Quiero preservar mi cerebro para que mi mente sea descargada a una computadora en el futuro


Giulio Prisco es un físico futurista, teórico e informático. Escribe sobre ciencia, tecnología y el futuro. También es cofundador de Space Cooperative .

La pionera de Cryonics, Linda Chamberlain podría convertirse en una supermujer virtualmente inmortal, pero debe elegir cómo: hay más de una manera.

A principios de este mes, Brain Preservation Foundation (BPF) anunció que la fase final del Premio Brain Preservation se la ganó un equipo de investigación en criobiología liderado por Robert McIntyre (*aclaración: soy un consejero de Brain Preservation Foundation). Los mismos investigadores ganaron el Premio preliminar de Preservación Cerebral de Pequeños Mamíferos hace dos años. McIntyre cofundó los inicios de Nectome para desarrollar aún más la tecnología.

Lamentablemente, pero no sorprendentemente, después de la historia inicial sobre la startup del MIT Technology Review, la prensa amarillista se ha lanzado en contra de la startup de McIntyre con titulares del mismo estilo, sugiriendo que Nectome está ofreciendo digitalizar tu cerebro por 10.000 dólares, pero tienen que matarte primero, o algo así. Esto es, como debería evidenciarse en las páginas web de BPF y Nectome, falso.

El procedimiento utilizado, conocido como criopreservación estabilizada con aldehído (ASC), está diseñado para preservar el “conectoma“, el diagrama de cableado completo del cerebro, que algunos neurocientíficos creen que codifica la memoria y la identidad personal. En pocas décadas o pocos siglos como máximo, según científicos destacados como Stephen Hawking, la tecnología futura podría permitir copiar la información codificada en un cerebro conservado y descargar la mente a supercomputadoras avanzadas.


Relacionados: La niña que podría vivir por siempre


“Teóricamente es posible copiar el cerebro en una computadora y así proporcionar una forma de vida después de la muerte”, dijo Hawking. “Sin embargo, esto va más allá de nuestras capacidades actuales”.

Convencida de que nuestras capacidades avanzarán sin límites, Linda Chamberlain y su difunto esposo Fred crearon Alcor Life Extension Foundation en 1972. Alcor es el mayor proveedor de servicios criónicos, la práctica de congelar “pacientes” inmediatamente después de la muerte, con la esperanza de que la tecnología futura podrá traerlos de nuevo a la vida.

Fred Chamberlain fue crioconservado por Alcor en 2012. “Este es probablemente el último correo ‘autoenviado’ que recibirán de mí”, nos envió un correo electrónico a mí y a otros amigos unos cuantos días antes. “¡Nos vemos en algún lugar en el futuro!”.

El ASC también se conoce como “vitrifixation” (en inglés) porque es un proceso de dos partes; fijación y vitrificación. En primer lugar, el glutaraldehído, fijador químico, se utiliza para solidificar rápidamente las sinapsis y prevenir la descomposición. Luego, el etilenglicol anticongelante se usa para convertir el cerebro en un sólido vítreo (similar al vidrio), capaz de soportar el almacenamiento criogénico a largo plazo a muy baja temperatura.

El ASC se puede ver como tecnología criónica de nueva generación, pero también como una forma alternativa de esta, “criónica para quienes descargan“, diseñada para el futuro avivamiento post-biológico. Los “descargadores” son aquellos que están contentos con la perspectiva de volver a la vida como software sensible que se ejecuta en futuras supercomputadoras.


Relacionados: El Cyborg Hecho en Casa


“Intenten asimilar eso…”, dijo el presidente de BPF, Ken Hayworth, en un correo electrónico al equipo de asesoramiento de BPF. “Si el ASC se aplica correctamente HOY, podría preservar el contenido de información de un cerebro humano para un almacenamiento de duración indefinida”.

La trampa (siempre hay una) es que el paso de la fijación química es mortal: mata las células vivas. “Aunque el ASC produce imágenes más claras que los métodos actuales de vitrificación sin fijación, lo hace a expensas de ser tóxico para la maquinaria biológica de la vida, causando estragos a escala molecular”, se lee en una declaración de posicionamiento de Alcor.

