Rivochela y otras drogas legales para fiestear sin problemas con la ley


“Había utilizado Ritalin durante dos o tres meses para concentrarme más y terminar varios proyectos que tenía en puerta. Durante ese tiempo noté que no me sentía cansado en las noches, que podía salir de after y al día siguiente seguir trabajando sin problema. Un día iba a un concierto con un amigo y decidimos usar una pastilla de Ritalin cada uno y tomarnos un six de cervezas. Una hora después empecé a sentir el efecto estimulante y una gran claridad mental para platicar. Este efecto duró más de cuatro horas, tal vez cinco. Durante todo el concierto bebimos más y sentía que los efectos de la peda eran leves. El efecto del Ritalin, durante algunos lapsos de tiempo, era fuerte y parecido al que puedes llegar a sentir con el MDMA o speed cuando van subiendo”. —Testimonio de Daria, 25 años, sobre los efectos del Ritalin, un psicoestimulante nootrópico, cuyo componente principal es el metilfenidato.

Aunque los medicamentos para tratar patologías psicológicas y psiquiátricas se crearon con fines terapéuticos, también es común que sean utilizados de forma recreativa en fiestas, festivales y conciertos. Conocer las dosis y efectos de cualquier tipo de medicamentos ayuda a decidir mejor qué cantidad de sustancia usar si se quiere ir de fiesta o incluso utilizarse para mejorar el rendimiento laboral.

Son muchos los factores que influyen en los efectos que tienen los diferentes fármacos en cada persona, por lo que existen muchos mitos sobre los efectos y las dosis. Aquí abordaremos tres tipos de sustancias de uso farmacéutico catalogadas dependiendo su efecto. 1. Sustancias con efecto depresor: estas a su vez se dividen en análogos opioides —como Analfin (Morfina)— y benzodiazepinas utilizadas como ansiolíticos —como el Xanax (Alprazolam) y Rivotril (Clonazepam)—. 2. Sustancias con efectos antidepresivos, como el Prozac (Fluoxetina). 3. Sustancias con efectos estimulantes: estas a su vez se dividen en estimulantes como Ritalin (Metilfenidato) y nootrópicos como el Modafinilo.

Si vas a experimentar, lo mejor es evitar mezclar estos medicamentos psiquiátricos con alcohol, ya que es muy fácil perder la noción de lo que pasa, sentir malestar estomacal y náuseas. Además estos fármacos modifican los procesos neurológicos de maneras imprevistas. Cuando vayas a usar alguna de estas sustancias, es bueno rodearte de personas de confianza, además de investigar y conocer sobre la sustancia, la presentación y sus implicaciones.

Efectos Depresores

“Llegué con un six y Randy nos recibió con la noticia de tener gotas de Rivotril. Dicen que aunque sea para dormir, si te tomas unas chelas y unas gotas, te levanta. En la boca de la botella pusimos 3 gotas, rivochela! Preparamos tres más, pero a la última le agregaron 5 gotas directo a la cerveza. La verdad el efecto no fue tan fuerte, sí percibía más lenta la realidad, pero tanto como la he percibido con la weed y varias chelas”. —Testimonio de Joe, 28 años, sobre los efectos del Rivotril, un sedante benzodiazepínico hecho a base de Clonazepam.

Los opiáceos, a pesar de lo que se puede pensar por sus potentes efectos depresores, también llegan a ser utilizados de forma recreativa. Sin embargo, estos medicamentos no son recomendables para espacios de fiesta, ya que con la mezcla del alcohol pueden favorecer a los efectos depresores y provocar un problema de salud.

Las sustancias de uso médico como las benzodiazepinas (diazepam, lorazepam y midazolam) son parte de 20ª Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS, y son consideradas como medicamentos eficaces y seguros que deben proveer los servicios de salud pero al mismo tiempo contrarrestar su uso recreativo y el uso problemático. Estas son utilizadas para tratar trastornos de ansiedad, insomnio y convulsiones. Además se clasifican por sus efectos ansiolíticos, sedantes o hipnóticos, anticonvulsivos y miorrelajantes (relajación muscular), ya que estos efectos pueden aparecer en cada tipo de benzodiazepina en proporciones diferentes.

Las benzodiacepinas tienen efectos relacionados con la disminución del miedo, ansiedad, y en ciertas dosis pueden producir euforia. Debido a esto su uso recreativo ha ido en aumento desde hace años. Sin embargo, también existe riesgos asociados al uso y sobredosificación de estos medicamentos que puede comenzar con somnolencia y fatiga, hasta problemas de salud más graves, como caer en coma. Por otro lado, las benzos son las sustancias que más se utilizan en los intentos de suicidio y están asociadas a las muertes por sobredosis a nivel mundial.

En el World Drug Report 2013, México se ubica entre los países con prevalencias más altas de consumo de tranquilizantes y sedantes, con una prevalencia anual en la población general del 7.8 por ciento. Por otra parte, la Encuesta Nacional de Adicciones 2008 reporta que no es un problema importante el uso de medicamentos sin prescripción; sin embargo, se observa que el uso va en aumento.

Efectos Antidepresivos

“Es una pastilla que toma este dude. Dicen que con una pastilla y media chela te pega. Nos comimos una pastilla completa y fuimos al evento en la Roma. Desde antes de llegar ya sentía que el efecto iba a estar bien fuerte. No había tomado ni un chupe. Sentí un levantón como el que te da con la cocaína, pero que duró más tiempo y que no me dio el rush de ansiedad que da el perico. Empecé a chupar y sentí que el efecto del Prozac había acabado. No había estado mal, me sentía tipsy desde antes de estarlo y me levantó un rato. Un día después encontré las otras dos pastillas que había agarrado, me comí una más. Dicen que cinco minutos después de eso, me quedé dormido en un sillón por 6 horas, hasta que alguien me llevó a una cama y estuve ahí otras ocho”. —Testimonio de María, 21 años, sobre los efectos del Prozac, antidepresivo a base de Fluoxetina.

