La guía para el ‘sexting’ seguro


Este artículo apareció originalmente en Motherboard US como parte de nuestra serie How Hacking Works, la guía definitiva de la cultura hacker y de cómo protegernos de los hackeos.

Como era predecible, casi desde el primer minuto en que a alguien se le ocurrió conectar una cámara a una computadora, empezaron a circular por internet imágenes y videos de desnudos. Un estudio de 2015 llevado a cabo por la Drexel University en Estados Unidos demostró que, de los 870 participantes, el 88 por ciento afirmó haber enviado o recibido imágenes, mensajes o videos sexuales (sexting).

Pero hay otro dato más perturbador que señala que el contenido de nuestros mensajes no solo lo ven las personas a las que va destinado. Y es que cerca del 25 por ciento de los destinatarios aseguran que se lo han mostrado a otras personas, según otro estudio de 2016 en el que participaron unos 6,000 adultos solteros.

Además de estas traiciones, existe el peligro de las generalmente pésimas garantías de seguridad que ofrece la red y que pueden provocar que tus fotos comprometidas acaben en las manos equivocadas. En 2014, por ejemplo, unos piratas informáticos robaron y filtraron más de 500 imágenes explícitas de varias celebridades, la mayoría mujeres.

No hay nada más terrible que ver cómo se hacen públicos tus mensajes e imágenes más íntimos y llegan a ojos de quien nunca debería verlos

Al parecer, el ataque cibernético se llevó a cabo mediante suplantación de identidad y aprovechando una vulnerabilidad de iCloud. Y no se trata de un caso aislado, como demuestran otros ataques similares.

No hay nada más terrible que ver cómo se hacen públicos tus mensajes e imágenes más íntimos y llegan a ojos de quien nunca debería verlos. Las denominadas pornovenganzas —de personas que, por despecho, divulgan fotos o videos de sus exparejas— provocan graves consecuencias emocionales en las víctimas. Afortunadamente, en muchos países este tipo de delitos ha empezado a tipificarse.

Existen también ciertas medidas que podemos tomar a nivel personal para practicar sexting de forma más segura. Antes de empezar, debo advertir de que este tipo de prácticas nunca van a ser seguras por completo. Enviar y recibir mensajes explícitos por internet conlleva siempre un riesgo.

Mucha gente pensará que lo más sensato es simplemente evitar este tipo de práctica y que, si al final estas imágenes salen a la luz, la culpa no será de nadie más que de los que decidieron enviarlas. Un consejo muy poco realista o útil, dicho sea de paso. Mientras uno sea proactivo y tome precauciones para mitigar el riesgo, no tiene por qué haber ningún problema en intercambiar este tipo de contenidos con personas de confianza.

Cabe decir que tampoco hay una solución universal para el sexting seguro. Casi todos los expertos con los que hablé aseguran que no hay una aplicación o un sitio web que sea totalmente fiable para esta práctica.

Para elaborar un buen plan de sexting seguro es necesario trazar un modelo de amenaza, esto es, decidir qué contenido quieres proteger y de quién quieres protegerlo. ¿Te preocupa que se filtren las fotos en las que apareces desnudo o que tu expareja las haga públicas? En función de tus respuestas a preguntas como esta, deberás recurrir a soluciones y aplicaciones distintas.

Antes de entrar en detalles, queremos señalar un par de buenas prácticas que todo el mundo debería adoptar, al margen de cuál sea su modelo de amenaza. También es importante, independientemente de la solución escogida, mantener unos mínimos de seguridad digital. Si quieres un recordatorio sobre cómo escoger la mejor contraseña para tus cuentas, puedes consultar la guía exhaustiva de Motherboard para evitar ciberataques.


Advertencia : si eres menor de edad, no envíes fotos o videos explícitos a nadie bajo ningún concepto. Es muy probable que hacerlo os meta en algún tipo de problema jurídico a ti o al destinatario, incluso aunque el intercambio sea consensuado.


Obtén consentimiento y elabora un plan

Nadie, desde que existe la red de redes, disfruta viendo la foto de una verga no solicitada. Antes de lanzarte a enviar imágenes, asegúrate de que la persona que las va a recibir realmente quiere recibirlas. No basta con que te pongas de acuerdo en intercambiar desnudos, sino que deberías discutir los aspectos digitales de tu acuerdo.

“Es importante establecer las normas de privacidad y seguridad de antemano: cuánto tiempo puedes conservar las imágenes y los historiales del chat, dónde puedes almacenar esa información y quién puede acceder a tus dispositivos”, nos explicó en un mail la experta independiente en ciberseguridad Jessy Irwin.

