Pobres vs. Ricos: ¿qué es lo más caro que pueden llegar a tener?


Esta publicación forma parte de una serie a la que titulamos ‘Desiguales. Realidades Injustas’, en la que planteamos una pregunta específica a personas de estrato alto, medio y bajo, de tres países de América Latina. La intención es visibilizar cómo el ingreso de la gente determina la manera en que se enfrentan a un problema o situación de la vida cotidiana.

BOLIVIA

Valentín Flores Yucra. Ingreso alto.

— 61 años.
— Propietario de una lechería, un residencial (hospedaje), un colegio particular, diez urbanizaciones de terrenos y viviendas, y una granja de cerdos.
— Ingreso mensual: entre 80.000 y 90.000 dólares, (más de un millón y medio de pesos mexicanos).
— Barrio Plan Tres Mil, municipio de Santa Cruz de la Sierra. Departamento de Santa Cruz.

Soy amante de los autos. El más caro que tengo es un auto vagoneta de 126.000 dólares, modelo 2016, pero tengo tres más para mi uso personal. Soy uno de los fundadores del (barrio) Plan Tres Mil. En 1983, hubo una inundación en la ciudad y varias familias nos quedamos sin nada, entonces nos trajeron acá. Esto era un monte y para llegar había que atravesar unos arenales inmensos.

Dijeron que con la ayuda internacional nos darían casitas con tres habitaciones, cocina, baño, pero cuando llegamos, eran dos cuartos que no tenían ni puertas. Estaban construidos uno al lado de otro y se escuchaba todo lo que hacía el vecino.

Antes de que ocurriera la desgracia de la riada, era taxista, pero como lo perdí todo decidí empezar de nuevo y me dediqué a hacer pan; ya estaba casado y tenía a la primera de mis cinco hijos. Recuerdo que durante un mes comimos solo camote (batata).

De a poco empecé a salir adelante, trabajé en la Alcaldía, hice unos pesos y cuando me salí, pedí créditos a los bancos para comprar una residencial (hospedaje), empecé a comprar casas, venderlas, prestaba dinero en los mercados e incursioné en el negocio de las urbanizaciones, con la venta de lotes a plazos. Después compré un colegio, que hoy tiene más de 1.400 alumnos. De esa manera, trabajando desde muy temprano y sin descanso, fui haciendo todo lo que tengo.

En lo material, en mi casa también tengo una vitrola que me regaló mi padre, un aparato único que tiene mucho valor. Se trata de un equipo que creo nadie tiene, se le daba manija y funcionaba, pero ahora ya no. Para mí tiene mucho significado, porque me quedé huérfano muy chico y aunque yo no soy músico, lo recibí como herencia y lo conservo como una reliquia; más por su valor sentimental.

Cinthia Menacho Roca. Ingreso medio.

— 40 años.
— Coordinadora académica de dos jardines infantiles, propietaria de uno de ellos en sociedad con otra persona.
— Ingreso mensual: 1.250 dólares, (23.125 pesos mexicanos).
— Barrio Primero de Mayo, municipio de Santa Cruz de la Sierra. Departamento de Santa Cruz.

Hace ocho años vivo en esta casa que era de mi abuelita, aquí en el barrio Primero de Mayo. Se la compré a mi tío y a mi mamá, por el valor sentimental que tiene para mí y porque está en un lugar céntrico para movilizarme a los lugares que más frecuento.

Aún la estoy pagando al banco. El terreno está dividido en dos departamentos, en uno vivimos mi familia y yo, y con el alquiler del otro pagamos el crédito, que es a 15 años plazo. Mi esposo, que es arquitecto, se encarga de eso; el resto de los gastos los dividimos por igual.

La vivienda es cómoda, con todos los servicios básicos, dependencias y una habitación para cada una de mis dos hijas, por eso creo que la casa en sí es lo más valioso, aunque los papeles los tiene el banco.

Ya en objetos, pienso que lo más caro que hay es mi automóvil, modelo 2015, es un Suzuki SX4, azul eléctrico, que costó menos de 20.000 dólares, para mí es muy útil, porque en él me movilizo para realizar mis actividades y llevar a mis hijas.

También están los electrodomésticos, pero no son nuevos. No tengo joyas ni nada similar guardado, no soy muy apegada a cosas materiales; además aunque esta zona es tranquila y los vecinos nos organizamos para defendernos, en cualquier parte de la ciudad hay inseguridad.

Humberto Sánchez Casupá. Ingreso bajo.

