“El derecho a consumir marihuana debe existir”: Carmen Campuzano


Hace unos días, la modelo Carmen Campuzano, quien tuvo un pasado ligado a las drogas, se apersonó en la Casa de Transición de Andrés Manuel López Obrador para manifestarle formalmente su intención de dirigir el Consejo Nacional Contra las Adicciones (Conadic). La noticia de inmediato se viralizó, generando sobre todo burlas y comentarios negativos, cuestionando si Carmen, más allá de su experiencia como consumidora de drogas tendría las credenciales suficientes para dirigir un organismo tan importante.

Pero más allá de este escarnio, ¿qué tendría que decir Carmen al respecto? ¿Qué contenía ese proyecto? Para saber un poco más de esto, la contacté para hacerle algunas preguntas y esto fue lo que me contestó:

VICE: En su momento, ¿a qué drogas fuiste adicta?
Carmen Campuzano: Primero que todo quisiera acotar que estar involucrada con la problemática de las drogas no es solamente tener relación con el consumo. El verdadero problema es la afectación al entorno, al más íntimo, al de la familia, después al extendido como las amistades y el entorno laboral. Los estragos a la vida misma, acabar con la salud física y emocional, con la estabilidad, la posibilidad de continuar siendo una persona funcional en la sociedad. Ahora sí, respondiendo a tu pregunta: consumí cocaína, alcohol y nada más, con eso tuve.

¿Qué repercusiones tuvo esto a nivel personal, familiar y profesional?
En lo personal me perdí de momentos maravillosos con mis hijas. No las vi crecer… ¿te imaginas lo que significa eso, lo que hoy me duele? Cuando me di cuenta ya eran unas mujeres sanas y exitosas y lo lograron sin su mamá; son unas guerreras. Mi familia no supo entender (no los culpo) que lo que yo atravesaba era una terrible enfermedad, una de las más crueles. Esta enfermedad me robó la voluntad. No se trata de decir solamente “hermana ya no consumas eso”, o “tía salieron unas fotos terribles tuyas, ya no consumas”, “mamá ya ponte a trabajar”… se trataba de apoyo, entendimiento, comprensión, amor, y sí: desde luego acercarme a recibir ayuda profesional.

Perdí todo lo material, todo es todo; casa, auto, joyas, mis ahorros de años de trabajo y mira que trabajé mucho. Desde los 13 años yo ya desfilaba para Christian Dior. Cuando mi enfermedad se hizo pública, perdí la confianza de la industria de la moda y del espectáculo. Los medios crearon un monstruo de mí, se enriquecieron a costa de hacer escarnio con mi persona, pisotearon mi dignidad, mi intimidad y mi carrera.

¿Cuál fue el instante en el que tocaste fondo y decidiste que ya no volverías a probar las drogas?
Toqué el fondo de la soledad. Me descubrí sola y muy lejos de las virtudes que me llevaron a ser una de las personas más reconocidas en el país, en mi profesión. Hoy estoy dándole un nuevo curso a mi vida para llegar a influir en el bienestar no solo de mi entorno, sino de mi país. Decidí no volver a tener contacto con las sustancias cuando recordé que soy única e irrepetible, como todos en este mundo. Pensé detenidamente, me propuse sobrevivir y salir adelante, ser un ejemplo de superación. Me prometí ayudar a prevenir el consumo en las personas y a rescatar de las garras de las adicciones a quienes están atrapados en la enfermedad. Fíjate que ambiciosa idea: sobrevivir.

¿Desde hace cuánto tiempo Carmen Campuzano se encuentra completamente limpia?
Vamos despojándonos de los estigmas, quien consume no es alguien sucio o que deba sentirse avergonzado. La cuarta transformación —para usar los términos de los que habla Andrés Manuel— en materia de combate a las adicciones empieza por ahí, en dignificar a quien consume, antes que todo son personas, no solo adictas o adictos a alguna sustancia.