Asegúrate también de que quedan claras tus expectativas y no des por sentado que el otro seguirá las mismas prácticas que tú sin haberlo hablado. “La comunicación clara y el consentimiento son elementos clave. Si esperas que la otra persona borre las fotos después de verlas, házselo saber y asegúrate de que lo hace”, nos señaló en un mail un tecnólogo de la Electronic Frontier Foundation.

Cuidado con los detalles que permitan identificarte

Antes de enviar contenido explícito, plantéate si quieres que aparezcan detalles como la cara, tatuajes, piercings, marcas de nacimiento, elementos de decoración (un póster de tu cuarto) o tus muebles. Lo más seguro es procurar que no aparezcan en la imagen, en lugar de intentar emborronarlos luego, ya que existen formas de devolver la nitidez a una imagen que haya sido difuminada.

Desconecta los servicios que hacen copias automáticas de seguridad de las fotos

Si usas la Fototeca de iCloud o Google Fotos, debes saber que tus videos e imágenes se sincronizarán automáticamente con una biblioteca alojada en la nube, por lo cual ese contenido no estará solo en tu dispositivo. En circunstancias normales, la función de sincronización es una herramienta muy útil —como cuando pierdes el celular, por ejemplo—.

Pero cuando estás intercambiando contenido sexual, esta función representa un peligro añadido. De hecho, esta característica fue la que permitió a los piratas informáticos robar cientos de imágenes de celebridades desnudas en el famoso ciberataque a iCloud de 2014.

El uso de una clave de acceso en el iPhone, además, dificulta el acceso a su contenido, ya que está encriptado. Sin embargo, Apple tiene acceso total a iCloud porque dispone de todas las claves de encriptación del servicio.

“A no ser que utilices una contraseña con un nivel de seguridad muy alto y hayas configurado un sistema de autenticación en dos pasos, es mejor no utilizar aplicaciones basadas en la nube que te permiten conectarte a ellas desde cualquier dispositivo mediante un simple nombre de usuario y una contraseña”, añadió Irwin.

Para desactivar la sincronización automática en un iPhone, ve a Ajustes > Fotos > Fototeca de iCloud. Allí encontrarás la opción de desactivar la función. En el caso de Google Fotos, ve a Ajustes > Usuarios y cuentas > Sincronización de la cuenta y quita la marca de selección de la cuenta que desees.

Elimina los datos EXIF de tus fotos

Cada vez que tomas una foto con tu celular, se genera una información llamada datos EXIF y que va asociada a cada imagen. Parte de esa información es inofensiva, como la que indica el tipo de cámara que has usado, pero los datos EXIF también revelan la ubicación exacta en la que se hizo esa foto, lo cual podría ser bastante arriesgado si estás enviando imágenes a alguien que no conoces demasiado o si estás cargando fotos explícitas en un sitio web público. Con echar un vistazo a los datos EXIF, una persona podría averiguar fácilmente tu ubicación.

“La gente debe tener presente que existen los datos EXIF, acrónimo en inglés de Exchangeable Image File. Este tipo de información suele almacenarse en las imágenes con extensión JPEG, RAW y TIFF e indica datos de geolocalización (si está activada la opción), la fecha y hora exacta en que se hizo la foto y una serie de datos técnicos”, me explicó Joseph Jerome, abogado que trabaja en el Proyecto de Privacidad y Datos del Centro por la Democracia y la Tecnología.

Afortunadamente, es muy sencillo eliminar esta información de una imagen antes de enviarla. En un iPhone, es necesario disponer de una aplicación de terceros para completar el proceso, como por ejemplo ViewExif. La aplicación es una extensión de iOS, por lo que puede usarse sin necesidad de salir de la aplicación Fotos. Permite borrar los metadatos de la imagen y guardar la nueva versión en la misma aplicación de Fotos.

Muchos sitios de hosting de imágenes de terceros eliminan automáticamente los datos EXIF de las fotos que se suben a sus servidores, pero no está de más que lo hagas tú para asegurarte.

Escoger la aplicación adecuada según tu modelo de amenaza

Este es un aspecto crucial para no llevarte disgustos. Escoge una aplicación que no uses normalmente para comunicarte con tus amigos y familiares. “Para evitar intrusiones, lo más importante es limitar el intercambio de contenido explícito a una sola aplicación”, señaló Irwin.

Si te preocupan los espías pagados por el Estado o los ataques por parte de piratas informáticos, utiliza una aplicación con cifrado de extremo a extremo, es decir, que garantice que solo el emisor y el receptor verán el mensaje. Con este tipo de cifrado, ni los desarrolladores ni el gobierno pueden interceptar o descifrar el contenido de los mensajes.

