normal es que trabajes 60, 70, 80 o mÃs, GRATIS?

Si tienes hijos, Âno es cierto que entre semana apenas los ves, o cuando llegas a casa ya estÃn en la cama, y pasan los aÃos viÃndolos crecer sÃlo durante los fines de semana (si no tienes trabajo atrasado)?

Hablando de fines de semana, ÂdirÃas que apenas puedes olvidarte de tu trabajo durante ellos porque tienes que “adelantar” para el lunes o hacer eso que “tienes pendiente”?

Mientras que en un trabajo normal, un cumple con su horario y se va a vivir su vida personal, en tu caso tienes que llevar a tu esclavizador personal, ese telÃfono del cual no puedes desprenderte ni siquiera en tu vida privada, porque es necesario que prestes un servicio “que va en el cargo” o “es propio de este trabajo”. A menudo tu disponibilidad en ese telÃfono NO SE PAGA.

Tu vida es una sucesiÃn sin fin de situaciones desagradables que tienes que aceptar y solucionar tÃ, como responsable de tu trabajo: caÃdas del sistema, fallos del servicio, actividades de mantenimiento fuera de horario normal, quejas de los clientes o usuarios, plazos imposibles de cumplir si no inviertes en tu trabajo muchas mÃs horas de las que te pagan, prisas que no tienen ningÃn fundamento porque no suponen ninguna situaciÃn crÃtica en la vida real, salvo el prestigio de tu empresa o de tus superiores.

Posiblemente seas programador, consultor, administrador de sistemas, operador, analista, especialista funcional, tÃcnico de seguridad informÃtica, jefe de proyecto… uno de los muchos trabajos que mantienen los servicios informÃticos que utiliza todo el mundo en pleno funcionamiento, y que se han vuelto imprescindibles en la sociedad.

Posiblemente uno de tus jefes alguna vez haya dicho la frase: “Nadie es imprescindible”, probablemente pensando en Ãl mismo.

Sin embargo, tà sà eres imprescindible. TÃ, tus compaÃeros, los miles de personas que trabajamos en este sector corrompido y pisoteado.

Cuando nuestros superiores piensan que no somos imprescindibles, tienen en mente que abriendo el cajÃn y llamando al siguiente tipo que encuentran en un CV olvidado pueden cubrir tu puesto. Pero no es cierto. Tu trabajo no lo puede hacer cualquiera, ni siquiera alguien que conozca la tÃcnica, porque existe un conocimiento adicional que no se valora: el entorno, las personas que trabajan en Ãl, las circunstancias de cada caso, las excepciones, las rarezas, todo eso que tà conoces bien y que no es fÃcil transmitir.

Tu trabajo, el mÃo, el de todos, es imprescindible. Si no lo hacemos, los sistemas simplemente se paran. Los proyectos no se hacen, los programas fallan, todo deja de funcionar: bancos, lÃneas aÃreas, servicios pÃblicos, transportes terrestres, medios de comunicaciÃn, fÃbricas, empresas de servicios, hipermercados, distribuidores, envasadores de alimentos, compaÃÃas de suministro de energÃa… TODO.

El sistema tiene el dinero, pero nosotros tenemos el PODER. Tenemos las espadas y fusiles virtuales, que son nuestros cerebros, nuestras manos, nuestros ordenadores. Sin ellos, las empresas no funcionan. Es increÃble, pero no se dan cuenta de que son gigantes sostenidos por un ejÃrcito de cerebros que un dÃa puede decidir dejar de aguantar su peso.

Ya ha llegado el momento de pararnos y de hacer que comprendan que no somos un grupo de esclavos al servicio de los intereses de otros. Queremos que nos paguen por nuestro trabajo lo que merecemos. Queremos tener vida privada digna. Queremos tener oportunidad de vivir como personas y no como hormigas de un sistema que nos utiliza como un recurso (recurso, Âno te suena esa palabra?), personas fungibles que una vez reventadas a trabajar se sustituyen como piezas, como un tÃner de impresora.

ÂPodemos hacerlo? SÃ, claro que podemos. Una huelga de unos pocos dÃas paralizarÃa el paÃs. ÂTe imaginas que nada funcionara durante una semana? ÂTe imaginas el despertar a la realidad de los dueÃos de las empresas, de los gobernantes, de los que ahora nos explotan sin piedad? ÂTe imaginas que tengan que arrodillarse para pedir que volvamos a nuestros puestos de trabajo?

Personalmente, no quiero a nadie arrodillado. SÃlo quiero que me den lo que es mÃo:

  • Un sueldo adecuado a las horas que trabajo
  • Unas horas adecuadas para llevar una vida razonable, con tiempo para las actividades privadas
  • El reconocimiento explÃcito de que nuestro tiempo libre es nuestro, y no serà invadido por el trabajo nunca mÃs.

Probablemente dà miedo hacer esto. Todos estamos dormidos, anestesiados, atemorizados. Probablemente pienses que no trabajar durante cinco dÃas puede causarte problemas, la ruina, un descalabro econÃmico.

Pero piensa que hemos llegado al lÃmite de lo soportable. ÂVas a seguir entregando tu vida, los aÃos que pasan uno tras otro, tu tiempo, el tiempo de tu familia, de tus hijos, de tu pareja, de tus amigos, tus alegrÃas, todo, a empresarios que cada aÃo aumentan sus beneficios y siguen diciendo que estamos en crisis y cobramos demasiado? ÂDe verdad quieres ser un esclavo ahora y para el resto de tu vida? ÂDe verdad querrÃs pensar, el Ãltimo dÃa de tu vida, que la has entregado voluntariamente a alguien a quien no le importas nada?

Hagamos algo ahora, no hay tiempo para hacerlo mÃs tarde.

HUELGA del 11 al 15 de diciembre de 2017 en el sector informÃtico. SIN CONCESIONES.

etiquetas: artículo

» noticia original ()

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s