“Teta do”: mi experiencia con la lactancia


A todos los que se interesen por este tema, os cuento que casi sin darme cuenta mi hija va a cumplir dos aÃos y seguimos con la lactancia. Cuando estaba embarazada yo tenÃa claro que querÃa darle el pecho, pero no tenÃa ni idea de cÃmo iba aquello. HabÃa oÃdo que se daba seis meses y yo creÃa que a los seis meses y un dÃa ya comÃan y no mamaban mÃs. Confieso mi ignorancia, para que no piense nadie que lo tenÃa todo programado y planificado.

En la clÃnica donde nacià la niÃa empezaron a darme los malos consejos que me pusieron en el buen camino. Me explico: el pediatra que la vio me dijo que habÃa que darle “lactancia a demanda, nunca antes de cada tres horas”. Una de las comadronas que pasaron me dijo que habÃa que darle “lactancia a demanda, sin sobrepasar nunca las 4 horas sin mamar”. Me llamà la atenciÃn la contradicciÃn fundamental, y desde el principio le di a demanda sin ningÃn tipo de limitaciÃn. Algunas noches se tirà bastantes horas durmiendo, a veces mamaba muchas veces seguidas… Pero crecÃa y engordaba bien, estaba contenta, a mà no me dolÃa nada…

Cuando empecà a oÃr comentarios negativos fue cuando me empecà a informar (gracias CÃrlos GonzÃlez y su libro “un regalo para toda la vida”) y descubrà que lo estaba haciendo bien.

ÂLo mejor de la lactancia para mÃ? Creo que no digo nada nuevo: la comodidad, la facilidad, el vÃnculo, el amor… ÂLo peor? Para mà nada, porque por suerte no he tenido dolores ni molestias ni nada.

Nadie me ha hecho ningÃn tipo de comentario por dar la teta en el parque, en la calle o donde me pillara. Incluso ahora a veces voy a recogerla donde la seÃora que la cuida y parte del camino va en brazos y mamando.

Los comentarios negativos han venido sobre todo de mi suegra (que da ella sola para un libro con sus manÃas persecutorias y taras mentales) y paradÃjicamente de la pediatra que sigue a la niÃa. Por suerte mi marido y yo estamos en el mismo bando y los ignoramos. La pediatra ha empezado a respetarnos porque al final ella misma ve que la niÃa està sana, que es alta, tÃnica y que para nada somos anti-mÃdicos ni anti-vacunas. La niÃa tiene sus vacunas al dÃa (faltarÃa mÃs) y por suerte no ha tenido nada mÃs allà de los mocos y algÃn dÃa de fiebre. Realmente poco en estos dos aÃos.

Somos gente normal (vale, yo soy un poco perroflauta desaliÃada), por eso escribo esto, para compartir el hecho de que dar el pecho de manera “prolongada” (aunque en realidad lo que ocurre es que desgraciadamente se da el pecho de manera “acortada” en nuestra sociedad) es compatible con una vida normal. Nosotros trabajamos los dos, aunque tuvimos la gran suerte de que la niÃa estuvo conmigo hasta casi los ocho meses. No tenemos familia en la ciudad donde vivimos, y nos apaÃamos como podemos.

Asà que aquà queda mi testimonio de una lactancia exitosa, no planificada, y que aÃn dura, no sà por cuÃnto tiempo porque creo que la dejarà destetarse sola.

Para terminar os dejo nuestro diÃlogo estrella: -“teta”. -“Âquieres teta?” -“teta do”. No sea que le vaya a dar sÃlo una.

etiquetas: artículo

» noticia original ()

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s