Melitta Bentz, la mujer a la que le debemos los filtros de café


“Mi madre, quien tenía un excelente paladar para el café, a menudo se sentía irritada por los residuos de café molido en su taza”. Y luego tenía que pasar por el fastidio de limpiar la olla de cobre y desprender todos los granos que quedaban adheridos a los costados. Hizo varios intentos que fracasaron, hasta que un día arrancó un pedazo de papel secante del cuaderno que su hijo usaba para la escuela y lo metió en una vieja olla de hojalata en la que había perforado algunos agujeros.

etiquetas: melitta benz, filtros, café

» noticia original (www.nytimes.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s