— 44 años.
— Albañil, plomero, electricista.
— Ingreso mensual: 400 dólares, (7.400 pesos al mes).
Barrio Magisterio Sur, zona del penal de Palmasola. Departamento de Santa Cruz.

Esta no es mi casa, yo vivo acá como cuidador, con mi señora, mis dos hijos mayores, fruto de un primer compromiso; mis dos hijos menores, de ocho y diez años, y mi nieta de tres años.

Somos siete en total y yo los mantengo a todos. Hace un año me compré un televisor plasma de 32 pulgadas, es lo más valioso que tengo, está también mi garrafa (de gas licuado de petróleo, para cocinar), que empeño en caso de emergencia, pero apenas me dan 150 bolivianos (21 dólares).

También tenía una heladera, pero se echó a perder hace más de un mes y ahora no tengo dónde refrigerar los alimentos de mi familia. Con el intenso calor que hace, ahora mi señora compra la comida para el día y guardamos las bebidas frías en un conservador de plastoformo que compré.

En este momento no puedo ni pensar en comprar una heladera nueva y tampoco hacerla reparar, porque tengo que llevarla a un técnico y para trasladarla necesito pagar un taxi, que me cobra 50 bolivianos (7 dólares) la ida y otros 50 la vuelta, eso sin contar el servicio y los repuestos.

En la esquina, había una rockola (bar donde se escucha música con monedas) donde los pandilleros se reunían a beber y peleaban a balazos, una vez incluso a mí me regó la sangre de un herido; en mi casa creyeron que me habían baleado. Era un lugar muy inseguro, pero con el tiempo todo fue cambiando y ahora es tranquilo. No tengo temor de dejar la casa sola durante el día pese a que no hay muros, sino solo una reja de madera.

*Aunque esta persona rebasa un poco el monto de ingreso bajo se consideró integrarlo ya que mantiene a 6 personas.

PANAMÁ

Alberto Alemán. Ingreso alto.

— 31 años.
— Director creativo de una agencia de publicidad.
— Ingreso mensual: 3.750 dólares (69.375 pesos mexicanos).
— En Cangrejo. Corregimiento de Bella Vista, Ciudad de Panamá.

He invertido mucho dinero en mi colección de vinilos a través de los años. Tengo más de 200 discos que he coleccionado desde hace casi siete años. Quizás el más valioso es una edición original de una banda que se llama The Residents. Es una edición súper limitada de los años ochenta. La colección completa de discos la valoraría como en 6.000 dólares.

También tengo arte costoso; fotografías y cuadros que he comprado con los años o que me han regalado. Son todos artistas panameños. Y si mi casa se estuviera quemando, es lo que yo rescataría. Tengo una fotografía pequeña de Sandra Eleta que cuesta 1.000 dólares aproximadamente y un cuadro de Tavo Toral que cuesta alrededor de 2.000 o 3.000 dólares y fue un regalo de bodas. Mi colección de cuadros completa debe costar como 10.0000 dólares.

Fui coleccionando el arte poco a poco, desde que me mudé con mi esposa. Íbamos bastante a esas subastas que hacen para recaudar fondos para fundaciones, donde los artistas donan las obras y las venden un poco más económicas. La foto de Sandra Eleta la compré ahí. Es muy significativa por todo lo que ella representa; es la máxima exponente de la fotografía panameña. La foto es de una pareja viéndose, muy linda. Es de una serie que hizo en Portobelo en los años setenta.

Pero mi pieza favorita de la colección es una fotografía enorme de un ‘pelao’ que se llama José Braithwaite, que no es tan conocido pero que tiene mucha proyección. Es una foto original, gelatin print, enorme. Es lo primero que ves cuando entras a mi casa. Siempre me ha gustado el arte. Lo próximo que me gustaría comprar son esculturas.

Ilka Zapata. Ingreso medio.

— 45 años.
— Administradora de OrderStorm Inc., empresa especializada en comercio digital.
— Ingreso mensual: 1.083 dólares, (20.035 pesos mexicanos).
— El Carmen, corregimiento de Bella Vista, Ciudad de Panamá.

Lo más valioso económicamente que tengo en mi casa es mi equipo de fotografía completo. Acabo de comprar cosas nuevas, que me llegaron hace cinco meses. El equipo es una cámara Canon, una GH5 y una Sony. Además de mi luz, mi trípode, una pantalla, la grabadora, el micrófono y la jaula, que es una pieza de metal que encierra toda la cámara y te permite adaptarle cosas; puedes ponerle todo lo que necesites encima.

