Fotos del movimiento por los derechos trans de Argentina


Podrías suponer que una bibliotecaria de mediana edad no tiene muchas historias para contar. Pero el fotógrafo Kike Arnal descubrió que esta idea era errónea en Villa 31, una favela en las afueras de Buenos Aires, donde conoció a Cinthia Arroyo, bibliotecaria y miembro central de la comunidad LGBTQ de la ciudad, quien crió a tres hijas por su propia cuenta.

Arroyo permitió que el fotógrafo venezolano radicado en San Francisco entrara en su casa, en su vida con sus hijas y en su comunidad de amigos. Arnal pasó años en su compañía, creando finalmente el fotolibro Revealing Selves: Transgender Portraits de Argentina, que está a punto de ser publicado por The New Press.

En declaraciones a Broadly, Arnal dice que lo impactó la pasión y la organización política de la comunidad LGBTQ de Buenos Aires. “El nivel de participación de la comunidad transgénero en protestas, marchas y muchas otras actividades públicas es absolutamente único”, dice. “Casi todos en la comunidad trans son activistas y están comprometidos con tratar de crear conciencia sobre su causa”.


Relacionados: Familias diversas: Crecer trans


Arnal conoció a Arroyo a raíz de la Ley de Identidad de Género, la histórica legislación aprobada por el gobierno argentino en 2012 gracias a años de trabajo activista por parte de Arroyo y sus contemporáneos. La ley convirtió a Argentina en uno de los países más avanzados del mundo en términos de derechos transgénero, y en la primera nación en latinoamericana en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Con las nuevas leyes, se puede reconocer el género de las personas transgénero en documentos oficiales sin requerir de cirugía o diagnóstico psiquiátrico. El estado también ofrece terapia hormonal y cirugía de reasignación de sexo gratuitas. Esta ley representó un punto de inflexión para las personas transgénero como Arroyo. Hasta hace poco, ella legalmente todavía era el padre de sus hijas. Ahora es la madre reconocida de Amira, Nahir y Zamira.

A la distancia, la legislación hizo que Argentina pareciera un modelo de cambio progresivo para los derechos de las personas transgénero. Pero la nueva ley no ha terminado con la perniciosa discriminación cultural.

Cinthia Arroyo.

Tres años después de la aprobación de la Ley de Identidad de Género, tres mujeres trans fueron asesinadas en Argentina en el lapso de un mes, incluyendo a la prominente activista LGBTQ Amancay Diana Sacayán. Según el informe más reciente de Transgender Europe, Centroamérica y Sudamérica siguen siendo los lugares más peligrosos para ser una persona transgénero o perteneciente a la comunidad LGBTQ+, pues el 78 por ciento de todos los homicidios perpetrados en contra de los miembros de esta comunidad entre 2008 y 2016 sucedieron en esta región.

La transfobia permanece incrustada en la sociedad argentina, y se expresa a través del mercado laboral y las instituciones educativas y judiciales, que conspiran para hacer que la vida de las personas trans sea innecesariamente compleja y dolorosa. “Las mujeres trans jóvenes, como Cinthia, son expulsadas de sus hogares a una edad temprana”, dice Arnal. “Pierden la oportunidad de estudiar, no pueden trabajar y, en muchos casos, se ven en la necesidad de aventurarse en el trabajo sexual”.


Relacionados: Redes de apoyo para padres e hijos trans: ¿cómo se adaptan las familias a estos contextos?


A Arroyo su familia le dijo que les traía “vergüenza” cuando comenzó a hacer la transición, y en la escuela la relegaron. Nadie en su comunidad estaba dispuesto a emplearla, y finalmente fue detenida y encarcelada por usar ropa de mujer y dedicarse al trabajo sexual.

Cinthia Arroyo y sus tres hijas.

Aún así, ha tenido una vida de triunfos. Cuando tenía casi 50 años y con el estímulo de sus hijas, Arroyo terminó la escuela. A pesar de que la educación media superior es obligatoria en Argentina, alrededor del 60 por ciento de las mujeres trans no llegan tan lejos.

Las imágenes de Arnal logran una universalidad y cercanía que pocos fotógrafos alcanzan con los personajes a los que fotografían. Exploran las dimensiones más íntimas de su ser, sus vidas e identidades sexuales, temas que, para las personas de todas las identidades de género en todo el mundo, generalmente pasan desapercibidos y sin ningún reconocimiento.


Relacionados: Una mujer transexual fue apuñalada en un hotel de Londres


Como escribe la periodista Josefina Hernández en la introducción: “Lo que encontramos en el libro de Arnal son, ante todo, imágenes de personas trabajando, enamoradas, con sus familias y en sus comunidades… Él ilumina las experiencias ocultas, transmitiéndolas de una forma íntima y familiar. Le da humanidad a la gente de estas fotografías”.

Revealing Selves: Transgender Portraits from Argentina es una publicación de The New Press.

Este artículo apareció originalmente en VICE US.

https://ift.tt/2Hs6vWQ

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s