Soy virgen, tengo 29 años y estoy embarazada


Si las películas para adolescentes (o las de Steve Carell) nos han enseñado algo sobre la virginidad, es que esa etiqueta conlleva mucho peso. Esperamos que los vírgenes después de cierta edad vivan con muchísima pena y angustia; no quieren que sepamos su secreto y están desesperados por acabar con su sequía.

En comparación con otros vírgenes de 29 años, Lauren parece estar tranquila con la etiqueta. No lo hace público para que el mundo lo sepa, pero no tiene prisas para coger tampoco. De hecho, está bastante tranquila con la idea de vivir su vida entera sin tener sexo. Parte de esto viene de crecer con un trastorno en una glándula que afecta su producción de hormonas, pero también en parte porque le vale pito.

En su comunidad profundamente religiosa de Manitoba, fue esta actitud que la empujó a encontrar un donador de esperma y convertirse en madre soltera (contra los consejos de sus doctores y amigos). Ha sido el boleto de Lauren para escapar del mundo de las citas, donde ella dice que las apps permiten que los tipos actúen peor que en la vida real.

“La gente dice cosas horribles”, le dijo a VICE. “Me acuerdo cuando tenía una cuenta en una página de citas que el primer comentario que recibí fue, ‘¿Quieres venir a sentarte en mi cara?’ Primero, ¿eso le sirve a alguien? Segundo, no gracias. La gente así no hace que me den ganas”.

VICE se reunió con Lauren para hablar hormonas de embarazo y el tipo de FOMO (el miedo a perderse de algo) que surge cuando juras no coger durante toda tu vida. (Para que lo sepan, su bebé nacerá en junio, y está tomando inspiración para el nombre de Game of Thrones).


Relacionados: Cómo es ser virgen a los 40


VICE: ¿Recuerdas haberte sentido diferente cuando eras pequeña?
Lauren: Siempre supe que era diferente, desde el principio. Nací con hipopituitarismo, lo cual significa que mi glándula pituitaria no está bien formada. No manda los mensajes hormonales correctos a las otras glándulas del cuerpo, como a la glándula suprarrenal o los ovarios. Por eso tengo que tomar hormonas para mantener un balance. Lo he tenido bajo control por 29 años, así que ya no es un problema. Pero obviamente era muy diferente porque estaba tomando pastillas para la tiroides y una inyección de hormonas de crecimiento todos los días.

Por mi glándula pituitaria, mi pubertad empezó muy tarde. No la hubiera tenido sin niveles mayores de estrógeno. La verdad sólo empecé el tratamiento porque se burlaban de mí por tener el pecho muy plano, mientras que todas mis amigas ya les estaban creciendo los senos y todo lo demás. Fue terrible, porque me forzó a hacer algo de lo que yo no me sentía preparada para hacer.

¿Fue difícil no pasar por la pubertad como tus amigas? ¿Eran crueles los niños?
En la secundaria pasó lo peor. Me molestaban por tener el pecho muy plano o por tener dientes chuecos. Los niños se fijaban en todo lo que fuera diferente. Muchas de esas burlas me han producido ansiedad hasta hoy. Mi vida empezó a mejorar cuando me empecé a lucir como todos los demás. Y me cambié de una secundaria de 100 personas a una prepa con 1,500, con más de 500 en mi clase. Era muy fácil esconderme y mezclarme con un grupo diferente.

La cosa más difícil fue embarazarme. En un inicio mi endocrinólogo me dijo que nunca iba a suceder, que necesitaría una donadora de óvulos y gastar decenas de miles de dólares en una fertilización in vitro. Me sentí muy mal. Pero me puso en contacto con una clínica de fertilidad de todas formas. Pasé un año entero en la lista de espera, pensando que nunca iba a ocurrir, y después de una cita de cinco minutos con un experto de fertilidad todo cambió.

