Les preguntamos a los jóvenes por qué eligen el poliamor


Mientras muchas parejas se prepararon para plegarse a los festejos de día de los enamorados, algunos jóvenes en Argentina comienzon a cuestionar el ideal del amor romántico y hablaron del poliamor. Con origen en el activismo y las teorías queer, el poliamor llegó para mover las estructuras del amor monogámico tradicional. Cuestiona la idea de que solo se puede amar a una persona y para siempre. El amor se siente y no se puede dominar. No niega la monogamia pero sí rompe con el mandato de que es la única forma de amar. Si el amor romántico es una de las bases del sistema capitalista que jerarquiza al hombre por encima de la mujer, distribuye roles, construye y sostiene estereotipos y reduce a las personas a objetos ¿es posible amar de otra manera? ¿no es acaso el poliamor una forma de disfrazar la falta de compromiso hacia el otro? ¿se puede construir relaciones sexoafectivas y de amor verdadero entre más de dos personas?


Relacionados: “Tendría más sexo”: Personas en relaciones nos cuentan qué harían si fueran solteros


Para deconstruir ciertos conceptos, entender qué es el poliamor y a qué se le llama amor románticohablamos con jóvenes que se encuentran en la búsqueda de una relación poliamorosa y que, habiendo transitado por relaciones monogámicas, eligen otras formas de relacionarse afectivamente:

Retrato de Lux. Foto por Claudia Bordignon

Lux Moreno, 31 años, Profesora de Filosofía y activista gorda

VICE: ¿Qué es el Poliamor?

Lux: El poliamor llega a la Argentina aproximadamente en 2015 por las organizaciones que militan el amor libre. Es una forma de enfrentar al amor romántico: monogámico, heterosexual, representado por parejas de clase media-alta y cuyo mandato es que el amor todo lo puede. La heteronormatividad tiene un régimen político que organiza los afectos, la vida, la propiedad y que jerarquiza en base a los géneros priorizando al hombre. El poliamor es una relación amorosa, romántica, de un romanticismo deconstruido y reconstruido. Es el amor de amantes donde no hay una presión de lo que debe ser, no existe esa estandarización como en el amor romántico. Y no es monogámico.

¿Estuviste en relaciones de pareja monogámicas tradicionales?

Estuve en una relación de pareja monogámica, heterosexual, de muchos años con el proyecto de vida de familia, con hijos, la casa, el perro. Cuando empecé a militar en el activismo gordo (en contra de los estereotipos corporales) empecé por casa y se llevó puesto todo lo demás. De repente me dije hay más opcionesy empecé a transitar un camino distinto, más pansexual. El poliamor no plantea que todo sea de una manera. Reconoce que existen diversas formas de relaciones afectivas y podés elegir una pareja poliamorosa o monogámica pero no tradicional, te cuestionás ciertas cosas del amor romántico.

¿Estás o estuviste en una relación poliamorosa?

Después caí en esa situación del poliamor. Y me dije y bueh, vamos a probar. La relación fracasó porque mi compañero de ese momento no blanqueó la situación con sus otras dos compañeras. Ellas pensaban que yo era una amiga nada más. Me pasaron las trampas liberales: te encontrás con giles porque todo es una chotada. Transitamos la era de la chota como decadencia afectiva. Los giles son los que te pintan una cosa pero la relación tiene el tufillo de la monogamia, ese tufillo asqueroso a las mismas actitudes con un sombrero nuevo. Entonces, se reproduce lo mismo que cuestionás en la relación monogámica: el tipo tiene la mujer presentable y las putas. No es poliamor si todo se reduce a la pareja oficial y las o los amantes.

Retrato de Matías. Foto por Claudia Bordignon

Matías Soich, 33 años, Licenciado en Filosofía, activista de disidencias sexuales

VICE: ¿Qué es el amor romántico y por qué es cuestionado por el poliamor?

Matías: El amor romántico es una de las formas de afectividades hegemónicas con las que se aplican las políticas afectivas. Es decir, existe un régimen que controla y representa las afectividades en una forma, es un régimen solidario con unos en detrimento de otros. Tiene una estructura económica dentro de un sistema de consumo. Con la democratización de las afectividades aparecen los cuestionamientos de las disidencias sexuales al orden monogámico y surge el poliamor.

¿La esencia del poliamor está en la cantidad de compañeros sexuales?

Polisignifica muchospero el poliamor no tiene que ver con mantener relaciones sexuales con muchas personas. Es multiplicidad pero también es estar abiertos a otras formas de amar. Tiene que ver con el cuidado del otro. El problema son las jerarquizaciones que encubren la falta de cuidado. Es algo que hay que hablar con el otro, que sea un vínculo sincero. Por eso mi lema es:gil es el que no se banca el encuentro. Hay que abrirse a lo que suceda, a lo inesperado. Lograr el encuentro a pesar de la incertidumbre, es lo lindo de la vida.


Relacionados: Esvásticas y calzones usados: Recuerdos de seres amados imposibles de tirar


¿Qué pensás de las aplicaciones y redes sociales diseñadas para conseguir pareja?

En general, son la carnicería del amor. Es la búsqueda de la eficiencia donde no hay tiempo que perder. Usé una aplicación para conocer un chico pero a pesar de haber sido honesto acerca de mi pensamiento, cuando llegó el momento de conocernos, me confesó que estaba en una relación abierta. Eso tampoco es poliamor, debió ser sincero desde el principio como lo fuí yo. Opté por no conocerlo.

