Ouka Leele: la fotografía pop como método de resistencia


Su nombre real es Bárbara Allende Gil de Biedma, comenzó firmando sus obras como “Bárbara Sin Apellido” y después de ver el mapa de estrellas de El Hortelano adoptó el nombre de “Ouka Leele”. Cuando dejó de firmar con su nombre real logró camuflarse con el público y jugar a ser Robin Hood, lo que siempre había querido.

Comenzó sus estudios artísticos en pintura, pero después fue convencida de estudiar fotografía. A finales de los setenta decidió abandonar la escuela y se convirtió en autodidacta, lo que la ayudó a poder fusionar la pintura con la fotografía y la escenografía teatral, cosa que después se convertiría en su estilo personal.

En una España que se estaba recuperando del franquismo, para Ouka, trabajar en lugares que forzaban un estilo y técnica era una necesidad. En una entrevista, la fotógrafa cuenta cómo tuvo que hacer fotos para revistas como Playboy, donde le pedían imágenes a color y ella sólo fotografiaba en blanco y negro, lo que la llevó pintar sobre de ellas.

Con sus fotografías ha logrado crear un mundo irreal que se centra en el instante cuando se toma la foto. No ha tenido la necesidad de hacer fotomontajes para darle vida y contexto a su mundo fotográfico. Los colores ácidos y brillantes son una mezcla del arte pop y el neodadaísmo cuando combina objetos cotidianos con las personas que está fotografiando. La vestimenta de sus modelos, así como las texturas de la misma y los fondos son inspirados en las telas que El Greco pintaba para centrar nuestra vista en ciertos puntos específicos de sus cuadros.

Uno de sus primeros trabajos fue en el libro “Principio”, donde Ouka formó parte de la Movida Madrileña en la que jóvenes españoles trataban de despertar al país después del Franquismo. Las fotografías que formaron parte de este libro eran en blanco y negro, reflejando un regreso a su niñez, en la que se inspiraba de imágenes impresas para dibujar y en ocasiones pintar sobre las mismas, lo que le dio un aire surrealista a la serie.

Otra de sus series más conocidas ha sido “Peluquería”, en la que hizo su reinterpretación de los trabajos de un peluquero común pero con elementos de su propia imaginación. Las cabezas de sus modelos las llenó de todos los objetos que su mente imaginaba: rollos de película, limones, afeitadoras, serpientes y pulpos.

Ouka Leele sigue trabajando y hace uso de la fotografía. Actualmente, en España, es un ícono de la revolución que logró quedarse en el mundo del arte español con fotografías que gritaban su nombre y la sabiduría que la ha acompañado toda su vida.

Para ver cuáles son los últimos proyectos de Ouka Leele, visita su sitio.

Relacionados:

Fotomontajes para provocar al espíritu crítico

El colectivo fotográfico que está luchando contra la represión en LATAM: M.A.F.I.A.

Camuflaje tejido: un proyecto textil-fotográfico

http://ift.tt/2tf9kbp

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s