Retratos del 8M en algunas ciudades del interior del país


Artículo publicado en VICE Argentina

El 8 de marzo, día de la mujer, más de 200 ciudades en todo el mundo pararon y marcharon. La igualdad de salario, la violencia doméstica, el derecho al aborto legal y gratuito fueron algunas de las consignas que se reclamaron bajo miles de pisadas, gritos, pañuelos, remeras y carteles.

Algunas mujeres nos contaron que lo vivieron y que sintieron en distintas ciudades del interior del país.

Romina y Silvana, Rosario

La marcha de ayer fue, sin dudas, la expresión más amplia del feminismo de la que formé parte en toda mi vida. Rosario se vistió de violeta y verde. Salimos todas a patear la calle, pisando fuerte. Ninguna de las mías se quedó en su casa. Todas fueron. Todas. Y sobre todo fue mi mamá, gracias a la convicción de parte mía y de mi hermana. Se armó de valor y fue. Fue a sentirse abrazada por todas nosotras. No sólo yo y las mías, sino por todas aquellas que en mayor o menor medida han estado en la misma situación que ella, que yo, que todas las mujeres durante toda su vida.

No sé cuántas fuimos, no sé si me interesa. Sé que fuimos un montón. Muchísimas. Más que el año pasado. Hicimos mucho ruido, nos hicimos ver, los que no participaban se enteraron que estábamos nosotras ahí, luchando. Sin dudas fue un gran paso adelante, un crecimiento, un aliento a seguir fomentando un nuevo sistema feminista, en contra de la desigualdad y la violencia machista.

El año que viene seremos más, irán aquellas y aquellos que serán convencidos durante este año gracias al arduo trabajo de cada una para demostrarles que ser parte de este movimiento es la experiencia más hermosa y llenadora que les puede pasar.

Ayer me convencí más todavía que quiero que el futuro sea feminista.

Lorena, Neuquén y Rio Negro

Se sentía un aroma a unidad, a fuerza, que se entremezclaban con los colores vivos de una lucha que se afirma y reafirma. Los cuerpos pintados con consignas de lucha, rostros iluminados con pintura y brillantina acompañaron cánticos, bailes, gritos y risas. Se respiraba VIDA, LIBERTAD, IGUALDAD, UNIÓN. Este 8M dejamos nuestra impronta. No estamos dispuestas a seguir calladas, sometidas, invisibilizadas, humilladas. Escribimos y seguiremos escribiendo un capítulo de la historia, en las calles porque es allí donde se han conquistado los derechos.

Araceli, 18 años, estudiante

candela, 11 años, estudiante

Carina, 39 años, mamá

Mercedes, Posadas

Ayer 8M en Posadas se vivió una jornada tan conmovedora y movilizadora, como nunca lo había experimentado antes, Se sentía en el aire una energía abrumadora. La cita de la convocatoria era en el Mástil de Av. Uruguay y Mitre. Bajo el sol era abrazador de la calurosa siesta misionera empecé a distinguir las columnas, sombrillas y banderas de colores de todas las agrupaciones aproximándose. A las 5 pm. comenzamos a marchar, abrazos, reencuentros con gente conocida y miradas sonrientes con gente desconocida. Señoras alentando y aplaudiendo desde las ventanas y en las veredas. Los puños en alto al llegar a destino, la plaza 9 de julio era nuestra. Una constante durante toda la marcha, piel de gallina que dura hasta hoy, Toda una fiesta, discursos conmovedores, aplausos calurosos de acompañamiento. Imposible no advertir que algo ha cambiado rotundamente desde mi primer 8M en Posadas, en donde hubieron tan solo 100 personas. Ahora, a pesar de que aún existen profundas desigualdades y que queda un largo camino por recorrer, ya no estamos solas.

Silvana, La Pampa

La marcha fue hermosa, nos encontramos en la plaza San Martín a las 5 pm para armar pancartas, mujeres de todas las edades se fueron sumando, las socorras, las agrupadas, las que pertenecen a partidos políticos, las que son representantes gremiales, quienes pertenecen al colectivo LGBTIQ, las que fueron solas o en familia. Fue multitudinaria, mayor a otras marchas, ademas de las referentes históricas del feminismo en nuestra ciudad se vieron muchas chicas jovenes y adolescentes. Señoras que antes no se habían animado a participar y muchos más pañuelos verdes que nunca.

El acatamiento al paro no fue masivo, pero si mayor que en otras oportunidades, fue un tema instalado en las calles, en la oficina, en los comercios. Claro que también estaban las miradas de desaprobación, el mal acompañamiento de transito municipal en el corte de calles y el resguardo de la policía al local de comidas de la familia de un prófugo de la justicia con condena por violación.

Yo no pertenezco a ninguna organización de militancia, mis amigas feministas me fueron ayudando, a lo largo de estos años, a entender, pensar y sentir el feminismo. Ayer fue un día de lucha, de amor, respeto y sororidad. Creo que cada vez somos más.

http://ift.tt/2FqkP5e

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s