Una buena opción sería la aplicación de mensajería gratuita Signal, considerada una de las más seguras por los expertos en ciberseguridad. Si nunca antes has usado Signal, existen diversas guías que ofrecen consejos e instrucciones para iniciarse.

Signal pide al usuario un número de teléfono en lugar de un sobrenombre, aunque si no quieres revelar tu número, existen alternativas que te permiten usar un número ficticio.

La aplicación cuenta con una función de destrucción automática de mensajes, con la que puedes determinar cuánto tiempo quieres que permanezca visible el mensaje antes de desaparecer. Para activarla, abre una ventana de chat, toca el nombre del destinatario y activa la opción Disappearing Messages. Una advertencia: borrar los mensajes de tu teléfono móvil no eliminará también los de la versión de escritorio de la aplicación.

Cuando alguien te envía una foto por WhatsApp esta se guarda automáticamente en la galería de imágenes, tanto en Android como en iOS

Existen otras aplicaciones que utilizan códigos de cifrado similares, como Wire.

WhatsApp, que es propiedad de Facebook, también utiliza un cifrado de extremo a extremo, a diferencia de Facebook Messenger, pero no es muy recomendable para el sexting por el simple hecho de que en estos casos, has de ir un paso más allá en cuanto a la protección de tu intimidad.

Cuando alguien te envía una foto por WhatsApp, por ejemplo, esta se guarda automáticamente en la galería de imágenes, tanto en Android como en iOS. En este último sistema, es fácil desactivar la función, pero el proceso resulta más complicado en Android, razón por la que es mejor descartar WhatsApp.

Si bien iMessage también usa cifrado de extremo a extremo, esta aplicación guarda una copia de seguridad de los mensajes en iCloud por omisión, función que permite enviar mensajes desde cualquiera de tus dispositivos. Esta prestación también puede desactivarse, pero en general no es recomendable utilizar ninguna aplicación que requiera algún tipo de configuración para el intercambio seguro de imágenes explícitas. Además, iMessage no dispone de función de eliminación de mensajes.

Protección contra las capturas de pantalla

No importa qué aplicación uses, nunca vas a poder evitar por completo que alguien tome una captura de pantalla o se haga una copia de la foto o el video que le has enviado. Para muchos modelos de amenaza en sexting, las capturas de pantalla y la copia de imágenes o videos constituyen el ataque más habitual del que hay que defenderse.

Quien quisiera podría tomar capturas de pantalla desde su dispositivo, incluso a riesgo de que alguna aplicación notifique al remitente de este hecho. Podrían también usar otro celular o una cámara para tomarle una foto a la imagen. Por último, no hay forma de garantizar que la persona a la que se envía una foto vaya a estar sola en el momento de verla.

No importa qué aplicación uses, nunca vas a poder por completo que alguien tome una captura de pantalla o se haga una copia de la foto o el video que le has enviado

Pese a todo, existe una serie de aplicaciones diseñadas para evitar este tipo de situaciones. El problema de muchas de ellas es que no disponen de una actualización para adaptarse a una nueva característica de iOS 11: la grabación de la pantalla. Como parte de la última actualización de software, recientemente Apple creó una aplicación con la que los usuarios de iPhone y iPad pueden grabar lo que sucede en sus pantallas. Lamentablemente, la mayoría de aplicaciones diseñadas para evitar las capturas de pantalla no han sido actualizadas contra esta nueva prestación.

Snapchat es la única plataforma con función de autoeliminación de mensajes que hemos probado que notifica a los usuarios de que alguien ha grabado sus mensajes mediante la función integrada de grabación de pantalla de iOS 11. Instagram también notifica que se han tomado capturas de pantalla, pero no reconoce las que se han hecho con la ultima función de iOS 11.

Tanto Snapchat como Instagram deberían usarse con cautela para el intercambio de imágenes comprometidas, porque son aplicaciones que muchos usan para hablar con sus amigos, lo que incrementa las posibilidades de enviar una foto explícita a la persona equivocada por error. Pero teniendo especial cuidado con ese aspecto, ambas opciones son perfectamente válidas para evitar las capturas o la grabación de pantalla.

Privates! es otra aplicación con varias medidas de seguridad y funciones para evitar las capturas de pantalla. Sus usuarios pueden optar por hacer desaparecer sus mensajes, requerir que el destinatario toque dos círculos a la vez en la pantalla o que mantengan el dispositivo muy quieto para ver las imágenes.

También permite eliminar un mensaje enviado si el destinatario no lo ha abierto todavía. Las funciones de seguridad de la aplicación se pueden personalizar y configurar individualmente para cada mensaje. Privates! es gratuita y solo está disponible en iOS, aunque tampoco protege contra la grabación de pantalla.

