Cómo el legendario anime ‘Cowboy Bebop’ predijo el futuro


En el momento de su lanzamiento en 1999, en los Estados Unidos, Cowboy Bebop ya había sido transmitida y acogida en Japón. En ese entonces, el director Shinichiro Watanabe y sus colegas estaban familiarizados con la Guerra del Golfo cuando crearon “War on Titan” en anime, un traumático conflicto militar en un planeta desértico sin un propósito, que continúa persiguiendo a los personajes hasta el día de hoy. Pero no tenían idea de la prolongada Guerra de Irak que estaba por empezar.

No había forma de que el equipo de Watanabe supiera sobre el ataque que ocurriría en el World Trade Center, nueve días después del estreno del show el 2 de septiembre en Adult Swim, cuando proyectaron el “accidente de Astral Gate”, la devastadora destrucción de una proeza de la ingeniería y el logro que tendría ramificaciones globales en los próximos años.

Sin embargo, el único anime en la línea inaugural de Adult Swim se ha vuelto atemporal en los 20 años desde su debut en Japón el 3 de abril de 1998. Con un estado policial cada vez más estadounidense, donde las elecciones son hackeadas y las ciudades con tendencias políticas rojas o azules podrían literalmente ser mundos separados, Cowboy Bebop no es sólo una serie emblemática en 2018. Es profética.

Cowboy Bebop sigue a Spike Spiegel y a Jet Black, dos “vaqueros” caza recompensas que cumplen tareas para ganar suficiente dinero para comer y llenar el Bebop, su barco interplanetario. Spike solía trabajar para la mafia y Jet es un antiguo policía, pero son viejos amigos y hacen lo suficiente para salir adelante. Las cosas se complican cuando se les une Faye Valentine, una estafadora oportunista que primero intenta robar al dúo antes de decidir quedarse con ellos; una niña llamada Ed, una excéntrica hacker genio de 13 años que se siente en casa dentro del barco; y Ein, un “perro de datos” mejorado genéticamente y robado de una instalación de investigación que le dio una elevada inteligencia y percepción (pero cuyo propósito o misión nunca se revela en la serie). La llegada de los tres es recibida con desaprobación y consternación, pero al tiempo, todos aprenden a trabajar juntos como una familia funcional.


Relacionados: Piérdete unos minutos en este video musical de anime futurista


Superficialmente, el programa funciona como un drama de crímenes procesales, con la mayoría de los episodios girando alrededor del equipo tratando de capturar a un estafador. El episodio piloto, “Asteroid Blues”, sigue a dos amantes buscados por un cartel de drogas en el asteroide Tijuana (parecido a la ciudad actual), un guiño al Desperado de Robert Rodríguez. “Toys in the Attic”, donde una misteriosa forma de vida se infiltra en el Bebop y comienza a incapacitar a la tripulación, representa un cruce entre el espacio extraterrestre y las películas de terror como Alien y Predator. “Mushroom Samba” es un homenaje a las películas de blaxploitation (género de cine estadounidense) y spaghetti westerns (género de cine europeo) de los setenta, completado con un rebelde al estilo Pam Grier llamado Coffee y uno de los hermanos “Shaft”, que arrastra un ataúd con él, un camino directo a la película de Sergio Corbucci de 1966, Django. La música fue diseñada para que encajara con cada episodio por el famoso compositor japonés Yoko Kanno, quien ayudó a dar vida a una serie animada a través de la música de una forma que no se había visto desde que Vince Guaraldi trajo el jazz a los hogares estadounidenses en 1965 con A Charlie Brown Christmas.

Jet Black

Como ocurría en todos los episodios, cada personaje tenía su propia conexión con el pasado. Jet es perseguido por su vida pasada como oficial de policía, Faye no puede recordar su verdadera identidad y está llena de dudas, mientras tanto, el padre de Ed la olvidó en la guardería (o sea, ¿en serio?), Ein es el producto perdido de un experimento de laboratorio. Nunca nos dicen explícitamente la historia de Spike, a pesar de que es el personaje principal, pero algo tiene que ver con crecer en los barrios marginales de Marte, trabajar en el Sindicato del Crimen del Dragón Rojo —inspirado en la Tríada/Yakuza— con otro inspector de mafia prometedor, Vicious, y escapar con la novia de Vicious mientras que el inspector lucha como soldado en la Guerra de titanes. En un episodio posterior, Spike explica cómo su ojo derecho es una prótesis, obligándolo a avanzar en su vida con un ojo en el presente y otro en el pasado, perseguido por tragedias previas.