La vitrificación sin fijación es el procedimiento criónico actualmente utilizado por Alcor. “Puede que no quede claro para algunos si esta investigación y los premios asociados muestran si el ASC o la vitrificación actual sin fijación previa es más probable que preserve las estructuras celulares y las estructuras moleculares necesarias para la memoria y la identidad personal”, continúa la declaración de posición de Alcor.

Sin embargo, vale la pena señalar que Alcor y otros proveedores criónicos establecidos como Cryonics Institute y Kriorus podrían estar en su mejor posición para comenzar a ofrecer una opción de vitrifixation.


Relacionados: Científicos Encontraron una Manera de Comunicar Ondas Cerebrales por Email


Chamberlain y otros entusiastas de lo criónico pueden eventualmente tener que elegir entre la vitrificación con o sin pre-fijación. La primera opción optimiza la preservación del conectoma, y por lo tanto la posibilidad de carga mental, a expensas de la posibilidad de reactivación biológica. La segunda opción optimiza la conservación del cuerpo orgánico en una forma revivible, a expensas de la preservación precisa del conectoma. Para aquellos que toman estas cosas en serio (como yo), es literalmente una cuestión de vida o muerte.

Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que los avances científicos puedan difuminar la diferencia entre los dos métodos. Podría ser posible, por ejemplo, deshacer la fijación química y reparar su daño en el tejido orgánico. Eric Drexler, el “padre de la nanotecnología”, propuso una forma de vitrificación para el uso criónico en su libro de culto de 1986 ” Engines of Creation “, que prevé futuros nanorobots capaces de reparar sistemáticamente todo el daño molecular.

“Suponiendo que se requiera la nanotecnología para el avivamiento, ¿cuánta diferencia habrá realmente entre revivir un cerebro que se ha preservado con ASC y uno que se ha preservado solo con vitrificación?”, Chamberlain me preguntó en un correo electrónico. “No estoy seguro de que el ASC sea solo para descargadores”.

De manera similar, el conectoma de un cerebro que ha sido vitrificado sin pre-fijación podría ser aún viable para la carga mental, con solo daños menores que podrían corregirse. Indicaciones preliminares prometedoras han sido demostradas por Natasha Vita-More y Daniel Barranco en experimentos de recuperación de memoria en gusanos C. elegans después de la vitrificación y la reactivación.

El ASC todavía está confinado a los laboratorios de investigación, pero ya se habla de implementarlo en el campo. “Creo que es responsabilidad de la comunidad científica y médica desarrollar ASC en un procedimiento médico confiable tan pronto como sea posible”, dijo Hayworth.

Vale la pena enfatizar que el ASC no requiere frío extremo para el almacenamiento a corto plazo: después de la fijación química, un cerebro puede conservarse a temperatura ambiente sin una descomposición significativa “durante semanas, meses o incluso un año o dos”, según Nectome.


Relacionado: Fotografías de las primeras cirugías de cerebro


Esto implica algo importante: permitir simplificar los procedimientos operativos, y en particular los pasos iniciales críticos. “Como el ASC usa la fijación de perfusión como primer paso, evita las principales complicaciones de la criónica, que siempre ha sido una carrera delicada para aumentar la concentración de CPA [agente crioprotector] al mismo tiempo que reduce la temperatura”, me envió Hayworth. “El procedimiento del ASC es simple en comparación: simplemente haz todo a temperatura ambiente y tómate todo el tiempo que necesites para asegurar una fijación uniforme y la concentración de CPA”.

También existe la posibilidad de que los avances técnicos eventualmente permitan el almacenamiento a largo plazo de cerebros preservados a temperatura ambiente. De hecho, un procedimiento alternativo que no requiere almacenamiento criogénico obtuvo el segundo lugar en el Premio de Preservación Cerebral.

“Creo que es posible que con el tiempo se desarrolle una opción de almacenamiento a temperatura ambiente que pueda transferir cerebros conservados en ASC a un almacenamiento a temperatura ambiente”, me respondió Hayworth. Esto ayudaría con otro tema importante en la criónica actual: el costo. Actualmente, Alcor está cobrando 200.000 dólares por la preservación de todo el cuerpo y 80.000 por la preservación exclusiva del cerebro, y otros proveedores cobran tarifas más bajas pero significativas.