Otro grupo son los antidepresivos. Existen muchas variaciones de estos medicamentos, pero los más utilizados son los que funcionan a partir de la Inhibición Selectiva de la Recaptación de Serotonina (ISRS). El más conocido es Prozac que se utiliza para tratar el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), la depresión moderada a severa, trastornos de pánico estrés postraumático y trastornos alimentarios. Cuando es recetado, los efectos pueden ser notados después de la primera semana de consumo; cuando es tomado diariamente los efectos son percibidos en su totalidad después de la cuarta semana.

Este medicamento ha generado controversia por los efectos secundarios como boca seca, ansiedad, insomnio, dolor de cabeza, náuseas, inquietud y problemas sexuales. Pueden aparecer otros síntomas como fiebre, sudoración fría, hambre, diarrea, visión borrosa, en estos casos se recomienda suspender la medicación y acudir a un servicio médico.

Efectos Estimulantes

“Regresamos a casa de mi novia los mismos cinco intensos que decidimos ir a buscar un after sin encontrarlo. El amigo de esta morra nos dijo que tenía una caja de Adderall en su casa, y que fuéramos por ella. De todas maneras, no íbamos a dormir después de las pastillas que habíamos probamos y eran las 6AM. Fuimos-volvimos, pero antes de volver nos comimos la cápsula, creyendo que no nos iba a pegar tan fuerte. Estuvimos puestos 12 horas más. El Adderall incrementó el efecto estimulante. Bailamos escuchando a Max Cooper por 6 horas, y sudé como nunca. Durante un buen rato sentí una taquicardia intensa, pero no fue grave. Estuve puesto hasta las 7 de la noche, pero pude dormir hasta las 12:00 del siguiente día”. —Testimonio de Ernie, 22 años, sobre los efectos de Adderall, estimulante de tipo anfetamínico con base en levoanfetamina-dextroanfetamina.

Otro tipo de fármacos utilizados en espacios de fiesta y vida nocturna son los psicoestimulantes tipo anfetamínicos. Generalmente producen efectos como el aumento de energía, hiperestimulación física y psicológica, además de generar una mayor productividad y mejorar la concentración en la persona que lo usa. Estos efectos son las más buscados y utilizados en terapias para algunos trastornos mentales y son recetados para tratar el déficit de atención.

En México, las dependencias gubernamentales de control de medicamentos sitúa a la mayoría de los productos de estos dos grupos de fármacos en la Clase II. Esta clasificación los engloba dentro de los conocidos ‘medicamentos controlados’, lo que significa que sólo pueden ser vendidos o adquiridos con una receta y en un establecimiento con los permisos correspondientes.

En dosis altas pueden llegar a ocasionar contracciones musculares, como bruxismo (tensión en la mándibula) o temblores; sin embargo, estos efectos no deseados son característicos de los estimulantes de menor intensidad, como el Ritalin (metilfenidato). Psicológicamente, estos medicamentos generan una claridad mental que ayuda a la concentración y a mantener la atención. La memoria no mejora necesariamente, por lo que el trabajo realizado puede ser difícil de recordar bajo los efectos de éstas al terminar su efecto.

No es recomendable mezclar sustancias estimulantes como Ritalin, cocaína, MDMA o metanfetamina, ya que con la combinación de diferentes estimulantes el riesgo de padecer un problema cardiovascular es muy alto. Además es difícil sentir el efecto particular de cada una de las sustancias. Por otra parte, los efectos se potencializan y pueden aparecer efectos no deseados como temblores, bruxismo o hasta un paro cardiaco.

Por otra parte, también existe el grupo de medicamentos psicotrópicos estimulantes no controlados. Estos son clasificados como sustancias de clase IV, bajo potencial de abuso y un gran uso médico. Actualmente, se realiza una extensa investigación biomédica y farmacéutica a nivel mundial sobre estos medicamentos, como el modafinilo, que es utilizado en el tratamiento de la narcolepsia y TDAH. Su mecanismo de acción aún no ha quedado claro, ya que a diferencia del Ritalin o Adderall no produce un efecto de euforia. El efecto secundario más reportado es el insomnio, aunque es un efecto esperado al ser un tratamiento para la narcolepsia.

La Reducción de Riesgos y Daños tiene la finalidad de minimizar, reducir o eliminar por completo los daños e impactos negativos de las sustancias psicoactivas y las prácticas culturales asociadas al uso de sustancias, tanto legales como ilegales. Además, permite tratar a las sustancias psicoactivas desde una mirada neutral a favor de la información basada en evidencia científica y en el respeto a los derechos humanos de las personas usuarias.

Los accidentes por las combinaciones con otras drogas son comunes en las personas usuarias de sustancias psicoactivas. Por esto es importante recordar que, a pesar de tratarse de sustancias de uso farmacéutico, cada una tiene fines terapéuticos, efectos, orígenes, y riesgos distintos, por lo que es recomendable conocerlos antes de consumirlos.

Fany y Miguel forman parte del Programa de Análisis de Sustancias de ReverdeSer Colectivo. Para más información visita su página de Facebook o síguelos en Instagram.

http://ift.tt/2shSUhV

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s