Haz tu propia medicina: así fue el Encuentro Popular de Cannabis Medicinal en la CDMX


Sobre un escenario, un grupo de tres mamás sostiene un frasco de vidrio que contiene un líquido dorado. Se trata de un aceite de cannabis recién elaborado con un método casero, y que sirve para tratar un sinfín de enfermedades. Frente a estas mamás, un auditorio con alrededor de 250 personas, en su mayoría madres y padres de familia, escuchan atentamente mientras toman nota de todo el proceso de elaboración, desde la selección de las flores hasta la dosificación para tratar a pacientes enfermos. Se trata del Encuentro Popular de Cannabis Medicinal, organizado en la Ciudad de México por tres colectivos que por años han impulsado el autocultivo de marihuana: Cannativa, Fumanchu, y Mamá Cultiva.

Aunque desde abril de 2016 la Cámara de Diputados aprobó el uso medicinal del cannabis en México, todavía no se publica el reglamento que establece las reglas para la producción y comercialización en el país. Debido a esto, la única manera legal de conseguir marihuana medicinal en México es a través de productos importados. Sin embargo, encuentros como este tienen como fin promover el acceso universal a esta medicina, y darle a las madres y a los pacientes la posibilidad de poder de tratarse con sus propios medios.


Relacionado: Así se consigue cannabis medicinal en México


Este encuentro gratuito se llevó a cabo el 28 de septiembre en el Huerto Roma Verde y fue posible gracias a la colaboración de las tres asociaciones. Cannativa fue fundada por Polita y Nico en 2014, y desde entonces se dedican a impartir talleres de autocultivo y extracción para pacientes que pueden beneficiarse del cannabis. Por otro lado, Fumanchu es una organización dedicada desde hace cuatro años a la difusión de información cannábica, a través de un blog, eventos y talleres relacionados con la marihuana. Finalmente, Mamá Cultiva es una organización fundada en Chile y que hace unos años amplió sus redes hacía México; se trata de un grupo de madres que aprendieron a cultivar y a extraer medicina para tratar a sus hijos que padecen de alguna enfermedad tratable con cannabinoides. Se encargan de difundir información y orientar a otras familias con pacientes a encontrar un tratamiento adecuado basado en la planta.

Desde de las tres de la tarde las personas previamente registradas empezaron a llegar al huerto. Aunque había un buen número de usuarios recreativos, la gran mayoría de los asistentes eran madres y padres de familia, algunos de los cuales iban acompañados de sus hijos. Una vez adentro, los asistentes podían curiosear en un par de stands con información cannábica antes de llegar a un enorme domo blanco, que fue en donde se llevarían a cabo las actividades planeadas para el encuentro.

Después de una pequeña presentación, el evento arrancó con la proyección del documental Cómo lo vamos a hacer, —producido por Cannativa y premiado en el Festival de Cortos Psicoactivos en Bogotá, Colombia— que narra la estrecha relación que llevan los nativos del valle de Cauca con la planta de cannabis, así como su relación con las autoridades y el futuro del mercado. Puedes ver el documental aquí:

A continuación siguieron una serie de charlas a cargo de Cannativa, el abogado Giuseppe Di Raimondo, y Mamá Cultiva, quienes explicaron a los padres y madres presentes cómo a partir de su experiencia personal cambiaron la manera en la que veían la marihuana. Y tras dar a los asistentes un panorama legislativo, médico, asociativo y personal del uso del cannabis, las mamás se colocan detrás de una mesa con instrumentos de cocina; están listas para comenzar con el taller de extracción de cannabis medicinal.

Con decenas de ojos encima, las madres de Mamá Cultiva realizan con énfasis los pasos a seguir mientras Nico explica paso por paso el proceso que se debe seguir para extraer los cannabinodes de la planta a través de un método desarrollado por Cannativa que se basa en etanol potable.

Para realizar el extracto se utilizan cinco gramos de marihuana autocultivada —el límite legal de portación obtenidos sin recurrir al mercado negro— que después de pasar por un proceso en alcohol, es diluido en 20ml de aceite para obtener un concentrado de aproximadamente 1mg de extracto por cada gota.

Mientras se realiza la extracción, el silencio del público es notorio, interrumpido unícamente por algún impaciente que pregunta en voz alta sus dudas, a las que se responde de manera breve para recordar que al final habrá una sesión más amplia de preguntas y respuestas. En el domo hace calor y desde tiempo antes de empezar el taller se terminaron los asientos. Aún así, hay gente parada que llega hasta la entrada. Todos miran atentos la manera de realizar medicina de cannabis de manera artesanal.

Al terminar el proceso, la extracción se guarda en un frasco y comienza la sesión de preguntas y respuestas. Las dudas de algunos asistentes se combinan con las anécdotas personales que otros comparten, todas en torno a los beneficios del cannabis, el tabú alrededor de la planta, y las diferentes maneras empezar a relacionarse con esta. Muchas de las preguntas hechas por la audiencia hacen notar que muchos de los asistentes conocer en realidad poco del cannabis, mientras que algunas otras muestran un conocimiento un poco mayor. Y mientras algunos todavía tienen la mano levantada, llega la hora de la última actividad, un mesa de diálogo integrada por especialistas de la salud de diversas áreas, que ayudó a profundizar más en tratamientos específicos con el cannabis.

Al terminar la mesa de diálogo, muchos de los asistentes se acercan a los organizadores, impacientes por conocer más sobre la planta y sus posibilidades. Mientras llega la noche, por ahí de las ocho, el huerto se empieza a vaciar, un poco porque los asistentes estaban cansados pero también porque es hora de cerrar. Algunas madres conversan entre sí mientas otras anotan los datos de estas asociaciones para seguir investigando sobre el tema. Y así, mientras las reglas para la producción y comercialización del cannabis medicinal en México se discuten a puerta cerrada, los encuentros populares abren sus puertas para que aquellos interesados retomen el control de su salud.

@fixzion

https://ift.tt/2CzgLOc

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s