Las camgirls argentinas nos cuentan cómo es su vida y qué les piden cuando chatean


Cuando se habla de camgirls o cammers la mayoría de la gente no sabe ni qué son. De los que sí saben, muchos solo vieron el documental de Netflix, piensan que son una leyenda urbana fogueada por las películas o que sólo existen en otros países. Y los consumidores conciben, en general, como un producto fetichizado que no se sabe de dónde viene, dónde está, cómo llegó ahí y en qué estructura está inserta. Las cam girls cobran por estar detrás de cámara disponibles para las fantasías del cliente. Y es la economía secreta de muchas chicas argentinas que tienen trabajos visibles, estudian, tienen pareja e incluso familia. Que sea una práctica que se desarrolla dentro del seno burgués tranquiliza y escandaliza a la vez ¿Cómo llegan estas chicas de contextos favorables a desnudarse por plata?. En VICE hablamos con ellas:

Julia, 25 años, estudiante de psicología

Retrato de Julia

Es raro que entre la gente de clase de media que estudia, va a ciertos lugares y consume ciertos productos culturales haga esto. También es raro que lo haga alguien de clase baja, que tiene otros problemas ¡Entonces el segmento que lo hace es muy bizarro! En general la respuesta es que lo hacemos por gusto. Yo entré porque me parecía plata fácil y había algo de que no estuviera socialmente aceptado que me llamaba la atención.

Uso LiveJasmin.com. En el chat público tenés que ver como mostrar lo máximo con lo mínimo para que se queden manijas de pasar al privado. Yo siempre laburé por minuto, y en ese caso hay que lograr que se queden en la sala privada todos los minutos posibles. Entonces me ponía a preguntarles por su vida: si tenían hijos, a qué se dedicaban. Ahora mi plan es ver si tengo ganas de tomármelo en serio. Dedicarle tres horas por día, que sea un trabajo.


Relacionados: Presencié el nacimiento de una productora porno y esto fue lo que pasó


Me intriga mucho la gente, saber como viven. Y desde que estudio psicología mucho más, por ejemplo, los comportamientos sexuales de la gente, después entendí que lo que a mí más me interesa de la psicología y el psicoanálisis es eso: la organización sexual lo dice todo. Cualquier comportamiento sexual habla de la vida de esa persona. Te enterás más de alguien si lo ves en situación sexual que si te cuenta su vida entera. A los hombres heterosexuales les cuesta si no es en pareja.

Gracias a esto aprendí a squirtear sola. Hice un video para un chabón de porno feminista squirteando en cámara y eso fue super sublimatorio para mí. Me encantó hacer algo más proactivo, que tuviera que ver solo con el placer de la mujer. Un squirt en las camaritas ya es un show más caro. Como yo laburo por minutos, para que lo haga tiene que haber pasado un montón de tiempo y tengo que estar ganando un montón de plata.

Aldana, 28 años, diseñadora editorial y estudiante de escritura

Retrato de Aldana

Yo empecé en un estudio que laburaba para España. Fui con mucha confianza porque una amiga era modelo ahí. Hay boxes con una compu y una cámara, tenés franjas horarias para no pisarte con las compañeras, y te conectás.

Siempre tuve la fantasía de estrella porno. Justo venía de una situación de violencia psicológica en mi laburo y sabía que no quería otra cosa así. Para los jefes vos sos un gasto: no es como esa lógica antigua de que el empleado es una inversión necesaria para que al laburo le vaya bien. De mis amigas cammers, todas estudiamos, muchas tenemos además trabajos de lo que nos gusta y algunas tienen hijos.

Ahora que me estoy mudando y tengo muchos gastos, sé que lo voy a hacer todas las mañanas. Si te lo tomás como horario de oficina puede ser un sueldo básico, tampoco te llenás de plata. Hay jefes aunque no los veas. En el encuentro de mujeres quiero contactarme con programadoras para ver de generar otro espacio, otra plataforma más feminista donde nosotras seamos las que gestionamos nuestro material, porque lo que una cobra por minuto es reducidísimo en función a lo que se paga efectivamente.


Relacionados: Unas camgirls nos cuentan las peticiones más extrañas que han recibido


En relación a los hombres, no todos son pajeros: muchos te piden hablar, construir fantasías, y a mi me encanta escarbar y escarbar. Hay cosas que no cuentan ni a sus psicólogos, y eso sí que alimenta mi fantasía propia. Una de las más locas fue uno que me empezó a hablar de que siempre compartían con su chica. Me pedía que le pregunte, todo el tiempo. Termina contándome que la más zarpada que hicieron fue que una navidad su novia estuvo con el padre de él mientras el miraba de afuera. Me empezó a describir todo lo que hacían. Le pregunté si su papá lo había visto y me dijo que no, pero que le hubiera gustado. Yo empecé a hurgar hasta que el chabón eyaculó chupándosela a su viejo en esa situación imaginaria.

Ágata, 29 años, telemarketer

Retrato de Ágata

Siempre estuve en contacto con ese mundo, una de mis mejores amigas es dominatrix. Estuve un tiempo de viaje sola en Tailandia y no tenía plata así que me metí en findom.com, que es como una página que nuclea otras páginas. Yo estoy en la sala BBW (Big Beautiful Woman), que es para gente que gusta de las gordas. En Tailandia casi agarro un trabajo de cucharear y remolonear con gente grande que pero estando sola en otro país al final no me animé.