Me impresiona mucho tu falta de curiosidad respecto al sexo. ¿Sientes que te estás perdiendo de algo?
Desde que estoy embarazada ha habido un par de momentos donde he sentido que tal vez sería bueno tener a alguien para eso: alguien con quien salir y coger… A veces, por curiosidad, pienso que tal vez podría probar un ligue casual, pero ese sentimiento pasa muy rápido y me doy cuenta que no estoy actuando como usualmente lo haría.

Si tuvieras que poner a prueba esos sentimientos, ¿cómo sería tu cita ideal? ¿Una cena? ¿Netflix?
La mejor situación sería que lo hiciera con alguien de confianza. Sin una cena ni nada así. Sólo para probar cómo es el sexo. Siento que me daría miedo si hubiera mucha anticipación. Soy una persona bastante ansiosa, entonces siento que si fuera a cenar con alguien, estaría pensando en razones por las cuales no me gusta, o convenciéndome de no hacerlo.

Has dicho que no le encuentras el sentido a salir con otras personas. ¿Puedes contarnos más sobre eso?
No sé. He probado las citas algunas veces. Tuve un novio en primero de prepa y nos tomábamos de las manos y cosas así. Acordamos mutuamente que no estaba funcionando. No pienso mal de las personas con las que he salido, sólo no es lo mío. Hasta he probado las páginas de citas. No me parece que valga la pena. La última cita que tuve fue en la Navidad del año pasado. Una amiga me quería presentar a su hermano. Hoy en día, nada hago lo que quiero, sola. No tener que preocuparte por nadie es más fácil.

¿Y te atraen los besos?
Me han besado, con mucha incomodidad. No es algo que quiera revivir.

¿Te masturbas?
Lo probé alguna vez y no me gusto mucho. Nunca lo volví a hacer.


Relacionados: Los vírgenes de la Ciudad de México


¿Qué piensan tus amigos? ¿Hay mucha gente que lo sepa?
No era algo tan importante en el grupo de amigos con los que crecí, lo cuál está bien, porque no me sentí presionada a hacer cosas que no quería. Actualmente hablo más sobre su vida sexual que la mía. No es que no me apoyen, sólo siento que si no saco el tema, tampoco me van a preguntar.

Es difícil decir quién lo sabe. Vivo en una comunidad pequeñas y religiosa, es muy menonita. Se ha vuelto un poco más progresivos, pero hasta hace un par de años era un pueblo muy conservador. Entonces no es algo de lo que hablarías abiertamente. La gente sabe que estoy soltera y que voy a tener una hija por mi cuenta. Pero no necesariamente saben que soy virgen.

¿Quieres ser mamá por razones religiosas?
Hago muchos bromas, pero básicamente así les pinto el dedo a todos los que me dijeron que no lo podía hacer porque no estoy casada. Es lo opuesto a una razón religiosa. Si me dices que no puedo hacer algo, es justo lo que voy a hacer.

¿Hay algo que la gente que sí ha tenido relaciones sexuales pueda aprender de tu situación?
Creo que se trata mucho sobre conocerte a ti mismo. Cuanto más te conoces, más cómodo estás con las elecciones que haces. Sé con qué estoy cómoda, sé lo que quiero. La gente siempre dice que tomes tiempo para amarte a ti mismo. Suena a cliché, pero esa es lo mejor que puedes hacer. Una vez que entiendes lo que quieres, ¿qué importan las opiniones de los demás?

¿Crees que algún día cambiarás de idea? ¿Que tal vez te despiertes a los 35 y decidas que lo vas a hacer?
Siento que sería horrible. Sólo pensar que tengo 30 y decirle a alguien que soy virgen a esa edad sería como un episodio de Seinfeld. Sería muy vergonzoso. Después de cierto punto, si en serio quisiera ligar con alguien no creo que mencionaría la parte de ser virgen… Tal vez lo lamentaré en diez años. Quién sabe.

Follow Sarah Berman on Twitter.

http://ift.tt/2F0iR8n

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s