Me dedico a lo audiovisual, pero no es para obtener ingresos, sino porque me gusta. Comencé a comprar equipo porque me inscribí en talleres de producción audiovisual. Siempre me había gustado el cine, pero en Panamá no piensas que el cine es una posibilidad, menos a los 20 años.

El equipo nuevo lo compré en Estados Unidos, con la tarjeta de crédito, porque acá sale más caro. Trayéndolo con el flete, y todo te sale más barato. No tuve que sacrificar nada para comprarlo. En mi casa hicimos un plan. Además tenemos dinero asignado a la tarjeta y una cuenta de banco que se podría usar para pagar.

Carlos Ortega. Ingreso bajo.

— 32 años.
— Pescador u oficios de construcción informal.
— Ingreso mensual de 200 a 300 dólares, (5.550 pesos mexicanos).
— Ángel Guardián (invasión de terrenos), corregimiento de Pacora, Ciudad de Panamá.

Lo más valioso que tengo es una nevera que me costó 200 dólares. La compré aproximadamente quince días atrás a un vecino que la compró en el super Xtra. Es de segunda.

También tengo un freezer que siempre he cargado de arriba para abajo conmigo. Tiene casi tres años de andar conmigo. Me costó 159 dólares y lo compré en una electrónica, abonándolo para poder tenerlo. Me tomó casi seis meses pagarlo. Es el freezer más pequeño que hay.

Me ha servido para hacer el hielo cuando voy pescar. Cuando traigo el pescado lo guardo ahí y lo voy vendiendo poco a poco. Ahora que tengo la nevera, cuando hago el súper, las legumbres las meto en la nevera y lo que necesita congelamiento lo guardo en el freezer. Antes no tenía refrigeradora, es la primera que compro. Antes me mantenía con el freezer.

La humedad tiene la refrigeradora un poco oxidada en la parte de abajo, pero hasta el momento está funcionando bastante bien. Antes tenía que manejarme comprando lo del día; comprar el pollo, que es lo más económico, pues la carne no la podemos comprar. Imagínese que una libra de carne cuesta tres y pico, casi cuatro dólares. El pollo vale 1.15 dólares la libra, con dos libras a tres dólares uno se maneja.

COLOMBIA

Alberto Collazo. Ingreso alto.

— 53 años.
— Director de ventas.
— Ingreso mensual: 8.900 dólares, (164.650 pesos mexicanos).
— Barrio del Virrey, Bogotá.

En lo que más he invertido es en mi casa, en tener un espacio cómodo, donde leer, donde escuchar música, donde ser felices. Nosotros compramos un apartamento cerca del barrio de El Virrey (uno de los más lujosos de la ciudad) e hicimos la remodelación a nuestro gusto. Mandamos a hacer una gran biblioteca de madera, y como nos gusta mucho cocinar, diseñamos una cocina abierta, con una buena estufa. Le pusimos muebles de muy buena calidad, prácticamente diseñamos el espacio en función a nuestras necesidades. Nos gastamos más de 35.000 dólares (unos 648.000 pesos mexicanos) en que todo estuviera como queríamos.

Yo soy de Cali, pero vivo desde hace diez años en Bogotá, y en esta ciudad me gusta mucho ir a la montaña, hacer deporte, tengo equipo de montaña completo, unas buenas botas, lo que necesito para hacer caminatas; pero también me gusta la cultura, y le invierto tiempo y plata al teatro, a la música, a los conciertos. Otra de las cosas más valiosas que tengo en la casa es un equipo de música, porque es fundamental para poder disfrutar bien de las melodías. Y también hay dos televisores grandes y algunos cuadros valiosos.

Mi esposa, mis dos hijos y yo vivimos muy cómodos, porque tenemos todo lo que necesitamos para hacer las actividades que nos gustan.

Jerónimo García Riaño. Ingreso medio.

— 39 años.
— Docente universitario y escritor.
— Ingreso mensual: 1.400 dólares, (25.900 pesos mexicanos).
— Localidad de Teusaquillo, Bogotá.

Las cosas que tengo de más valor en casa son mi computador y mis libros. En su momento el computador me costó, más o menos, 600 dólares (11.100 pesos mexicanos) y era el computador que yo quería, porque me ofrece las herramientas que yo más utilizo en mi trabajo como docente y como escritor.

