​Cómo no quedar en bancarrota por culpa del amor


Este artículo apareció originalmente en Broadly Estados Unidos.

Aceptémoslo, cuando uno está en pleno florecimiento del romance, no quiere estar pensando en todo lo que podría salir mal con la relación naciente.

Aún así, en la escuela, las clases de educación sexual y las revistas, nos alientan a hacer precisamente eso. Para protegernos de las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual). Nos animan a quitarnos nuestros lentes color rosa cuando se trata de nuevas parejas, a hacernos pruebas y a usar protección.

Lo que es un consejo increíblemente sensible y, cuando se trata de sexo, generalmente todos lo obedecemos. Sin embargo, cuando se trata de nuestras potenciales parejas y nuestras finanzas, esa es otra historia completamente diferente.

Sin querer, nos podríamos encontrar a nosotros mismos comportándonos de forma imprudente y exponiéndonos a algo que es igual de perjudicial, y ciertamente igual de duradero, como cualquier ITS física.

Nos arriesgamos a contraer una DTS (Deuda de Transmisión Sexual). Ahora, puedes estar pensando que mientras no tengas nada de dinero no hay forma de contraer una DTS. O tal vez estás pensando que tu pareja sabe lo que está haciendo cuando se trata de tus finanzas (y tú no), así que te sientes a salvo.

Déjame invitarte a pensar eso de nuevo.

Cada mes me reúno con hombres y mujeres que están lidiando actualmente con una DTS que recibieron de esa pareja que una vez amaron.

https://www.vice.com/es_mx/embed/article/7xjkka/marihuana-uber-y-moteles-en-que-gastan-el-dinero-los-millennials?utm_source=stylizedembed_vice.com&utm_campaign=qvakdq&site=vice

En uno de los casos, la pareja era un ejecutivo de alto nivel que tomó algunos riesgos, agotó los ahorros y luego huyó al exterior, dejando a su esposa responsable por la montaña de deudas que él dejó atrás. En otro caso, el sujeto era un comerciante y escondió de su pareja el hecho de que no había presentado ninguna declaración de impuestos por casi una década. Cuando eventualmente lo hizo, la deuda era de decenas de miles de dólares y la casa de la pareja tuvo que ser vendida para pagarla. En otro ejemplo, la esposa era una ludópata en secreto y no pagaba las facturas ni los impuestos. Eventualmente vació las cuentas bancarias y el esposo fue dejado con un negocio enorme y deudas personales.

En cada uno de estos ejemplos de la vida real, uno de los sujetos es dejado devastado con un desagradable caso de DTS.

Pero ignoremos la DTS por un momento. Las investigaciones nos dicen una y otra vez que el dinero es la causa número uno por la que pelean las parejas. Las peleas tienen lugar dos o tres veces al mes en promedio.

¿No sería agradable esquivar esa afirmación?

Para evitar tanto las peleas como la potencial DTS, ¿cómo se comienza con el pie financiero correcto en una relación y se evita ser una estadística más?

Usa protección. La autora Clare Booth Luce dijo una vez: “La mejor protección para una mujer es un poco de dinero propio”, y creo que esto es completamente cierto en cualquier relación. Para los dos participantes. Claro, podrían decidir tener cuentas bancarias conjuntas, pero retener independencia al siempre mantener dinero en la cuenta bancaria propia, es simplemente inteligencia financiera. También es importante proteger cualquier bien que se tenga, sin importar lo pequeño que sea actualmente, incluyendo todo el ingreso de empleo. Protección significa no abrir cuentas bancarias conjuntas, tarjetas de crédito conjuntas, firmar préstamos conjuntamente, mudarse juntos, inscribirse a planes telefónicos o demás contratos hasta que se hayan superado los pasos 2, 3, 4 y 5.

https://www.vice.com/es_mx/embed/article/xwkvy4/con-crisis-economica-menos-hay-menos-sexo?utm_source=stylizedembed_vice.com&utm_campaign=qvakdq&site=vice