Tengo cinco años sin consumir alcohol, que fue el que verdaderamente me destruyó. Cocaína muchos más años. Fíjate qué curioso: cuando dejé la cocaína sustituí la dependencia por algo que consideraba menos dañino y no fue así. No hay droga inofensiva, pon esto en mayúsculas por favor, que lean esto los jóvenes y las jovencitas que cada vez consumen a más corta edad.

¿Cuál es tu opinión de la despenalización de la marihuana con fines recreativos?
Nadie debería ser reprendido por consumir; el derecho debe existir. Eso es un tema legal, y despenalizar el consumo no va a agravar ni a disminuir el fondo del problema que está en las repercusiones a la salud y en la descomposición del entorno social. El problema no es si es legal o no traer en la mochila o en la bolsa unos gramos de marihuana, el verdadero reto está en la educación, en la información, en saber transmitir las consecuencias devastadoras que puede provocar.

El consumo se da y se ha dado con todas las prohibiciones. Las leyes no son ni consejeras ni educadoras. Sea legal o no consumirla, lo que sí es ilegal es la discriminación a quien la consume, llamar despectivamente marihuanos a las personas es gravísimo: separa, señala y hunde; orilla al aislamiento.

Basados en la evidencia científica y la experiencia internacional, los legisladores sin duda darán ese paso. No es un tema de Conadic, este Consejo realiza políticas públicas y acciones de prevención de consumo, no es deseable que aumente el consumo, pero no vamos a perseguir a quien fume marihuana.

¿Consideras que despenalizar las drogas sea una alternativa real para ayudar a los problemas de violencia que azotan al país?
Sí. Ayuda pero no resuelve. No significa abrir las fronteras al paso de sustancias. La violencia causada por la comercialización es un tema económico, la gente es capaz de matar por dinero. La droga va a seguir costando.

Las drogas no se consumen porque se siembren o produzcan. El aumento del consumo de drogas tiene que ver con el deficiente sistema educativo y con las escasas e invisibles estrategias de prevención. Los grupos delictivos son consecuencia de la escasez de oportunidades, de entornos sociales y núcleos familiares debilitados en valores y armonía, entonces rescatemos los valores y reforcemos la educación.

¿Por qué consideras que eres la persona adecuada para estar al frente del Conadic?
La fortaleza que he adquirido con mi experiencia de vida me llevó a prepararme para ayudar con bases teóricas y no solo como fuente de inspiración: estudié Prevención de Adicciones en el Centro de Estudios Superiores Monte Fénix. Desde hace años imparto conferencias para jóvenes, en escuelas, y para personas privadas de su libertad en centros de reclusión. De manera personal ayudo a mujeres adictas o a sus hijos e hijas.

Conozco la raíz de la enfermedad, los factores personales y sociales que nos acercan a las drogas, ahí están las estrategias de prevención; para salir de las drogas se debe reconocer el problema, buscar la ayuda adecuada y trabajar en fortalezas internas, familiares y sociales para no reincidir en las sustancias. Es complejo, cada caso es distinto, pero la raíz es la misma: falta de amor propio, no tener la información adecuada y desarrollarnos en entornos carentes de educación, valores, cultura y oportunidades.

Así como sucede en el combate a la pobreza, las políticas y acciones encaminadas al bienestar y desarrollo deben ser encabezadas por quien en su momento atravesaron esa condición, no alguien que siempre ha tenido una posición privilegiada. Las políticas sobre discapacidad no las va a encabezar alguien sin discapacidad ni el combate al racismo una persona blanca, así con las adicciones: es indispensable una profunda sensibilidad con el tema, el cual es mi caso.

Además mi posición como figura pública me ha dado la oportunidad de tener contacto masivo con la gente, quiero ayudar, llevar un mensaje inspirador. Ser la portavoz del trabajo de una institución, meterme a revisar los programas y políticas de prevención, ver que sus objetivos sean aplicables, reales; a mí no me van a contar cómo se vive el problema.

¿Cuál crees que sea la principal problemática a combatir entre la población joven que padece una adicción a las drogas?
Los estigmas, ellos alejan a las y los jóvenes de su familia, de amigos, de la escuela y de un tratamiento, tratamiento que debe garantizar el Estado porque es una enfermedad y las adicciones son además un problema de salud pública.