Este es sólo un ejemplo de cómo el sentido de la serie visualiza un futuro que se extiende rápidamente. En 2071, la humanidad ha llegado hasta las estrellas, desde los asentamientos flotantes de Venus hasta las ciudades de Marte y las frígidas colonias penales de Plutón. Pero la diáspora de los seres humanos terrestres ha provocado un daño físico: la pérdida de casi cinco mil billones de vidas después de un desastre de ingeniería que destrozó la Luna 50 años antes del comienzo de la serie y llovió escombros lunares en todo el planeta. La única conexión aparente entre las diversas poblaciones y culturas ahora dispersas sobre el sistema solar es una vasta presencia criminal y el subsecuente sistema de recompensas que surgió como una forma de complementar una fuerza policial interestelar sobrecargada.

Spike y Faye Valentine

En el transcurso de la serie, Spike y los demás persiguen recompensas y ven cómo la gente se pelea y mata entre sí, sacrifican sus vidas completamente, o se arrojan a sí mismos de cabeza en la persecución de sus sueños, enmendar un error o buscar venganza. La Guerra del Desierto en Titán produjo algunos de los villanos más grandes de Bebop, incluyendo a Vicious y a Vincent Volaju, un antiguo soldado abandonado y aparentemente asesinado, sólo para resurgir y convertirse en una amenaza más grande y despiadada en el presente, similar a cómo los esfuerzos de los Estados Unidos de combatir a Al Qaeda en Irak resultaron en el surgimiento de ISIS. Tanto ISIS como Volaju, libran una guerra usando bombardeos sorpresa para cumplir sus objetivos, creyendo en traer el fin del mundo y un Día del Juicio final.

Volaju, como ISIS, sedujo a cientos de seguidores por medio de ideales de empoderamiento. “Te debo mucho por hacer que esto pasara”, dice Lee Sampson, un hacker adolescente que sirve como cómplice de Volaju en la película. “En serio, tenía que intentarlo una vez. Ser un terrorista real, digo”.

El director Shinichiro Watanabe dijo que aunque no hace películas para expresar un mensaje en particular, ellos “reflejan naturalmente la forma en que nos sentimos”. Cuando fue entrevistado sobre por qué la película Bebop de 2001, Knockin ‘on Heaven’s Door, tenía una atmósfera “Arabesque” en las imágenes y la música, él respondió que, “tenía más sabor, o intuición visceral si prefieres decirlo así […] sólo sentí que esta pieza debía ser árabe”.

A lo largo de la serie, la tripulación del Bebop posteriormente se encuentra con payasos superhumanos modificados tecnológicamente, líderes del movimiento de culto religioso, “niños” que en realidad son asesinos desde hace décadas, satélites espías de inteligencia artificial y eco-terroristas que manipulan virus genéticamente alterados. Pero pocos escenarios son tan reveladores sobre Cowboy Bebop como ese episodio piloto, “Asteroid Blues”, en el que Spike y Jet persiguen a una pareja que escapa después de robar una reserva de drogas de un sindicato criminal. Al darse cuenta de la inutilidad de seguir corriendo, la mujer le dispara a su novio y sale en un resplandor de gloria mientras que la policía dispara a su nave, mientras Spike observa.

En una historia que es relativamente suave comparada con los futuros sufrimientos de la tripulación, “Asteroid Blues” tiene dos propósitos. Primero, refleja el episodio final del Bebop y anuncia cómo va a terminar la serie. Segundo, vemos la reacción natural de Spike y Jet ante la muerte de extraños. Es probable que sea uno de los miles de desastres que han presenciado en su trabajo. Cuando cada semana se produce un tiroteo o un incidente con la policía o un bombardeo terrorista, nos recuerda cómo la tragedia en las noticias se vuelve algo frío. En 2018, las tragedias siguen llegando.


Relacionados: ¿Ahora el anime es ‘cool’?


La conciliación con el pasado para Spike y sus amigos tarda toda la serie en llegar. Vemos cómo el equipo observa y aprende de los demás cómo enfrentan a sus demonios o que son consumidos por ellos. Casi siempre los episodios de la serie culminan con con un “Te veré luego, vaquero del espacio”, un guiño a la idea de que la audiencia volverá a sintonizar la serie más tarde; similar a la despedida de “James Bond volverá” al final de cada película 007.

En el último episodio, después de que Spike peleara con Vicious por el tiempo final, la despedida fue tomada de la letra de Los Beatles: “YOU’RE GONNA CARRY THAT WEIGHT” (Vas a cargar con ese peso). Es un mensaje para el espectador, habiendo visto a los personajes de Cowboy Bebop enfrentar su pasado, ¿aprenderemos a confrontar los problemáticos legados de nosotros mismos? No hay enfrentamientos con mafiosos para nosotros, pero sí muchos problemas que asumir, desde las consecuencias del fácil acceso a las armas, hasta los militares veteranos que han sido descuidados y la poca atención a los peligros medioambientales. Cowboy Bebop fue un show formado por la cultura y los desafíos del siglo 20. El resultado fue un anime con visión futurista que ofrece una idea de cómo será el mañana. Aún estamos muy lejos del año 2071, pero en 2018, ese futuro nunca se vio tan cercano.

Sigue a James Charisma en Instagram.

https://ift.tt/2HgvYDv

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s