Hablen sobre el tema. Antes de ponerse serios —y definitivamente antes de empezar a compartir cualquier tipo de producto financiero, incluyendo cuentas bancarias, tarjetas de crédito, teléfono/Internet, acuerdos de renta y más— asegúrense de tener una conversación sobre el dinero. Esto incluye quién es dueño de qué, qué impuestos están pendientes, y lo que cada uno quiere lograr con sus finanzas. También soy una gran defensora de trazar metas, y hacer ejercicios juntos de Mindfulness sobre el dinero y los valores. Ahora, yo entiendo que hay un gigantesco factor doloroso asociado con el hablar sobre dinero, pero a veces simplemente uno tiene que ponerse en los pantalones de niño/niña grande y tener la conversación. Esto significa que debería haber menos sorpresas a lo largo de la camino y, si hay algún problema financiero, ambos pueden hacer un plan para lidiar con él desde temprano. No estoy sugiriendo que no avancen como pareja solo porque uno de ustedes tenga deuda con la tarjeta de crédito, pero es importante entender lo que uno está comprometiendo antes de dar el paso de unir las vidas; así como entender cuáles son los valores financieros de uno. Los valores financieros desalineados son uno de los problemas más grandes una relación, y soy una creyente firme de que si esto se hablara antes se podría lidiar con eso juntos y acercarse aún más como resultado. O, si hay una desalineación enorme, tal vez decidir acabar con la relación. La palabra grande aquí es decisión.

Insiste en la transparencia. Mientras que hablar es un gran primer paso, es realmente importante ver qué está pasando con tus propios ojos. Después de todo, charlar puede ser barato, ¿cierto? Haz que sea más difícil para ambos el engañar financieramente al decidir compartir lo que tienen y lo que deben. Estoy hablando de poner los ojos en declaraciones bancarias. No apoyo necesariamente el saber las contraseñas y los accesos del otro, especialmente temprano en una relación, ya que eso reduce algo de tu red de seguridad. Sin embargo, soy fan de tener una charla semanal, quincenal o mensual acerca de cómo van en lo financiero, a la que bien lleves tus balances financieros en un computador o presentes tus declaraciones bancarias. Una forma de ser transparente financieramente sin ningún riesgo es usar rastreador de gastos (hay algunos listados al final del libro) en el que se pueda ver la información del otro, pero no se pueda acceder a los fondos. Ahora bien, esto no es para que puedan auditar los gastos del otro; Dios sabe, ¡yo no necesito que mi esposo entienda exactamente cuánto dinero gasto en zapatos! Sin embargo, lo que él tiene que entender es que no estoy en un conflicto financiero por mis patrones de gasto y que no estoy poniendo en riesgo todo por lo que estamos trabajando.

Entiende los riesgos. La relación se está poniendo cada vez más seria y están hablando de mudarse juntos. En tu mente, es un intento antes de comprar un acuerdo en el que estás pensando que este podría ser el indicado, pero no estás todavía listo para el matrimonio, los hijos y el compromiso. El problema es que, a veces ya has hecho el compromiso financiero del matrimonio al mudarse juntos sin ser consciente de las implicaciones. Hay períodos de tiempo que son importantes para entender de facto las relaciones y que puede ser provechoso buscar consejo legal si uno tiene bienes propios antes de dar el paso hacia adelante. Es el lado no sexy de vivir juntos, pero si uno tiene un negocio, gana dinero decente o llega a la relación con bienes, entonces tiene sentido proteger lo que uno tiene.

https://www.vice.com/es_mx/embed/article/vdazad/como-ahorrar-dinero-cuando-eres-joven-y-pobre?utm_source=stylizedembed_vice.com&utm_campaign=qvakdq&site=vice

Siempre busca consejo profesional. Antes de dar el gran paso de unir fondos, mudarse juntos, aplicar a préstamos o firmar documentos, siempre busca consejo profesional. Es muy importante entender el peor escenario o ser consciente de las implicaciones de lo que estás firmando. Por ejemplo, si tú y tu pareja se mudan juntos y ambos nombres están en el préstamo, pero tu pareja se va y tú no puedes pagarlo, el arrendatario no perseguirá necesariamente a ambos por el dinero. Él va a perseguir al que sea más fácil de localizar y el que esté teniendo ingresos. Lo mismo aplica para firmar documentos. Puede que te digan que no es la gran cosa garantizar un préstamo o convertirse en un director de una compañía para un negocio, pero las ramificaciones si tu pareja no puede pagar, o si la compañía interpone tardíamente o está pagando sus deudas, pueden ser transformadoras. Y la ignorancia, o el argumento de que fuiste muy confiado o no entendías lo que firmabas, simplemente no es una excusa que te sacará de la deuda.

Sexo, dinero y relaciones. Ocasionalmente nos enfocamos completamente en el lado sexual de una relación porque puede ser el más divertido, pero son las cuestiones con el dinero las que pueden causar el daño más duradero.

Al escoger ser determinado frente al dinero, las parejas no solo pueden evitar una DTS, sino que pueden crear relaciones fuertes donde el dinero no es algo sucio o incómodo, sino que es solo otra cosa de la que se habla.

Unf*ck your finances: your handbook to financial freedom por Melissa Browne es publicado por Trapeze, y puedes comprar una copia aquí.

https://ift.tt/2zFxm04

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s