Y en los libros, como buen lector que soy, he invertido a lo largo de mi vida calculo que entre 3.500 y 5.000 dólares (entre 65.000 y 93.000 pesos mexicanos). Muchos de los libros que tengo los he comprado en rebajas o de segunda mano, porque en Bogotá sí hay muchas librerías, sobre todo en el centro de la ciudad, que tienen libros muy económicos y en buen estado.

Hay libros en los que he invertido alrededor de 24 dólares (446 pesos mexicanos) porque son de pasta dura, buena encuadernación y valen la pena. Suelo aprovechar las ofertas de tres libros al precio de dos; a eso estoy atento. No tengo libros ilustrados pero sí tengo una edición muy bonita de la Historia sin fin, de Michael Ende, que sí me costó bastante, como 30 dólares (590 pesos mexicanos) y es el libro más costoso que tengo. En general en este país los libros son caros, y esa es una de las razones por las que la gente no los consume tanto.

Más que tener más cosas materiales, lo que me gustaría es viajar más, conocer durante dos meses otras partes del mundo. He podido conocer Argentina, Chile, Cuba y Francia, pero ha sido con esfuerzo. Ahora ando en un ajuste económico, y seguramente no podré darme esos lujos.

Sandra Patricia Ramos. Ingreso bajo.

— 41 años.
— Vendedora ambulante.
— Ingreso mensual: 280 dólares, (5.180 pesos mexicanos).
— Barrio Los Laches, cerros de Bog.

Lo más costoso que tengo en mi casa es mi juego de alcoba, que me costó como 280 dólares, (5.180 pesos mexicanos), y lo compré con mucho esfuerzo, porque entonces yo no tenía el trabajo que tengo ahora. Mi alcoba es de las grandes, no sé cuántos metros tenga, cabemos yo y mi hija, y dormimos bien en la misma cama. Tiene un armario, un tocador pequeñito, y dos mesitas de noche. Me gusta porque es de color verde esperanza, también tiene café claro y un fondo como azul.

Yo tenía un televisor Sony de la época de los 80 o 90, y lo cambié hace tres años, y ahora tengo uno como los que son hoy en día, un plasma, que me costó también como 280 dólares (5.180 pesos mexicanos). Lo que es para beneficio de uno, no hay que dolerle, hay que ponerle, como decía mi abuela.

También me gusta mucho mi estufa. Antes tenía una llena de huecos, pero servía, pero gracias a Dios la cambié hace cuatro años, cuando empecé a trabajar en mi puestito en la esquina de la 22 con Carrera 3. Yo creo que me costó como 70 dólares (1.295 pesos mexicanos).

Trabajo de lunes a sábado, con mi hija, de 5:30 am a 10:00 pm. Yo me encargo de madrugar, de nutrir el negocio, porque mi chanza es mi niña mimada. Vendemos paquetería, cigarros, chocolates, gaseosas…

Vivimos en un lote que yo compré en Los Laches, pero no lo he podido terminar de construir. El lote me lo vendieron muy barato porque no tiene condiciones favorables, si viene un terremoto, me tumba la casa. Tiene un muro de contención y un apartamentico para dos personas, pero no está terminada. Quiero acabarla, porque uno construye para sus hijos. Y sus hijos tienen que ver lo que sus padres hacen por ellos.

***Para la delimitación de los tres estratos socioeconómicos en que dividimos el perfil de los entrevistados, decidimos basarnos en el indicador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuya fórmula combina el ingreso con indicadores demográficos, educativos y de condiciones laborales. De esta manera, los entrevistados de un total de 18 países de América Latina fueron divididos en tres segmentos que muestran, a través de sus testimonios, el contraste respecto a la manera de resolver o enfrentar diversas situaciones de la vida cotidiana. Para el perfil de personas en situación de pobreza o vulnerabilidad, el rango de ingresos fue de 37,5 a 300 dólares mensuales (693 a 5.550 pesos mexicanos). El rango de ingreso para el perfil de la clase media va de 300 a 1.500 dólares mensuales (5.550 a 27.750 pesos mexicanos) y finalmente para el estrato alto se determina un ingreso superior a los 1.500 dólares mensuales; sin embargo siempre se intentó buscar a personas con un ingreso mucho mayor para evidenciar estos contrastes.

***El proyecto #Desiguales. Realidades Injustas —integrado por 9 entregas— fue posible gracias a una colaboración entre Oxfam y VICE News. Créditos: Jefa de Contenido, Laura Woldenberg. Editora de VICE News, Karla Casillas Bermúdez. Coordinación Editorial, Vania Pigeonutt. Ilustraciones, Eduardo Ramón.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

https://ift.tt/2GMpLSG

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s