Contrariamente a la práctica actual, en la que la industria criónica trata de comenzar a trabajar solo después de la muerte legal certificada de un paciente para evitar complicaciones legales y regulatorias, Hayworth está convencida de que el ASC debe realizarse en un cerebro vivo, antes de la muerte, para garantizar resultados óptimos. “[El] procedimiento de ASC debe ser visto como una forma de muerte asistida”, dijo. Por supuesto, es probable que esto requiera negociaciones largas y delicadas con el sistema médico y las autoridades reguladoras, un desafío que, creo, Hayworth subestima.

Pero Hayworth es inflexible en su convicción de que el ASC debe desarrollarse como parte de las practicas establecidas y reguladas por la comunidad científica y médica, sin soluciones como el desplazamiento de la practica del ASC a países con ética médica flexible, o simplemente ofreciendo el procedimiento después de la muerte legal. Eventualmente, se podría ofrecer el ASC pre-mortem en los Estados Unidos y países que permitan la muerte asistida por un médico, siguiendo todas las reglas y regulaciones aplicables.

“Tomar el atajo para realizar el ASC en pacientes legalmente muertos simplemente porque evita todas las pruebas con animales, publicaciones de revistas médicas, debates sobre ética médica, etc. es la forma más rápida de matar las posibilidades de que el ASC sea ampliamente aceptado”, me dijo Hayworth. “Si tomas ese atajo y comienzas a ofrecer el ASC prematuramente, entonces puedes ser responsable de miles de vidas perdidas. No lo hagas. No intentes hacer una evaluación final sobre el proceso estándar de desarrollo de procedimientos médicos o los debates sobre ética médica”.


Relacionados: Tu cerebro puede recuperar las memorias que ya olvidaste


El domingo pasado organicé una reunión en Second Life para discutir nuevos prospectos en criónica para usuarios con Chamberlain, Hayworth, el CEO de Alcor Max More, Natasha Vita-More, Robin Hanson, William Sims Bainbridge, y un pequeño grupo de entusiastas de la criónica y de la descarga mental. Una grabación de video de la reunión, la primera de muchas discusiones intensas por venir, está en YouTube.

McIntyre cofundó la startup Nectome para extender los estudios del ASC a cerebros humanos en un contexto de investigación, desarrollar un protocolo de preservación de la memoria verificado y ofrecer servicios de preservación ASC a los pacientes en Estados Unidos cuando el momento sea el adecuado.

“La vitrifixation hoy es una gran herramienta de investigación, pero necesita más investigación y desarrollo antes de que alguien considere aplicarla en un contexto clínico”, me escribió McIntyre por correo electrónico. “La vitrifixation, también conocida como procedimiento ASC, ha demostrado que preserva los conectomas de los animales, pero este es solo el primer paso hacia el uso clínico. Al igual que cualquier técnica quirúrgica nueva, la vitrifixación y sus derivados deben ser revisados por la comunidad médica y científica. Los comentarios de los neurocientíficos y la discusión cuidadosa de los especialistas en ética médica deben ser incorporados”.

“Pruebas adicionales para varios tipos de eficacia más allá de la preservación ultraestructural (incluida la preservación de la información proteómica y genómica) deben completarse, pues proporcionarán información crítica sobre las capacidades de la vitrifixation“, continuó McIntyre. “Creemos que la preservación clínica del cerebro humano tiene un inmenso potencial para beneficiar a la humanidad, pero solo si se desarrolla abiertamente con el aporte de expertos en medicina y neurociencia. Creemos que apresurarse a aplicar la vitrifixation hoy sería extremadamente irresponsable y perjudicaría la eventual adopción de un protocolo validado”.

Al contrario de lo que algunos han sugerido en la prensa, Nectome y BPF pretenden seguir las reglas de la comunidad científica y médica para ganar la aceptación del ASC, lo que según Hayworth y McIntyre podría lograrse en unos pocos años.

Pero después de eso, si el sistema medico y científico establecido no responde o es hostil, sería inevitable que eventualmente intervinieran proveedores menos escrupulosos, tal vez en jurisdicciones extraterritoriales con poca, o ninguna, protección para el paciente y control de calidad.

Este artículo apareció originalmente en VICE CO.

https://ift.tt/2H18R1O

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s