¿Desde qué nivel educativo o qué edad crees que deba concientizarse a la población sobre un tema tan importante como el consumo de drogas?
Si tú le preguntas a un niño de kínder si sabe que es un “drogadicto” y le pides que lo dibuje, lo hace. Ahí está la respuesta. El alertamiento temprano es necesario, hablar de drogas, sus usos y consecuencias no significa promover su uso, sino prevenir los daños que causan. Es como el embarazo, si no le hablas a los niños de cómo se embarazan las personas, no lo van a saber prevenir.

Tengo entendido que te presentaste en la Casa de Transición de Andrés Manuel y llevabas contigo varias propuestas. ¿En que consistían?
Conadic es una institución cuya misión es “proteger” la salud a través de estrategias de prevención y tratamiento de las adicciones. Vamos a transformar este modelo asistencialista por uno de empoderamiento de la población, que fluya la información y permeé en la educación. Además se debe fortalecer el acceso a la salud, se les olvida que las personas que consumen drogas tienen derecho a la salud. Se debe fortalecer el Sistema Nacional de Salud para que haya un diagnóstico adecuado, preciso y oportuno en todas las clínicas de la Secretaría de Salud, del ISSSTE y del IMSS. Que los médicos no te vean como un delincuente, sino que te traten con dignidad y te acerquen al tratamiento adecuado. Conadic debe promover campañas para médicos y personal de salud; ¿cómo esperan que alguien busque ayuda si existe de por medio un profundo miedo a ser señalado?

Los ejes del proyecto son educación libre de estigmas; prevención y reducción de consumo; tratamiento y rehabilitación; integración social; investigación; formación de trabajadores sociales y personal médico; comunicación para la salud; orientación de proyectos de vida saludables; orientación 24 horas; protocolos de atención de urgencias; caravanas de sensibilización; infraestructura para nuevas clínicas de adicciones; entre otras.

Me voy a arropar de otros profesionales, de investigadores, de expertos en salud pública y comunicación, seremos un gran equipo. Yo estaré con la gente. Si hablando directamente con una mujer sumergida en la adicción puedo salvar su vida, iré a rescatarla; si tengo que ir a un “picadero”, les voy a decir que lo hagan de la forma más segura, no con jeringas contaminadas, a la vez que les invite a conocer el camino de la rehabilitación. Como ves no vamos a criminalizar ni a prohibir que hagan algo, vamos a inspirar y orientar con información a que rescaten su salud. Si logro salvar una vida, ensuciándome o metiéndome al lugar más oscuro, donde ya he estado, ese día habrá sido el mejor y más productivo de toda mi gestión.

¿Qué opinión te merecen los actuales centros de rehabilitación, las llamadas granjas?
Para que veas esos lugares si ameritan un operativo de supervisión e incluso de rescate, hay personas abandonadas e incluso privadas de su libertad. Yo lo estuve, te secuestran y tienen ahí en contra de tu voluntad en las condiciones más insalubres que puedas imaginar. Hay tortura, humillación y violencia psicológica; en contra de toda norma de la Secretaría de Salud empeoran nuestra situación. No basta tener dinero para abrir un centro o granja y enriquecerse a costa de una supuesta rehabilitación. Hay de todo, conocí buenas, regulares e inhumanas. No entiendo porque la PGR no ha investigado a fondo varios lugares que son una coladera de corrupción y crimen.

¿Qué opinas de quienes afirman que no tienes la formación académica suficiente y que se necesita un especialista en temas de salud para estar al frente de una comisión tan importante?
Están en su derecho y respeto profundamente su opinión. También hay quien me apoya porque se han dado la oportunidad de conocer al ser humano que ha sabido resurgir y sobrevivir de las adicciones. Mi propuesta y aspiración es legítima: en equipo me rehabilité y en equipo estoy construyendo este gran proyecto.

@PaveloRockstar

https://ift.tt/2EfhFBi

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s