¿Censura? Por supuesto, pero que no se note


La censura mediÃtica existe pero es mucho mÃs sutil de lo que en principio pudiera parecer. Algunos periÃdicos, que supuestamente eran el adalid de la libertad de expresiÃn, se han transformado en una inmensa maquinaria de propaganda a sueldo de los idearios de aquellos que los subvencionan; es decir, pagan en especie, o en metÃlico vÃa inversiÃn institucional. SÃ, algunos lo habrÃn adivinado, en este caso me estoy refiriendo al periÃdico El PaÃs.

Para hacer este tipo de afirmaciones nada mejor que llevar a cabo una prueba de verificaciÃn experimental. Hoy precisamente me han vuelto a âfiltrarâ, utilizando el perverso tÃrmino de la nueva neolengua, el comentario sobre un artÃculo. SÃ, sà que era tratar de publicar un comentario caustico, incÃmodo, hiriente pero lÃgicamente argumentado y mÃs veraz, puesto que aportaba hechos probados, que algunas de las opiniones que se difunden en ese mentidero. Para ponernos en perspectiva hay que recordar que El PaÃs, llegà a ser en algunos aspectos una referencia internacional. Eran dÃas en los que la serie periodistas, que algunos de los que ya tienen ciertos aÃos recordarÃn, era una de las series con mÃs audiencia de la televisiÃn. En aquellos tiempos se suponÃa que las opiniones aunque incÃmodas no eran censuradas.

Por justificar lo que està ocurriendo podrÃa argumentar a la ligera, y con enormes posibilidades de equivocarme, que una de las causas que justificarÃan la “autocensura” de algunas publicaciones haya sido la llamada ley mordaza. No se crean que fabulo condicionado por la ingestiÃn de alguna sustancia “creativa”. La censura es como un virus contagioso que inunda cada vez mÃs y mÃs niveles de libertad de expresiÃn. A esa ley habrÃa que aÃadir otra ley tÃcita mÃs etÃrea pero que està machacando la capacidad de la expresiÃn como arma de insurrecciÃn. Me refiero a la ley no escrita de lo polÃticamente correcto.

Pero volviendo al caso, El PaÃs ha involucionado de tal manera que se ha transformado en un lÃbelo mÃs, a sueldo de los lobbies, que actÃa como una fina maquinaria de tribado, acorde con su nueva lÃnea editorial, en su secciÃn de comentarios.

A sabiendas de que no me lo iban a publicar, pues no es la primera vez que me ocurre, habÃa llevado a cabo previsoramente una copia de seguridad que pego a continuaciÃn para que se pueda juzgar la incorrecciÃn de la opiniÃn allà manifestada.

El artÃculo periodÃstico que querÃa comentar era este:

El temor al desplome electoral se extiende entre los dirigentes del PP

Correspondiente al enlace:

politica.elpais.com/politica/2018/02/27/actualidad/1519756716_914793.h

Y el comentario en cuestiÃn, salvo errores tipogrÃficos que acabo de corregir en una segunda lectura, era este (en un 99% de fidelidad):

âââEl PP es un cadÃver andante pero sus representantes aÃn no lo admiten en pÃblico. La situaciÃn no es que sea preocupante, es que es de un: âsÃlvese quien puedaâ. Las ratas, que son las primeras en abandonar el barco cuando este se hunde, ya han comenzado el ritual trasiego entre el PP y Câs. En cualquier caso, ambos partidos, si no llega a ser por el inconmensurable putridero de nauseabunda corrupciÃn en el que se ha transformado esa organizaciÃn delictiva, (no lo digo yo, lo dice la UDEF), que se denomina PP, son primos hermanos. Es evidente que se està produciendo un cambio de ciclo provocado casi exclusivamente por el fallecimiento inexorable de los colaboradores necesarios para mantener este chiringuito de depravaciÃn contable, sus votantes. Por tanto, la conclusiÃn no puede ser mÃs obvia, y es que estos delincuentes tienen sus dÃas contados. Si a esto le aÃadimos que algunos de esos colaboradores pensionistas estÃn empezando a experimentar en sus propias carnes las mentiras en su hipotÃtico incremento remunerativo, el recambio se va a hacer mÃs rÃpido de lo que los M. Rajoy y secuaces desearÃan para seguir robÃndonos. ââââ

He estado analizando quà comentarios pasan el filtro del censor, ya sea humano o algoritmo informÃtico, y cuÃles no.

Es relevante que algunos comentarios podrÃan inclusive ser mucho mÃs ofensivos que el que califica de ratas a los transfugas, pero en todos ellos hay un patrÃn estadÃstico, no involucran a Câs, como aspecto colateral, en el cuerpo del mensaje.

Estoy convencido de estar en una lista negra âgestionadaâ por un algoritmo informÃtico que avisa al censor humano para bloquear mis opiniones, pues de alguna manera trato de poner en entredicho la obvia lÃnea de predilecciÃn polÃtica que pone de manifiesto esta publicaciÃn.

QuerrÃa advertir a los que llevan a cabo lecturas simplistas que la censura es mucho mÃs sutil de lo que podrÃa parecer. Por ejemplo, se permite entrar sin problemas en la dinÃmica dicotÃmica del bipartidismo, en el tÃpico argumentario del ây tà mÃsâ. De hecho hay mucho intercambio navajero y rifirrafes varios entre supporters del PP y el PSOE en ese mismo artÃculo. Ambas facciones de forofos estÃn, obviamente a sueldo, enmierdando con sus opiniones enlatadas. Se trata de provocar un persistente ruido mediÃtico de baja intensidad para moldear y afianzar la opiniÃn del lector que hace lecturas superficiales y que tiene una fuerte fidelidad en el voto de estas dos formaciones.

Me hace sospechar que el pÃrrafo que no ha pasado la censura no es el que alude a que los votantes del PP, en el que dice que los mayores de 65 aÃos se mueren y, por tanto, este partido se queda sin apoyo por desapariciÃn en la base de sus votantes. Lo que estoy casi convencido de que no ha pasado la censura es el pÃrrafo que trata de evidenciar que el PP y Câs son mÃs de lo mismo, con polÃticos que en el fondo tienen objetivos prÃcticamente idÃnticos y que los mÃs avispados u oportunistas del partido que se hunde, ya estÃn tomando posiciones en la filiaciÃn polÃtica naranja, a la que consideran el recambio natural.

Se và que David Alandete, subdirector de este âperiÃdicoâ, es el periodista, (esta denominaciÃn es un tÃrmino mÃs bien eufemÃstico), prototipo que tiene poder decisorio en el nuevo organigrama del periÃdico y es mÃs que evidente que ha mostrado permanentemente en las âtontulias televisivasâ sus predilecciones por el partido de moda, Ciudadanos.

Como conclusiÃn puedo decir que estoy prÃcticamente convencido que se han dado Ãrdenes precisas de podar aquellas opiniones que puedan incomodar la lÃnea de pensamiento de los financiadores, entre ellos algunos accionistas de renombre del IBEX35, y que han decidido que hay que buscar un recambio gatopardista para la nueva derecha.

Hay que cambiar todo para que todo quede exactamente igual y Ciudadanos, a tenor de lo que vota, con quiÃn vota, a quiÃn apoya, quiÃn le apoya y a quiÃn bloquea, està llevando a cabo ese papel de manera mas que excelsa, sublime.

etiquetas: artículo

» noticia original ()

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s