Intenté drogar a mis amigos con té de lechuga


Para este experimento me aproveché de una tradición semanal que tienen unos amigos. Suelen juntarse los martes en una casa para jugar Super Smash, fumar marihuana, tomar cerveza y platicar. Por azares del destino, cargas laborales, pereza bestial y mi poca afición hacia los videojuegos nunca había podido asistir.

Ayer fue mi primera vez en este rito. Ya en su casa, les comenté de mi encomienda a los que no estaban enterados: usarlos como conejillos de indias para probar uno de los mitos más populares que ronda en las listas de internet que llevan como intención principal hacer un registro de drogas caseras.

Entre los métodos propuestos para alterar el cerebro de forma doméstica destaca el té de lechuga, un brebaje que, según varios blogs, promete somnolencia y en algunos casos alucinaciones. La lechuga, lactuca sativa, destaca componentes como fibra, aminoácidos, ácidos grasos, vitaminas, minerales y lactucina, en esta última se esconde la propiedad sedante.

El brebaje que consumimos, cuenta la historia, se popularizó en el Siglo XIX como un sustituto para los adictos al opio. El lactucarium, nombre de la bebida original, presumía propiedades sedativas e hipnóticas que se encontraron en la lechuga salvaje.

Varias amistades probaron el té, pero me limitaré a la experiencia de aquellos que no lo mezclaron con otras sustancias. Sobra decir que por la naturaleza de nuestro experimento, pudimos haber caído en los terrenos del placebo; y aunque no tuvimos una enorme experiencia trascendental, si pudimos distinguir algunos efectos.

Mientras ellos empezaban con su torneo, comencé la preparación de mi experimento.


Pasos:

– Conseguir una lechuga

– Desinfectar por 15 minutos

– Hervir agua

– Poner las hojas de media lechuga y hervirla durante 25 minutos

– Colar

– Volver a hervir otro cuarto de lechuga en la misma agua

– Colar de nuevo y preparar la ingesta


Resultados destacables:

– Sabe bien

A diferencia de lo que pensábamos, el brebaje sabe bien, es neutro en sabor y su consistencia es parecida a la de un caldo de pollo. Uno de los sujetos estudiados sugirió tomarlo como agua del día, fresca e hidratante. El sujeto de nuestra portada prefirió amplificar su experiencia oral y añadirle leche y miel, esto lo convierte en una bebida caliente, parecida al atole en sabor.

– Inhibe el hambre

Cuando comenzamos a preparar el té teníamos bastante hambre, incluso íbamos a pedir algo para cenar. Antes, terminamos de hacerlo, lo bebimos y radicalmente desapareció el hambre en varios sujetos, entre ellos yo. Personalmente no cené nada y sólo comí una rebanada de tarta de rajas a la hora de la comida. Mi siguiente comida fue hasta el desayuno.

– La dosis que consumimos nos dio energía

A diferencia de lo que dicen varios blogs de internet sobre la somnolencia, nosotros experimentamos un golpe extra de energía, no tan alto como con la cocaína o el MDMA, pero sí perceptible, parecido al del café o la taurina. Regresamos alrededor de la media noche a nuestras casas. Seguí hablando con mis amistades y varias estaban resolviendo pendientes laborales o personales, se sentían activos.

– Pudimos dormir sin problemas

Al intentar dormir pudimos hacerlo sin mayor complicación, a pesar de sentirnos más activos de lo habitual. Según su experiencia, algunos experimentaron sueños más lúcidos.

– Levantarse de la cama costó más trabajo de lo habitual

Definitivamente hubo un cambio en la forma de dormir, tres sujetos experimentaron una experiencia de sueño más profunda. Personalmente me costó más trabajo levantarme de la cama, parecido a la sensación de fumar mucha marihuana durante el día, dormir y despertar todavía un poco alentado.


Conclusiones:

Es probable que nuestro cerebro nos haya engañado de la misma forma que un placebo. Lo interesante es que los puntos de arriba fueron recurrentes en los sujetos de experimentación, incluso fuera del lugar de la ingesta.

A pesar de aumentar las cantidades y tiempos de preparación de forma sustancial, no tuvimos una experiencia psicodélica, pero es probable que los efectos de este brebaje tengan más frutos en el terreno terapéutico.

Probaremos las propiedades de este té bebiéndolo de forma cotidiana, en la oficina, antes de la fiesta, cuando sintamos ansiedad, etcétera, para lograr llegar a un resultado más completo de cómo esta bebida podría transformar nuestro día a día.

Puedes seguir a Luis en Instagram.

https://ift.tt/2GxkQVu

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s