¿Qué salió mal para los 20 equipos de la NFL que se quedaron sin postemporada?


Doce equipos de la NFL están listos para arrancar la postemporada, todos y cada uno de ellos tienen oportunidades reales de ganar el Super Bowl (excepto Filadelfia). Los fanáticos de los otros 20 equipos no tienen otra cosa más que contar los días para el inicio del draft o rezar para que los equipos que odian no lleguen muy lejos en los playoffs (Filadelfia).

Pero antes de que pases los próximos fines de semana subsistiendo a base de venganza y celos, es importante entender por qué la temporada de tu equipo de mierda terminó. Echamos un vistazo a los 20 equipos que se quedaron cortos para llegar a la postemporada y el porqué de su trágico desenlace.

Qué salió mal con…

Browns de Cleveland (0-16): En 1998, la ciudad de Cleveland recibió como premio una franquicia en expansión de nombre Browns.

Giants de Nueva York (3-13): Ben McAdoo fue nombrado entrenador previo a la temporada 2006, pero no fue este el problema. McAdoo llegó con su traje holgado y llevó a los Giants hacia la postemporada. No es coincidencia que el equipo de Nueva York se haya descarriado en el momento en que alguien le llevó un recipiente con gel para cabello en la temporada baja y le diera un cambio de look al puro estilo del chico malo de los 80. Siguiendo el clásico estilo ochentero, el nerd (Eli Manning) obtuvo lo mejor del chico malo.

Texans de Houston (4-12): No, no fue culpa de Deshaun Watson y su lesión de rodilla durante un entrenamiento a mitad de semana mientras el equipo tenía un récord de 3-4; todo se desmoronó cuando la directiva decidió suplirlo con Tom Savage en lugar de Colin Kaepernick. Cierto, un docena de equipos debieron y pudieron darle un contrato, pero el ataque de los Texans encajaba a la perfección con las habilidades de Kaepernick. Qué se podía esperar de un anciano senil cuya respuesta a las protestas durante la entonación del himno estadounidense fue “no podemos permitir que los reos se apoderen de la prisión”.

Colts de Indianápolis (4-12): La decisión de Andrew Luck de permitir que el Dr. Nick llevara a cabo su cirugía de hombro en enero fue, obviamente, el más grande error.

Buccaneers de Tampa Bay (5-11): Podríamos culpar a la directiva por permitir que las cámaras de HBO grabaran el día a día del equipo para su afamado programa Hard Knocks, pero la verdad es que el debacle del equipo se originó a los patéticos discursos de Jameis Winston para motivar a sus compañeros.

No sabemos qué es peor, que Winston se haya tomado el tiempo para escribir sus discursos o si todo fue una pésima improvisación.

Bears de Chicago (5-11): Permitir que John Fox se quedara un año más después de obtener un récord perdedor de 9-23 en las primeras dos temporadas, cuando los Bears pudieron apostar por Sean McVay, podría atormentar por años a la franquicia. En pocas palabras, el equipo desperdició un año desarrollando a Mitchell Trubisky, quien sin duda tendrá que pasar la próxima temporada memorizando un nuevo ataque.

Jets de Nueva York (5-11): En el draft de 2016, alguien en la sala se levantó y gritó, “¡Tomaremos a Christian Hackenberg como nuestra segunda selección!” Después, alguien más se puso de pie el siguiente año y gritó, “¡Nunca pondremos a Christian Hackenberg a jugar, sin importar lo insignificante que sea el partido!”

Broncos de Denver (5-11): El 17 de marzo de 2016, Peyton Manning anunció su retiro.

49ers de San Francisco (6-10): El 28 de diciembre de 2008, Jed York fue nombrado, por su papi, director ejecutivo del equipo.

Raiders de Oakland (6-10): La pierna fracturada de Derek Carr fue el final de la temporada 2016 de los Raiders, y maldijo esta temporada cuando elogió a un niño de siete años vía Twitter por recolectar basura para que, tal vez algún día, pudiese pagarse la universidad. Carr, quien meses después se convertiría en el jugador mejor pagado de la NFL, quizás un día arranque una fundación para la juventud no privilegiada que tiene la intención de superarse en la vida.


Relacionados: La NFL debe poner un alto a los equipos que ignoren el protocolo de conmociones cerebrales


Dolphins de Miami (6-10): No quiero marear a las personas con el cuento de que Colin Kaepernick fue el salvador que nadie quiso esta temporada y que habría convertido a cualquier equipo por debajo de los .500 en un equipo competitivo, pero cuando los Dolphins optaron por Jay Cutler todo se fue por la borda. Tal vez las cosas habrían salido de la misma forma con Kaepernick, pero fichar a un hombre feliz de subir fotos de su culo a Instagram debió ser la primera señal de alerta.

Bengals de Cincinnati (7-9): El 14 de enero de 2003, los Bengals contrataron a Marvin Lewis como entrenador en jefe.

Redskins de Washington (7-9): En mayo de 1999, Daniel Snyder compró al equipo.

Packers de Green Bay (7-9): El linebacker de los Vikings, Anthony Bar, convirtió la clavícula de Aaron Rodgers en polvo. Los Packers ostentaban un récord de 4-1 en ese entonces. Una segunda razón por la que Green Bay se quedó corto fue la contratación de Mike McCarthy como entrenador, pero esto no aplica para esta temporada.

Cardinals de Arizona (8-8): La temporada de Carson Palmer concluyó cuando se rompió el brazo en la semana 7. Aun así, los Cardinals se las ingeniaron para acumular un récord de 5-4 con Gaine Blabbert y Drew Stanton como mariscales de campo. Quizás se trate del suceso más increíble que nadie recordará.

Cowboys de Dallas (9-7): Es difícil identificar el momento en que todo se esfumó, pero en algún punto entre el final de la temporada pasada y el inicio de esta, Dez Bryant cumplió 50 años. Tuvo 80 yardas por aire toda la temporada mientras estaba lesionado de la rodilla.


Relacionados: La NFL aún no sabe lo que es una atrapada (y nosotros tampoco)


Lions de Detroit (9-7): Los Lions murieron en la semana 3, pero les tomó 13 semanas para que se hiciera oficial. La derrota ante los Falcons —la cual terminó con la anulación de la anotación del gane— fue la diferencia entre el equipo de Detroit con récord de 10-6 y el Detroit de postemporada.

Seahawks de Seattle (9-7): Claramente fue el 9 de noviembre, cuando los Seahawks perdieron a Richard Sherman y Kam Chancellor. Es cierto, este equipo ya tenía problemas en su línea ofensiva, pero habrían sido un equipo de postemporada siempre y cuando la defensa permaneciera sana.

Chargers de Los Ángeles (9-7): Arrancar con el pie izquierdo y sumar cuatro derrotas al hilo es una pésima señal, pero la derrota ante Jacksonville que los dejó en 3-6 fue lo que terminó por matarlos.

Ravens de Baltimore (9-7): Creo que fue en cuarta oportunidad y 12 en la yarda 49 de los Ravens cuando Andy Dalton lanzó un pase de anotación a Tyler Boyd para poner a los Bengals 31-27 con 44 segundos de juego en la última semana de la temporada regular. Los Ravens lograron algo mucho más extraordinario que llegar a los playoffs: permitieron que el mundo pudiera mencionar positivamente a los Bengals y Bills cuando se habla de la postemporada.

http://ift.tt/2CDphfw

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s