Un soplo en la nuca, una pelea y la obsesión por una mujer: el gimnasio acabó en llamas


Antonio E. llevaba cuatro años con el gimnasio abierto en pleno barrio madrileño de Villaverde Alto. Era el sueño de su vida y por eso se entregaba con gusto, aunque no sin esfuerzo. Llegaba a ‘la oficina’ cuando el sol aún no había salido y se iba a casa bien entrada la noche. Le había costado mucho sudor y horas sin dormir poner en marcha el negocio y, sobre todo, mantenerlo. Por fin había conseguido una clientela estable, fiel y numerosa cuando, de la noche a la mañana, todo se fue al traste.

etiquetas: gimnasio, llamas

» noticia original (www.elconfidencial.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s