Dentro del templo canadiense que venera el pene


Puede que no te sorprenda del todo que un hombre gay se entere de su amor por el pene durante un viaje a San Francisco. Después de todo, la ciudad es famosa por ser el spot gay.

Pero cuando Francis Cassidy visitó la ciudad en 1979, el joven gay de Montreal descubrió un grupo de hombres homosexuales que no sólo apreciaban los penes, sino que se reunían regularmente para rendirles culto. A finales de los 70, colocó un anuncio en The Advocate en busca de otros hombres que tenían ansias de pene.

Después de empezar su carrera como trabajador social, Cassidy, se encontró por primera vez con el Templo Priapus, se enteró de que no se trataba sólo de penes. “Estaban haciendo un gran trabajo comunitario, como ayudar a los jóvenes homosexuales sin hogar”, le dijo a VICE. “Eran muy efectivos para hacer eso”.


Relacionados: Fui a una orgía para superar mi miedo a estar desnuda


Pero la sucursal de San Francisco no duró mucho, y le sirvió de inspiración a Cassidy para empezar la sucursal de Montreal. Desde que el Templo empezó y usó su sótano para adaptarlo, Cassidy ha viajado a otras ciudades para marchar en los desfiles LGBTQ y ha ayudado a otros a establecer sus propias capillas. Ahora es el sumo sacerdote del Templo internacional, que tiene cientos de miembros en todo el mundo.

Ahora que tiene 72 años y está jubilado, Cassidy dice que la filosofía del Templo es muy básica, haciendo hincapié en una conexión entre la sexualidad y la espiritualidad. Ya que creció en un hogar católico estricto en Quebec, dice que no siempre estaba seguro de cómo conectarse con otros que sentían lo mismo que él. Las amistades que ha hecho en el Templo le han brindado un gran sentido de importancia y conexión.

El Templo toma prestado de muchas religiones diferentes. “Remontamos gran parte de nuestro culto a los falos a las tradiciones en la India. La mayoría de nuestros miembros aquí son antiguos católicos, por lo que hace que los puntos de referencia sean diferentes”. El tocayo del grupo, Priapus mismo, era un dios griego de la fertilidad, hijo de Dioniso y Afrodita, quien “personificó el poder de procreación masculina”, según el sitio web del Templo.

Desde la perspectiva de 2018, y a la luz del movimiento #metoo, la adoración a los penes puede parecer anticuado. Por no mencionar un poco, ya sabes, falocéntrico y excluyente. “Nos referimos al culto al falo, pero hay otras religiones que incluirían la adoración a las mujeres, y no tengo ningún problema con eso. Había parejas casadas heterosexuales que se unían a ciertas sucursales de Priapus, pero es raro”.

Cuando Cassidy abrió el Templo en 1979, solo eran él y otros dos miembros. Ahora dice que hay alrededor de 20 en el grupo, con cinco o seis miembros incondicionales que van a cada reunión mensual.

Su templo en el sótano cuenta con una escultura de pene gigante (hecha por el último artista gay famoso Peter Flinsch) y está decorado con lo que quizás se describa mejor como parafernalia del pene. Hay candelabros, estatuas y tazas, y por supuesto fotos y pinturas de penes. Todo en el acogedor sótano de una casa en el suburbio de Montreal, bastante blanco.

La oración del Templo sobre el tema del pene incluye las siguientes palabras de adoración: “Creo en ti, hermoso Falo, en tu fuerza y tu poder, en tu capacidad para traer éxtasis, cuando te chupan, lamen, maman o se masturban, todo al mismo tiempo. Me ofreces la rigidez, la belleza, la energía y tu esperma inmaculado”. La iglesia también rechaza todos los prejuicios de los miembros, su creencia básica es que todos los penes son iguales: “Creo en la igualdad de todos los penes… negros o blancos… grandes o pequeños, sin discriminación”. La oración también expresa la creencia en “masturbarse con fervor y piedad. Es mi manera de orar y Dios ama ser glorificado”. Un servicio común, en el que los miembros se reúnen para adorar, esto quiere decir que cada miembro se debe quitar toda la ropa, excepto el sumo sacerdote (Cassidy, que viste una bata). Se recita un poema o himno sobre Priapus o sobre el pene. Luego los miembros se saludan agarrándose los penes y las bolas y luego intercambian besos. Hacen otra lectura y un sermón. Se pasan una canasta, como en muchas iglesias, donde la gente puede hacer contribuciones financieras para el funcionamiento del templo. La ceremonia culmina con una “comunión carnal”, en la cual “los miembros dan su semen”.

Para unirse, uno tiene que pasar por un proceso de selección (no entra cualquiera). “Para nosotros es importante que los miembros se sientan seguros y que las personas se unan por razones espirituales, no sólo sexuales”, dice Cassidy. “Estamos a punto de conectar nuestro yo espiritual, nuestro significado como personas, con nuestros falos”.

Si bien la libertad religiosa está establecida en nuestra constitución, es difícil no pensar que todo esto suena sospechosamente como una excusa para hacer una orgía. “En realidad, una orgía es un antiguo término para un encuentro espiritual sagrado”, señala Cassidy. Pero también enfatiza que “esto realmente tiene que ser espiritual, no sólo sexual. Si la gente sólo quiere eso, puede ir a un sauna. Si estás aquí sólo para tener relaciones sexuales, estás en el lugar equivocado”.


Relacionados: Hombres nos platican lo difícil que es tener un pene pequeño


Y el Temple Priapus tiene estándares. Sus reglas de orden prohíben “la embriaguez en público, las peleas, las drogas duras, la falta de respeto por el Sumo Sacerdote o su designado, el coito anal sin condón o el uso de ropa”. (Pueden haber reglas adicionales y son establecidas por la “Junta de asesores fálicos”).

Cassidy cree que el Temple Priapus encaja perfectamente con la cultura y la actitud de liberal de Montreal. “Para nosotros, el pene es un camino hacia la verdad y la felicidad divina. Todos tenemos un camino diferente, este es el nuestro”.

http://ift.tt/2FF6sth

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s