Protección contra ataques que requieren acceso físico

Otra de las preocupaciones que pueden surgir es que alguien (tu hermano o roommate) acceda a tus imágenes sexuales. Si te identificas con este modelo de amenaza, plantéate el uso de una aplicación que solicite una contraseña cada vez que se abra, como Disckreet.

Para acceder a los mensajes en la aplicación, tanto el remitente como el destinatario deben introducir un código de forma simultánea. La aplicación también te notifica si la otra persona toma una captura de pantalla; en tal caso, esa persona no podrá utilizar la aplicación durante diez minutos (aunque no protege contra la grabación de pantalla). Disckreet permite borrar tu cuenta y todo el contenido que hayas subido en cualquier momento, no solo de tu dispositivo, sino también del del destinatario. La aplicación solo está disponible para iOS y tiene un coste de 3.49 euros (unos 78 pesos).

Nota: Ni Privates! ni Disckreet han sido sometidas a las mismas auditorías de seguridad públicas y exhaustivas por las que han pasado otras aplicaciones como Signal o WhatsApp.

En cualquier caso, no uses Telegram para enviar fotos íntimas. Esta aplicación no cuenta con cifrado de extremo a extremo por defecto, y la calidad de su encriptado resulta bastante sospechosa.

“Si hay una aplicación que recomendaría no usar, esa es Telegram. Evita Telegram a TODA costa”, dijo Irwin.

Cómo guardar el contenido de forma segura

Si cuentas con el consentimiento de la otra persona para conservar el contenido que te envía, deberías guardarlo en una carpeta cifrada y protegida con contraseña. De esta forma, si te roban la computadora, nadie tendrá acceso a ellas. Crear una carpeta de este tipo es un proceso bastante sencillo tanto en Mac como en Windows. Ten precaución a la hora de hacer una copia de seguridad de esta carpeta, sobre todo si usas un servicio de hosting cloud como Google, Drive, Dropbox o iCloud.

En un smartphone, se necesita una aplicación para cifrar los archivos mediante contraseña. Existen numerosas opciones disponibles tanto en la Google Play Store como en la Apple App Store. Advertencia: sea cual sea la opción que elijas para cifrar archivos, asegúrate de que no se carguen automáticamente en servicios cloud de terceros. Busca aplicaciones que usen cifrado 256 AES y que sean compatibles con TouchID si usas iOS. Después de haber guardado el contenido, bórralo de la galería de tu cámara.

Qué hacer si has sido víctima de porno de venganza

Si descubres que alguien está divulgando imágenes explícitas tuyas por internet, hay varias cosas que puedes hacer de inmediato para mitigar el daño. En España, la Brigada de Investigación Tecnológica es una división de la Policía Nacional que se dedica a investigar estos casos y a la que se puede acudir para denunciar.

Si las imágenes se están distribuyendo en alguna red social, puedes contactar directamente con esa plataforma. Las grandes redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat, Tumblr o Twitter disponen de directrices para denunciar la publicación de imágenes que violan las condiciones de uso de sus servicios.

En abril, Facebook estableció una serie de herramientas para tratar de frenar la distribución no consentida de imágenes. A partir de ahora, si denuncias que una imagen constituye una forma de “porno de venganza”, los moderadores de la red social la etiquetarán mediante tecnología de coincidencia fotográfica. Si alguien intenta seguir difundiendo dicha imagen, Facebook se lo impedirá y, según afirman, “en la mayoría de los casos” inhabilitará la cuenta de quien haya compartido la imagen.

Seguir el rastro de todos los sitios en los que se puede haber publicado tu imagen puede ser una tarea realmente ardua. Si crees que la situación te sobrepasa, puedes contratar los servicios de empresas que se dedican a retirar imágenes por ti, aunque suelen ser caras.

Antes de denunciar, haz capturas de pantalla de todo lo que puedas, ya que podrían servir como prueba incriminatoria. No hagas capturas únicamente de los mensajes. Si aparecen asociados a tu nombre en un resultado de búsqueda, recoge eso también en la captura. Aporta otra información como solicitudes de amistad, comentarios y mensajes que hayas recibido.

¡Feliz sexting!

Y esto es todo por ahora. Estas directrices no pretenden ser la solución definitiva al problema, sino un punto de partida para quienes quieran compartir imágenes comprometidas por internet con cierta tranquilidad.

Pero repetimos: el sexting seguro al cien por ciento no existe, aunque es posible minimizar los riesgos siguiendo estos consejos.

¡Feliz sexting!

http://ift.tt/2izxHMf

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s