¿Qué se celebra el 14 de febrero para vos?

El día de San Valentín es como el balance que te hacés a fin de año. Se ponen en juego todas las normatividades para saber por qué estás o no en pareja, si sos o no merecedor: ¿cumplo con los estándares de belleza? ¿elegí el boliche o la aplicación adecuada? ¿cumplo los estereotipos corporales?

Retrato de Martina. Foto por Claudia Bordignon

Martina Córdoba Ansardi, 35 años, bailarina y estudiante de Dirección de Teatro

VICE: ¿Por qué elegís el poliamor?

Martina: Elijo el poliamor porque me hizo daño crecer con la idea de la monogamia como única forma de amor de pareja. Esto llevó a que fracasaran las dos relaciones monogámicas más estables que tuve. La primera duró tres años. Su fracaso tuvo que ver con la posesividad en la pareja y custodiar lo que hace el otro con su cuerpo. Acaté ese mandato y controlé a mi compañero, reproduje celos, fue recíproco. La segunda experiencia me llevó a un divorcio, me hizo ver que la monogamia, más allá del amor que sientas por el otro, tiende a ser hipócrita. El deseo y el devenir de la pareja cambió y eso no se condecía con lo que plantea la monogamia. El poliamor no implica no comprometerse, sino al contrario: comprometerse en relaciones honestas, sacarse la careta.

¿Qué implica para tu vida amorosa la elección por el poliamor?

Entender que el amor tiene otras formas posibles, no solo la monogámica, fue un sinceramiento para mí y las parejas que tuve desde entonces. Ya no tengo que reprimir mis deseos u ocultarlos. Y eso influyó en mi erotismo. Antes, en las relaciones sexuales, tenía una pose: buscaba generar esa imagen erótica para el otro. Ahora lo vivo como algo más natural. Cuando abrís tu cabeza, encontrás otras formas de amar que no tienen que ver con cumplir un estereotipo y es lo que te da placer en el momento, te vincula con el otro de una forma distinta.

¿Cuáles son los principales obstáculos que encuentra el poliamor en la sociedad actual?

Como mujer y, sobretodo, como mujer trans, el principal obstáculo que encuentro es el machismo. Cuando planteo la posibilidad de una relación poliamorosa, automáticamente, soy la putafiestera. No tuve la suerte aún de vincularme con hombres poliamorosos. El 100 por ciento de los hombres con los que he compartido relaciones afectivas no logran entenderlo. No toleran la idea de que su pareja pueda estar con otros hombres de igual manera que con ellos. Se habla mucho de promiscuidady es un estigma para las personas que viven su sexualidad libremente.

¿Encontraste una manera para superar ese obstáculo?

Últimamente, opto por no decir que soy poliamorosa. Experimento relaciones monogámicas hasta que llega el momento de plantearlo. También está el tema del ego como obstáculo, hay que poder renunciar a la pretensión de ser el todo de una persona.

¿En qué se diferencia poliamor de poligamia?

La poligamia es una estructura rigurosa, legal, que demanda deberes y derechos sobretodo al género femenino en beneficio del masculino, donde hay una jerarquía. No es amor.

Retrato de Myriam. Foto por Claudia Bordignon

Myriam Gordillo, 35 años, bailarina y actriz

VICE: ¿Por qué te empezaste a plantear el poliamor como forma de relación sexoafectiva?

Myriam: El amor no es limitado, es una fuente inagotable. El poliamor existe, la misma naturaleza te lo dice, porque podés amar a una pareja y sentir atracción y amor por otras personas. No creo en la media naranja, soy una persona entera.

¿Qué requiere el poliamor para no fracasar?

Tiene que haber un feedback, la construcción de un camino de pareja para llegar a una relación poliamorosa. Pienso que requiere, esencialmente, de honestidad y confianza. Conocimiento del otro y de una misma. Es posible que una relación de monoamor pueda, con el tiempo, transformarse en poliamorosa. Es posible en base al conocimiento del otro, en equilibrio con la propia autoestima. Requiere percepción y sensibilidad hacia la pareja.


Relacionados: 11 personas nos dibujaron lo mejor y lo peor de la soltería


¿Tuviste una relación poliamorosa?

No tuve aún una relación poliamorosa. Es difícil llevar a la práctica ya que es una nueva forma de relacionarse afectiva y sexualmente que no todos entienden. El principal obstáculo que enfrenté fueron los compañeros que encontré, tienen una estructura de pensamiento tradicional. El poliamor implica correr un riesgo, probar algo nuevo que no todos están dispuestos a correr. Me gustaría tener una relación poliamorosa para conocerme un poco más, probarme en ese contexto.

¿Qué otras dificultades encontraste para el poliamor?

Una persona puede elegir con libertad ser o no poliamorosa, no es un deber ser el poliamor. Entre los obstáculos está la mirada del otro. ¿Cómo decirles a tus amigos y familia que sos poliamorosa? ¿cómo llevar esa relación al ámbito formal, por ejemplo, del laburo? Es decir, ¿cómo enfrentar los prejuicios del otro?. Cuando una plantea como mujer la relación poliamorosa, automáticamente los hombres en general te tildan de que te gusta la fiesta, la joda. Todavía no creo que estén dadas las condiciones.

http://ift.tt/2EufuJM

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s