¿Cómo y cuándo nos hicimos feministas?


Artículo publicado en VICE Argentina

Hace unos años, un hombre me comentó casi sin vergüenza que la guitarra no le quedaba bien a las mujeres. Recuerdo que ese fue uno de mis primeros síntomas de rabia frente a un comentario machista. Tenía 18 años, me senté enojada a escuchar a Janis Joplin, mientras observaba su ropa “poco femenina” arriba de un escenario. Esa mujer no podría haber usado una minifalda, hubiese sido un escándalo.

En “La mujer eunuco”, Germaine Greer recomienda a la lectora pobrar su sangre menstrual “Si no la has probado, aún te queda un largo camino por recorrer, cariño”. Años más tarde Catlin Morgan la cita y reconoce haberlo hecho, también lo agrega a una lista de cosas que “las mujeres debemos hacer”. Existen mucho pendientes, muchos feminismos y puntos de vista dentro de cada contexto social.

Nuestra sociedad determina que las mujeres debemos actuar y ser de una determinada manera. Pregunté a algunas mujeres cómo y cuándo se hicieron feministas:

Alcira, 40 años

Retrato de Alcira

Desde joven se venían gestando cuestiones feministas en mi, básicamente porque tuve una crianza clásica, machista y patriarcal, entonces sentía una necesidad de rebelarme. Tenía 12 años y observaba como a mis hermanos les dejaban hacer cosas que a mi no.

Decididamente me hice feminista hace cuatro años, después de separarme de un matrimonio, con dos hijas. Mi ex marido es machista, actualmente se fue con una mujer más joven reproduciendo todos los estereotipos sociales y tuve que empezar a remarla mucho, en esa pelea me di cuenta que estábamos muy atrasadas en derechos, y empecé a pelear por eso.

En lo personal hice un juicio de alimentos, puse freno en muchas situaciones cotidianas y empecé a darles a mis hijas una educación feminista, para que el día de mañana sean libres, independientes y fuertes. Empecé a ir a los encuentros de mujeres y marchas, debato mucho.

Fuí a una escuela de feminismo hace un año y medio. Creo que la identidad feminista se construye de a poco, la escuela fue muy teórica, tenía una gran fuente de información que yo necesitaba.

Ser madre y feminista es un tema, para el día de la mujer me pasó que la maestra de mis hijas les propuso que cocinen un muffin para las mamis, para premiarnos por trabajar, el discurso fue ese, “darte un premio porque aparte de ser madre trabajabas”, una deformación total de lo que es el significado del día de la mujer. Como madre choco todo el tiempo con ese sistema y armo debates en el grupo de whatsapp.


Relacionados: Feministas responden dudas sobre el feminismo


Verónica, 37 años

Retrato de Verónica

Recuerdo que mi vieja me enseñó desde pequeña que las mujeres debemos tener los mismos derechos que los hombres. Ella me crió sola, hizo de madre y padre porque mi viejo nos abandonó.

Desde los 19 hasta los 23 años tuve una relación muy problemática, con un tipo que me maltrató. No me agredió físicamente pero si hubo mucha violencia verbal y psicológica, cuando logré separarme de él, me di cuenta de lo que había pasado, de todo lo que me había dejado hacer, sin saber porque. Me estaba volviendo loca, pensaba que el problema era mío. A partir de ese momento decidí que nunca más y empecé a recuperar relaciones y espacios que había perdido. Pasó un tiempo hasta que superé esta relación tóxica.

Tengo un hijo de siete meses que quiero educarlo en el feminismo. Actualmente me sigue costando esta situación de ver quien está realmente al cuidado, y eso creo que hace que las mujeres sigamos en desigualdad laboral con los hombres.


Relacionados: ¿Qué precauciones toman las mujeres cuando salen solas por la noche?


Noelia, 28 años

Retrato de Noelia

Mi posición arrancó en los últimos años de la carrera de sociología. En ese momento había solo una materia relacionada con género, era optativa, no la hice, pero desde el 2008 comencé a participar en un proyecto de investigación basado en problemáticas de género, es en ese momento que intelectualizo cuestiones que yo vivía en mi vida cotidiana.

Tengo dos hermanas, y somos las únicas mujeres en una familia de primos varones, en mi infancia notaba la diferencia en los juegos, a mi me gustaba jugar a la casita y a las Barbies pero también me gustaban los autos y la pelota; esos juegos que se dicen “varoniles”. En mi casa todo el tema de la vestimenta y los peinados estaba super presente, no había lugar para otras opciones.

Somos el resultado de una adolescencia de los 90, y hay cosas que hasta el día de hoy pesan. En ese contexto, en el que nace la cumbia, que habilitaba comportamientos más transgresores, empezamos a usar pollera con zapatillas. Supongo que de a poco se iba asomando algún cuestionamiento.

Actualmente soy mamá, tengo un hijo de dos años y medio. La maternidad es un tema, existen menores posibilidades de empleo, existe el hecho de no decirlo para que te tomen en un trabajo.

Como mujeres una tiene menos margen de libertad. Mi militancia se basa en la participación en las marchas, en las redes sociales y sobre todo en la docencia e investigaciones.


Relacionados: Hablemos sobre el aborto


Irina, 28 años

Retrato de Irina

Desde chica siempre fui rebelde, cuando me decían que tenía que hacer cosas “de nena” no me gustaba. A medida que fuí creciendo, mi contexto y mi vida hizo que pueda profundizar en algunas cuestiones. Empecé a estudiar biología y en mi carrera la mayoría somos mujeres, sin embargo a la hora de recibirnos los puestos más altos son ocupados por hombres.

Mi madre sufrió violencia de género, vengo de una familia machista, lo noté y pensé que esto no podía seguir así. Me daba bronca ver que era la única que lo notaba, sentía impotencia cuando veía a un familiar justificando algo que no correspondía. Decidí que no quería que mi hija ni nadie sufra ese tipo de cosas, que hay que usar los mecanismos de defensa que están surgiendo.

Milito el feminismo desde la lectura, creo que en Internet hay mucha información y mucha gente no sabe qué buscar o cómo acceder, creo que hay mucha gente ignorante en temas esenciales como por ejemplo el aborto, entonces siempre recomiendo buscar, leer e informarse.

Como mujer blanca de clase media sé que tengo que hacer uso de mis posibilidades y que puedo acceder a muchas cosas, entonces incito a leer a muchas mujeres, es la herramienta más poderosa que tenemos.

Sigue a Paloma Navarro Nicoletti en Twitter

http://ift.tt/2G9hXqy

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s