Diez lugares de la Tierra que parecen de otro mundo


Artículo publicado originalmente por Amuse Estados Unidos.

Como cualquier otro niño, quería tocar la luna, tener a las estrellas en mi rostro y soplar burbujas en supernovas. Creciendo con una dieta de David Cronenberg y de películas de Star Wars, siempre sentí que las estrellas estaban muy cerca y a la vez muy lejos. Pero, como tú, pronto aprendí que las estrellas no son lo que parecen. Tan solo son rocas calientes y moribundas, en lugar de masas de maravillas iluminadas. Así que, en cambio, decidí ir en busca de los lugares más distantes, lejanos, y paranormales de este planeta.

Me abastecí con abrigos cálidos, sombreros frescos, lonas, lana, muselina y sogas, cámaras a prueba de agua y barómetros. Un avión, un tren, un bus, un bote y un yak después, y estaba en las periferias del planeta. Ahí, encontré paisajes impresionantes, afloramientos monolíticos, y vegetación que se veían como algo de otro mundo. Pero estaba en la Tierra, acogido bajo el mismo cielo azul, sintiendo que había viajado años luz de distancia.

Si quieres que tu Instagram se vea como el feed de la Estación Espacial Internacional de la Nasa, entonces revisa estos 10 paisajes en la Tierra que podrían definitivamente pertenecer a otros planetas.

Ikh Nartiin Chuluu, Mongolia

Las únicas señales de vida son raros avistamientos de la elusiva oveja salvaje Argali. Foto: Himraj Singh Soin

Esta es una región árida en la que se han encontrado rastros de huevos y fósiles de dinosaurios. Afloramientos rocosos parecen meteoritos caídos que se han aplanado y alisado con el tiempo. Desde arriba, la estepa semi-desierta es solitaria y las únicas señales de vida son raros avistamientos de la elusiva oveja salvaje Argali en un barranco o en una mina abandonada.

Tsingy y Baobabs, Madagascar

La piedra caliza afilada desgarra el horizonte. Foto: Himraj Singh Soin

Dejando a Disney a un lado, el romance puro de Madagascar sirve para una perfecta historia de amor intergaláctica. La Reserva Natural Integral del Tsingy de Bemaraha es patrimonio universal de la UNESCO, hecha de piedra caliza afilada que parece desgarrar el horizonte.

Los árboles invertidos de la Avenida de los Baobabs se ven como si Calvin y Hobbes hubieran entrado en los Relatos Jataka, como corrientes de electricidad, colgando en su propia armonía.

Sossusvlei y Damaraland, Namibia

El humedal del no retorno. Foto: Himraj Singh Soin

Sossusvlei, que significa el humedal del no retorno, es una cacerola de barro salado con árboles de espinas camello-quemadas sobresaliendo de la tierra reseca. Las dunas también están cubiertas con pequeños matorrales creciendo en círculos perfectos, llamados por los locales como ‘círculos de hadas’ porque los científicos aún no han encontrado la razón lógica tras ellos.

Klip River Valley en Damaraland es una tierra de rinocerontes, los unicornios de la tierra. Bordeado por el Desierto Namib en el oeste y el Kalahari en el este, se ve como un un cráter donde las placas tectónicas se rompen y se alejan en una separación agradable. La meseta plana sería un lugar perfecto para un aterrizaje de un OVNI.

Lamayuru, Ladakh, India

Este desierto montañoso de gran altitud, llamado “la tierra lunar”, está lleno de depósitos de minerales. Sus tonos púrpuras y cercetas, combinados con el famoso Monasterio Lamayuru —conocido como el ‘monasterio eterno’— tallados en la montaña, se prestan a ese sentido divino de la gran teoría unificadora de que todo es uno.

Glaciar Grey, Chile

Cuernos de un valle glaciar. Foto: Himraj Singh Soin

En la punta sur de la Patagonia chilena hay una pared de hielo azul cálido, elevándose hasta cincuenta pies y dando paso a fiordos, cuernos y valles glaciares. Experimentar este tipo de acortamiento de distancia, escala y escultura, es experimentar la periferia.

Atacama, Chile

Si Saturno quedara en la Tierra. Foto: Himraj Singh Soin

Si Saturno quedara en la Tierra, estaría aquí. En la parte del mundo más seca e inhabitable, las estrellas parecen una sábana de plata y la arena está cubierta con una capa sal que parece nieve. Los meteoritos encontrados ahí ayudaron a los astrónomos a rastrear el comienzo del Big Bang, y es aquí donde podemos realmente tocar una cosa que ha estallado desde el espacio exterior.

Mahabalipuram, India

L

La bola de manteca de Krishna en Tamil Nadus. Foto: Himraj Singh Soin

En una pequeña ciudad en el estado de Tamil Nadus se ha balanceado sobre otra roca por miles de años este redondo monolito de 5 metros de ancho y 250 toneladas. A los residentes locales se les ocurrió que se trata de la bola de manteca del dios Krishna. Se cree que en este punto las fuerzas de este mundo dan paso a lo misterioso, lo milagroso y lo maravilloso.

Maras, Perú

Estanques de sal evaporada en Maras, Peru. Foto: Himraj Singh Soin

Además de los campos de quinoa y colibríes y orquídeas, en uno de los valles incas sagrados del Perú, hay una impresionante escalera blanca natural de estanques de sal evaporada. Se ve tan fría como el cielo (o Júpiter) y sabe a lágrimas. Tal vez es una metáfora natural del núcleo, de la fuente de las cosas, como una lección sobre la idea de la esencia.

Borneo, Malasia

La planta Rafflesia, encontrada en lo profundo de la selva tropical Kota Kinabalu. Foto: Himraj Singh Soin

¿Conoces esas películas sobre plantas alienígenas de galaxias cercanas que vienen a colonizarnos? En las profundas selvas tropicales de la reserva selvática Kota Kinabalu están las plantas más bizarras y aterradoras. Además de la gigante planta insectívora come carne hay una flor parasitaria con pétalos coriáceos y sin raíces, sin tallos y sin hojas. La Rafflesia es la flor de olor pútrido más grande del mundo, de un metro de diámetro que florece por una semana cada año. Mientras los bosques se disipan, su estatus ha cambiado de insólita por naturaleza a amenazada por los humanos, pero quién sabe, puede que se tome el mundo la semana que viene.

Canal Lemaire, Antártica

La Barrera de Hielo Larsen B de media milla de largo y media milla de ancho. Foto: Himraj Singh Soin

El iceberg tabular más grande, de más de media milla de largo y media milla de ancho, irrumpió la Barrera de Hielo Larsen B y está flotando en el Océano Antártico. El cambio climático causó el colapso completo de esta barrera en 2002, convirtiéndolo en el evento de desintegración más grande en 30 años. Presenciar una cosa flotante masiva y pesada con solo un tercio de su estructura visible, invierte todo lo que creemos que es cierto. Uno experimenta una sensación simultánea de belleza e inquietud al verla.

https://ift.tt/2yeQ0KB

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s