Grace y Sol: feminicidio de madre e hija


El sábado por la noche recibí algunos mensajes a través de redes sociales para dar voz a un doble feminicidio. Sin embargo, hubo uno que llamó más mi atención:

“Buenas noches, Frida, te quiero narrar los siguientes hechos con el fin de presionar a las autoridades para que esclarezcan el doble feminicidio de mi esposa y mi hija. El jueves 15 de marzo pasado, en la Delegación Álvaro Obregón, colonia Sta. Rosa Xochiac, asesinaron brutalmente a mi esposa y a mi hija y después les prendieron fuego, quemando casi el 80 por ciento de la casa, se robaron diversos objetos y un automóvil Toyota modelo Yaris placas 651XCM. Mi esposa era maestra de la UNAM y mi hija estudiante de Arquitectura, el nombre de mi esposa es Graciela María de la Luz Cifuentes Gómez Pezuela y mi hija Gatziella Sol Cifuentes Gómez Pezuela. Estoy a tus órdenes para cualquier ampliación de estos terribles hechos. Mi nombre es Benjamín Vargas”.

El mensaje me congeló. Minutos antes había platicado por teléfono con uno de los hermanos de Graciela. Quedamos de reunirnos el domingo 1 de abril de 2018 para hacer la denuncia pública. Al llegar al lugar pactado, vi nuevamente la impotencia y el dolor de una familia deshecha y sin respuestas.

Graciela nació el 9 de diciembre de 1961. Fue la primera hermana de tres. Estudió Biología, pero tenía una pasión heredada por su madre: la cocina. Era una mujer emprendedora. Su familia la recuerda siempre fuerte, sacando adelante a su hija. “Grace era muy guerrera”, cuenta uno de sus hermanos.

A Benjamín lo conoció 15 años atrás. Él, fotógrafo de profesión, le enseñó a Grace todo sobre fotografía. “Me superó por mucho, tanto, que daba diplomados y clases en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de México. Además era una excelente chef”, cuenta Benjamín. A pesar de tener una buena relación, cinco meses antes decidieron separarse. “Fue maduro, jamás nos violentamos, pero no haber estado con ellas me hace sentir culpable, no pude evitar que esto pasara”, se lamenta.

Gatziella nació el 16 de julio de 1995. Era el eje de la vida de su mamá. Una joven sonriente, llena de planes, tenía amigos, pero era selectiva. “No se relacionaba con cualquiera. Desde pequeña mostró el carácter igual al de su mamá. Era una niña maravillosa”, recuerda Benjamín.

El 15 de marzo de 2018, una persona cruel decidió asesinarlas, quemar la casa y fingir un robo. Hablar de lo que sucedió ese día sumerge a la familia en el sufrimiento. “[La persona responsable] Nos dejó sin saber qué hacer. Las autoridades, desde el primer momento, nos pidieron que no habláramos con los medios, que esto no se hiciera público. Tan fue así, que sólo nosotros, la familia, sabíamos lo que había sucedido. El cuerpo de mi sobrina estaba muy lastimado. Nos entregaron sus cuerpos hasta el 27 de marzo, que fue cuando las sepultamos. La carpeta de investigación no tenía nada”, cuenta el hermano de Graciela.

El domingo, durante la entrevista, la familia me confió que les acababan de notificar las autoridades de la delegación Álvaro Obregón que ya habían mandado la carpeta de investigación a la unidad de Homicidios. La Ministerio Público les dijo que tendrían que esperar a que decidieran quién llevaría el asunto porque era Semana Santa. “Así como si compráramos algo por internet, ‘espere nuestra llamada’, nos dijeron sin ninguna sensibilidad o ganas de querer hacer algo para esclarecer este crimen”, recrimina la familia.

El lunes 2 de abril la noticia se había regado en medios de comunicación gracias a un video que realizó Benjamín para solicitar el apoyo de la ciudadanía y exigir justicia. Y una vez más, cuando las familias deciden hacer públicos estos hechos tan dolorosos, es cuando actúan las autoridades en todo el país. El mismo 2 de abril la Procuraduría de la Ciudad de México emitió un comunicado donde dio a conocer que se estaba investigando el doble crimen como feminicidio. Ahora sí, después de 17 días. Después de que, una vez más, la “ciudad segura”, donde no pasa nada, se rompió y se indignó por la forma tan terrorífica en que fueron asesinadas.

“Les solicito a las autoridades que no se olviden de la ciudadanía, que hay mucha gente que sufrimos su apatía y sus pocas ganas de resolver estos asuntos tan dolorosos. No nos olviden. Nos dan la sensación de que quieren que se nos olvide, que lo dejemos pasar y adiós, sin avances, sin nada”. Concluyó Benjamín, a quien por cierto, señalan como uno de los sospechosos.

Quieres contar una historia de feminicidio, desaparición o intento de feminicidio, búscame y ayúdame a visualizarlas.

@FridaGuerrera

fridaguerrera@gmail.com

https://ift.tt/2EkqHHH

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s