El artículo 525 esta bien


Se echan de menos los tiempos en los que los comentarios de los hilos servÃan para enriquecer la informaciÃn del enlace, cuando los foros eran sitios tranquilos donde se creaba contenido interesante y se resolvÃan problemas. Ahora en cambio son una fuente de problemas y apilan cantidades astronÃmicas de basura, porque en algÃn momento llegaron los trolls, los hackers, los box, los sofpapers y todos esos sofistas de gran parrafada e ignotos palabros para infestarlos de insultos, persecuciones polÃticas y filosofÃa de baratillo y los convirtieron en una jaula de grillos donde la gente se cree con derecho a decir cosas y ataca cualquier cosa que dice la gente. Abundan los crÃticos tÃxicos que nos enojan, persiguen opiniones y oprimen a los que quieren publicar ideas constructivas, ya no se puede enviar un comentario para, por ejemplo corregir a alguien, sin sentir congoja por la que nos va a caer encima. SerÃa genial volver a los buenos viejos tiempos, acabar con las gansadas, el cuÃadismo faltÃn y el comisariado de la correcciÃn polÃtica y dejar los comentarios de las redes y foros para los sabios y los especialistas, personas formadas que nos aportan conocimientos porque verdaderamente saben de sus cosas.

El artÃculo 525 #1 puede ser una soluciÃn a nuestro problema si lo utilizamos para el bien, porque en realidad ese artÃculo sirve para disuadir de atacar todas las ideas del universo, ya que se pueden ver ofendidos los sentimientos religiosos de los panteÃstas. Ocurre que parece que se lo han apropiado los catÃlicos, pero de hecho es una ley universal. De momento ningÃn panteÃsta se ha decidido a utilizar esta ley para denunciar a los que se metieron en alguna ocasiÃn con sus ideas mÃs sagradas, que resultan ser todas las ideas. Los panteÃstas son unos blandengues. Pero no hay que esperar a que ellos reaccionen, podemos usar el artÃculo 525 doblemente bien: protegiendo los sentimientos de esos timoratos a la vez que defendemos nuestras ideas y apaciguamos Internet. De modo que cuando atacan el comunismo, ya no hace falta argumentar lo parecido que es a una religiÃn, porque el comunismo es DIOS porque es parte del universo. Cuando atacan al carlismo, pues igual, el carlismo tambiÃn es DIOS porque forma parte, mÃs o menos, de este universo, y asà con todo, porque todo es sagrado ÂGracias a leguleyos catÃlicos y a los panteÃstas podrÃamos hacernos con la herramienta de pacificaciÃn definitiva que necesita Internet!

etiquetas: artículo

» noticia original ()

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s