Si no tienes sexo mañanero, te estás perdiendo de mucho


El sueño y el sexo están tan vinculados en nuestras mentes que de alguna manera es aceptable decir que “te acostaste con alguien” incluso en un baño de Burger King. Otros vínculos entre el sueño y el sexo: se ha demostrado que tener una buena cantidad y calidad de los dos es una bendición para la mente, el cuerpo y el espíritu; todos tenemos una posición favorita y los dos actos muchas veces se hacen en una cama.

Este último hecho significa que para el 76 por ciento de los estadounidenses que trabajan fuera de casa y no se pueden aventar un rapidín en la tarde, tener sexo suele ser lo último que hacen antes de dormir o lo primero que hacen cuando se despiertan. Si combinas la practicidad de que tu pareja esté desnuda y de que tienes acceso rápido para tener relaciones sexuales antes o después de dormir, todo tiene sentido. La cuestión es que uno de estos intervalos de tiempo es mucho más propicio para tener relaciones sexuales óptimas y no es el que la mayoría de la gente prefiere.

“Alrededor del 70 por ciento de las personas tienen relaciones sexuales entre las 10:30 y las 11:30 de la noche”, dice Michael Breus, psicólogo clínico y autor de The Power of When (El poder del cuándo). Breus, quien se hace llamar “The Sleep Doctor” (El doctor del sueño), explica que para tener un encuentro sexual óptimo, las hormonas como la testosterona y la adrenalina, así como el estrógeno y la progesterona (en las mujeres) deben elevarse mientras que la melatonina, la hormona que controla el sueño y los ciclos de activación, debe estar baja.

“Te voy a dar una pista de cómo es tu perfil hormonal a las 10:30 de la noche”, dice. “El peor momento para tener relaciones sexuales es antes de dormir. Punto”.


Relacionados: Algunas personas nos cuentan sus sueños eróticos más intensos


Durante mucho tiempo pensé lo mismo y no por los niveles de hormonas que fluyen o disminuyen en mí o en mi pareja. Simplemente creo que la combinación de un trago, una cena, una botella de vino y lo que nos han enseñado que está mal ver socialmente, tiende a debilitar el entusiasmo por el sexo y al mismo tiempo disminuyen el rendimiento y las sensaciones.

A pesar de ir en contra de la manera en que las citas proceden normalmente, por suerte mi favorita siempre ha sido “Primero coger, luego comer y tomar y después ver Netflix” y también la de casi todas las parejas con las que he estado.

Hacerlo en la mañana es lo mejor, en parte, porque a esta hora del día la melatonina está baja mientras que todas las otras hormonas están activas, sostiene Breus. Pero hay una razón secundaria por la que él recomienda tener sexo cuando canta el gallo: te pondrá de muy buen humor para enfrentarte al resto del día.

“Una de las cosas que vemos es que la gente se siente más tranquila después del orgasmo”, dice Breus, sugiriendo que manejar enojado, o discutir con alguien del trabajo o con tu jefe sería menos probable si lo primero que haces es tener sexo. En pocas palabras, una cogida mañanera mejorará la probabilidad de tener un gran día.

Un estudio de 2010 en PNAS (revista científica) que encontró que el sexo reduce el estrés al inhibir las respuestas de ansiedad en el cerebro y mejora el estado de ánimo, respalda esta idea. Eso tiene mucho que ver con el hecho de que un orgasmo, ya sea autoinducido o por la pareja, libera oxitocina. El químico para sentirse bien muchas veces descrito como “la droga para acurrucarse” tiene muchos otros efectos; estimula el apego; reduce los antojos de drogas y alcohol; mejora las habilidades sociales; y fomenta sentimientos de generosidad. Otro estudio incluso encontró que un golpe de oxitocina en los hombres amplifica los recuerdos que tienen de sus madres. Ya lo que sientan las madres por esas llamadas eufóricas en las mañanas es otra historia.

Sin embargo, la oxitocina junto con la serotonina y la norepinefrina, que también se liberan durante el orgasmo, tienen otro efecto que parece estar en desacuerdo con el sexo mañanero. En pocas palabras, el orgasmo te da sueño. Puedo dar fe de esto porque desde que investigué sobre la buena higiene del sueño hace algunas semanas, hice que el sexo a las 11:30 de la noche no fuera una opción en mi vida y ahora duermo como bebé.

“Eso sólo funciona para los hombres”, dice Breus. “Los datos para las mujeres sugieren lo contrario: que las mujeres se excitan más y están más alertas después del orgasmo, en especial por la noche”. Podrías pensar que esto significa que muchas mujeres preferirían tener sexo en la mañana, pero un estudio de la Universidad de Varsovia sugiere lo contrario: la mayoría de las mujeres prefieren tener sexo después de las 6 p.m.

Y ya que para los hombres el sexo mañanero produce somnolencia, me pregunté si correría el riesgo de hacerme sentir más tentado a posponer la alarma para despertarme. Sin embargo, Breus explica que, si bien una cogida antes del desayuno puede hacer que un hombre se sienta con sueño, una taza de café y un poco de sol son más que suficientes para volver a despertar.

“En realidad, para los hombres es muy fácil superar cualquier nivel de somnolencia después del orgasmo. Por otro lado, para las mujeres es muy difícil superar el estado de alerta después del orgasmo y les cuesta trabajo dormir”, dice, fortaleciendo aún más su argumento sobre el sexo en la mañana.

Personalmente, siempre he sido fan del sexo mañanero, sobre todo porque muchas veces estoy totalmente preparado para el acto. Sin embargo, la mujer con la que he estado saliendo los últimos meses, tiene un hijo y trabajo, y casi siempre se va antes de que amanezca, lo que significa que el sexo mañanero es más un placer que algo que pase regularmente.

Ella me ha dicho que el sexo en la mañana mejora su estado de ánimo todo el día, y por esta razón, entre otras, siempre ha tenido mi consentimiento para aprovecharse de mi erección involuntaria antes de que amanezca. Pero desde que platiqué con Breus, le dije que se asegure de que estoy completamente consciente para tener sexo, para que yo también pueda obtener los beneficios. Yo digo que es un experimento de una semana.


Relacionados: Esto es lo que en realidad significan tus sueños sexuales


El sexo es una de las pocas razones por las que aceptaría que me despertaran a las 6:30 a.m., pero después de un error el primer día, puse una alarma 30 minutos antes para poder tomarme dos tazas de café y lavarme los dientes antes de follar.

El sexo en sí siempre ha sido en mi experiencia como el sexo mañanero; Íntimo, sensual, conmovedor, tierno y sin la pasión o la agilidad que a veces son los pilares de nuestros encuentros nocturnos. Mi novia sólo se queda a dormir algunas noches a la semana, pero de cualquier forma yo tuve un orgasmo dentro de los 45 minutos después de despertarme. También noté que mis días eran mucho más armoniosos y pacíficos, sobre todo los días que mi novia se quedaba a dormir, y no pude arreglar el asunto yo solo.

A pesar de los descubrimientos del estudio polaco, mi novia también descubrió que tener un orgasmo antes de acostarse le ayudaba a dormirse más rápido, especialmente cuando lo hacía parte de un ritual nocturno, inspirado en el hygge. “Los días que empiezan con sexo son días más felices para mí”, dice ella. “Tener sexo cuando llego a casa del trabajo también es bueno porque tienes más energía y hace que nuestra plática durante la cena sea más profunda”.

“¿Pero tú cuál escogerías?” le pregunté.

“Antes de dormir”, respondió, haciendo una pausa. “¿Pero por qué tengo que elegir?”

http://ift.tt/2soFf8F

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s