Es un activismo sin duda. Ser gordo es todo un mundo que la mayoría de las personas desconocen. Para mi a su manera es una venganza, una reivindicación, también una sanación para conmigo misma, el permitirme generar cosas en otra persona a pesar de ser como soy, que se supone que es algo no deseable. La gordofobia es real.

Hay un activismo gordo y por suerte hay cada vez más gordos y gordos visibilizados, en el porno y también creando, compartiendo… Las gordas existimos y estamos acá. Pero hay una bajada de línea que dice que hay que odiarse y someterse y sacrificarse hasta alcanzar vaya uno a saber qué. Por suerte está la disidencia.

Paloma, 25 años, cantante y fotógrafa

Retrato de Paloma

Lo hacía con mi ex, los dos siempre muy sexuales y trash. Yo ya miraba chaturbate. Cuando decidimos empezar nos llegó una tarjeta y de repente pedíamos sushi con la plata de haber mostrado el orto en la compu.

Al principio nos calentaba, después se empezó a empastar un poco con nuestra vida sexual real y ahí lo dejamos. Algo de la interacción con la pantalla se terminó volviendo denso. Después lo hice un par de veces sola y lo volvería a hacer.

Si bien es super divertido siempre estuve ahí para ganar plata. Al principio estaba en tetas, así fui aprendiendo. De repente podía ponerme una bata brillante y unos anteojos y ponerme a bailar, y me daban plata por bailar.

Me dio herramientas para seducir, yo siempre fui muy masculina en este sentido y acá aprendí que ponerme brillitos y hacerme la diosa.

Yo tengo muchos pelos en la axila y siempre todos me decían que les gustaban mis armpits. Una vez le pidieron a él que me chupe las axilas. Pero cuando tenía pelos en la concha muchos me bardeaban. La gente es bizarra. Esa posición de todos opinando sobre vos fue la que terminó por no gustarme tanto, además de sentir que sólo la mujer estaba bajo esa mirada. El lugar de objeto es muy gráfico. Yo igualmente creo que hay que visibilizar, hablar y compartir la sexualidad. Y nuevamente, es el precio.

Marina, 26 años, música

Retrato de Marina

Con mi ex nos filmábamos y mirábamos porno (para mí es muy importante ver porno en pareja) y así llegamos a chaturbate.

El se encargaba de la parte bancaria. Yo me encargaba de ser la estrella. Para hacerte la cuenta había que sacar una foto de tu cédula así que estaba bastante controlado que nadie mintiera o hubiera menores. Nos armamos un menú divino, todo diseñado donde salía cada cosa, nos trataban bárbaro, nos decían “el escritor y la música”.

Yo siempre tuve muchos problemas con mi imagen, y la buena vibra que se generaba ahí me hacía sentir hermosa y contenida. A nadie le importaba que tuviera una cicatriz o estrías. Una vez uno me bardeó y saltaron todos a defenderme hasta que se fue. También tuve un moderador, que solo por amor al arte me publicitaba, pedía que me pongan plata y me cuidaba el chat. A mi autoestima le hizo solo bien.

Las chicas tienen varias razones que exceden lo económico

Las cuestiones burocráticas son simples y complicadas a la vez y tienen que ver con que todavía no es del todo legal en el país. Se trabaja para afuera, y se usan tarjetas internacionales que trabajan con paypal, entre ellas la más popular Payoneer aunque hoy en día casi todas las plataformas se mudaron a FirstChoice Pay. Pero cada vez hay más trabas para la utilización de estos sistemas en el país, y eso complica la situación de las cammers. En los estudios, en general se cobra en efectivo pero el lugar se queda con una fracción de la tarifa por minuto (aproximadamente 23 centavos de dólar) que disminuye notablemente la ganancia. Las tarifas se elevan luego de cumplir cierta cantidad de horas de conectada, que suelen ser imposibles para las que lo hacen en sus ratos libres. Los sitios son de lo más variados. Chaturbate.com es tal vez el más conocido. En general hay dos sistemas para cobrar: por tokens enviados por los clientes (similares a los que se utilizan para hacer transferencias bancarias desde cualquier cuenta) o por minuto de cámara. Se pueden bloquear países, y todas tienen bloqueado Argentina para no cruzarse con nadie.


Relacionados: Les preguntamos a los jóvenes cuánto aprendieron de sexo viendo pornografía


Es más parecido a un pasatiempo que deja ganancia. Ninguna se siente identificada con la pacatería y la represión de la sociedad con respecto al sexo, y encuentran en estos intercambios un espacio de libertad donde se caen las caretas. Lo sexual es la puerta de entrada: se da un juego de ficciones en donde se asoma la verdad por resquicios. La fascinación por la textura humana y la curiosidad sin límites son el denominador común de quiénes disfrutan de esto. Grandes temas de la humanidad como los cuerpos, el deseo, la soledad, el tabú y la masculinidad se entrecruzan en esta práctica.

Al parecer, todas pueden ser estrellas en el mundo cammer. Es un espacio de reivindicación para todo aquello que queda por fuera de los cánones visibles de belleza. Para algunos puede parecer tabú, pero para sus protagonistas es democracia. Aunque siempre hay grises. También es un espacio de aprendizaje: desde técnicas de seducción hasta autoaceptación, pasando por los propios límites.

https://ift.tt/2KXuQGl

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s